15 de julio de 2020. notifications
menu desktop_windows
Doctor en Casa

La vida después de un infarto

Conozca cuáles son los pilares fundamentales para empezar una nueva vida


sábado 22 de septiembre 2012, actualizada 7:39 pm

Enlace copiado

Después de sobrevivir a un infarto, algunas personas piensan que su esperanza de vida disminuirá, sin embargo, para muchos mejora por el cambio sustancial en el estilo de vida que debe realizar.

Conozca cuáles son los pilares fundamentales para empezar una nueva vida, después de sufrir un infarto.

Ataque al corazón

El infarto se conoce también como ataque cardiaco o al corazón y es un bloqueo en el flujo sanguíneo en una parte del corazón por un tiempo suficiente para que esa parte del miocardio sufra daños considerables o incluso muera.

Médicamente se utiliza el término infarto de miocardio.

En su mayoría, el ataque cardiaco es provocado provocados por un coágulo que llega a bloquear alguna de las arterias coronarias, mismas que son encargadas de llevar la sangre y el oxígeno al corazón.

Es por ello, que si el flujo sanguíneo llega a bloquearse, el corazón sufre por la falta de oxígeno y las células cardíacas mueren.

Por otra parte, existe una sustancia dura llamada placa, la cual está compuesta de colesterol y otras células, ésta puede acumularse en las paredes de las arterias coronarias y esto puede ocasionar también un infarto.

En diversas ocasiones se tienen probabilidades de sobrevivir a un infarto, siempre y cuando el área de éste sea pequeña y no comprometa al sistema bioeléctrico que es el que controla los latidos del corazón.

Sin embargo, no siempre se tiene la misma probabilidad, ya que una de cada tres personas víctimas del ataque cardiaco, pierden la vida antes de poder recibir atención médica, lo cual se denomina muerte súbita.

Actualmente la técnica de resucitación pulmonar conocida como RCP ha reducido importantes cifras de fallecimientos por paros cardiacos, la cual se administra desde la primera atención y en las ambulancias.

Este tipo de técnicas de resucitación deberán de ser empleadas a la brevedad posible a la persona que esté padeciendo en el momento el infarto y en su mayoría, los pacientes que sigan con vida las 2 horas posteriores al ataque tendrán posibilidades de sobrevivir.

Pueden también presentarse algunas complicaciones, tales como la arritmia o la insuficiencia cardiaca, las cuales pueden llegar a causar la muerte del paciente.

Una de cada cuatro personas que tuvieron muerte súbita, no presentaron o detectaron algún síntoma previo de cardiopatía.

La recuperación

Es normal que después de un infarto la persona se sienta deprimido y que piense que no podrá volver a su vida cotidiana, sin embargo, este sentimiento generalmente desaparece después de 2 ó 3 semanas en la mayoría de las personas.

Al regresar a casa es necesario que descanse durante las 4 ó 6 semanas posteriores y que descanse al menos 30 minutos durante la tarde. Para mantenerse activo, puede ayudar en tareas simples del hogar como poner la mesa o lavar los platos, si no lo puede hacer, suspenda la actividad y coménteselo a su médico. Además trate de no alzar ni transportar nada pesado, como una aspiradora o un cubo de agua.

Su médico le indicará cuando puede regresar al trabajo, pero no se precipite e intente descansar lo más posible. También es recomendable que espere al menos dos semanas antes de retomar la actividad sexual.

El ejercicio físico, según los especialistas, es un pilar fundamental en rehabilitación cardíaca. Además de ayudar en la recuperación del deterioro después del infarto, protege de nuevos ataques cardíacos, sin embargo antes de empezar es necesario que el médico le haga una prueba de esfuerzo y que no empiece por su cuenta.

Caminar es la mejor actividad cuando usted empieza a hacer ejercicio, pero debe hacerlo en un terreno plano y cuidarse del clima extremoso como mucho calor o mucho frío.

Después de algunas semanas puede intentar andar en bicicleta, pero no lo haga sin la supervisión médica.

La dieta

Después de un infarto es necesario que revise su alimentación y aprenda más acerca de lo que debe comer para tener un corazón y vasos sanguíneos más saludables.

Controle las grasas saturadas. Evite la mantequilla, natas, salsas, carnes grasas, quesos, productos lácteos, leche entera, pasteles, galletas saladas de aperitivos, frituras y patatas chips.

Controle el colesterol. Limite el consumo de hígado y la yema de huevo.

Consuma antioxidantes. Las frutas y verduras son alimentos ricos en antioxidantes, sobre todo las ricas en vitamina C, E y los betacarotenos como los cítricos, las verduras de hoja verde, el tomate y las zanahorias.

Beba mucha agua

No fume: Investigaciones médicas han demostrado que dejar de fumar después de un infarto disminuye la mortalidad hasta en un 61 %, fenómeno que afecta por igual a ambos sexos.

Aléjese del alcohol: Tomar alcohol no es muy recomendable y en dado caso debe limitar su consumo. Las mujeres deben tomar sólo un trago al día y los hombres no más de dos tragos. Además trate de tomar alcohol sólo cuando esté comiendo.

Aumente su consumo de calcio y magnesio: ya que estos dos minerales son determinantes en la salud cardiovascular, actuando sobre los mecanismos de coagulación de la sangre y las fibras musculares de las paredes arteriales.

Tenga un plan

Una vez que usted haya tenido un ataque cardíaco, corre un mayor riesgo de sufrir otro, por eso es importante que tenga un plan de emergencia.

El Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre, señala que los síntomas de un segundo ataque cardíaco quizá no sean los mismos que tuvo en el primer ataque, así que no se deben correr riesgos si no está seguro. La mayoría de las víctimas de un ataque cardíaco esperan 2 horas o más tras la aparición de los síntomas antes de buscar ayuda médica. Esta demora puede causar daños permanentes del corazón o provocar la muerte.

Alertas

Es importante que aprenda a identificar los signos de alerta para llamar a su médico o acudir cuanto antes a un hospital, los síntomas más comunes son:

Dolor, presión, rigidez o pesadez en el pecho, el brazo, el cuello o la mandíbula

Dificultad para respirar

Dolores por gases o indigestión

Entumecimiento en los brazos

Sudor o si pierde color

Mareos

Es importante que el paciente recuerde que la vida no se acaba después de un infarto, y que si se siente muy deprimido consulte a un especialista. El estado de ánimo es fundamental para cualquier recuperación, así que se le debe brindar todo el apoyo posible para que recuerde que tiene una segunda oportunidad para vivir de una manera más sana.

¿Qué es infarto?

El infarto agudo al miocardio es la muerte del músculo cardiaco por la falta de irrigación sanguínea.

1.- Comienza con la acumulación de grasa (ateroma) en la pared interior de una arteria coronaria.

2.- Influenciada por múltiples factores de riesgo el ateroma se rompe.

3.- Se forma un coagulo en la herida (trombo) que tapona la arteria.

4.- El tapón no permite la llegada de sangre al área del músculo que irriga esa arteria.

5.- Se produce el infarto, el miocardio muere por falta de irrigación y esa zona del corazón deja de funcionar.

Factores de riesgo

Colesterol elevado

Tabaquismo

Estrés y depresión

Diabetes

Hipertensión

Obesidad abdominal

No comer frutas y verduras

No hacer ejercicio físico

Fuente: Congreso Europeo de cardiología, Medline Plus
TAGS
RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...