24 de enero de 2020. notifications
menu desktop_windows
Nacional

Nombran patrimonio de la humanidad el Día de Muertos


sábado 08 de noviembre 2003, actualizada 11:22 am


Enlace copiado

07 noviembre 2003

París, (EFE).- La celebración del Día de los Muertos en las comunidades indígenas mexicanas entró a formar parte hoy de la lista del Patrimonio Oral e Inmaterial de la Humanidad de la UNESCO, que quiere así que "sus actores tengan clara conciencia de su valor".

Esta fiesta, que se celebra a finales de octubre y comienzos de noviembre, "reviste una importancia considerable en la vida cotidiana de las comunidades indígenas por la dimensión de la muerte que propone", subrayó la Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) en un comunicado.

"La institución de la fiesta de los muertos, que es una emanación de la religión popular y de las fiestas católicas, revela una sinergia cultural entre el pensamiento indígena y el sistema ideológico importado en el siglo XVI por los europeos", explicó la organización.

Ese encuentro anual entre las personas que la celebran y sus antepasados, indicó, desempeña también "una función social" ya que "recuerda el lugar del individuo en el seno del grupo y contribuye a la afirmación de la identidad y al posicionamiento político y social de comunidades muy preocupadas por la preservación de su tradición".

La UNESCO justificó la incorporación de las celebraciones indígenas del Día de los Muertos en su Patrimonio Oral e Inmaterial porque aunque no están formalmente amenazadas, su "dimensión estética y metafísica (...) debe preservarse del creciente número de diversiones no indígenas y de carácter comercial que tienden a vaciarlas de su contenido espiritual".

La celebración del Día de los Muertos, que coincide con el final del ciclo anual del maíz, alimento básico de los indígenas mexicanos, busca facilitar el retorno de las almas a la Tierra, y para ello las familias decoran el camino desde los cementerios a las casas con pétalos de flor, velas y ofrendas.

Se pretende así que el difunto sienta agradecimiento a su familia, que adorna el altar en la casa y la tumba en el cementerio con composiciones florales, artesanías y la comida preferida del muerto.

Cada difunto tiene un día determinado de culto durante estas ceremonias en función de su clasificación en diversas categorías como el motivo del deceso (accidente o asesinato), la edad, el sexo o las profesiones.

La celebración del Día de los Muertos fue una de las cinco obras maestras latinoamericanas de las 28 distinguidas por la UNESCO como Obras Maestras del Patrimonio Oral e Inmaterial de la Humanidad.

Las otras cuatro son la cosmovisión andina de los kallawaya de Bolivia, las expresiones orales y gráficas de los wajapi de Brasil, el Carnaval de Barranquilla de Colombia y la Tumba Francesa de la Caridad de Oriente.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...