18 de febrero de 2019 notifications search
menu
Deportes

El día de la demolición

Hace un año el Corona comenzó a ser destruido

Humberto Vázquez Frayre/ EL SIGLO DE TORREÓN/Torreón, coah.-
martes 02 de noviembre 2010, actualizada 8:37 am

Apenas se habían cumplido ocho horas de haber apagado para siempre sus luminarias y cerrar sus puertas, cuando maquinaria pesada irrumpió en el viejo Estadio Corona para demolerlo completamente.

Hoy se cumple un año de aquellos hechos, que entristecieron a miles de laguneros, al ver caer la casa que domingo a domingo visitaban por las tardes para alentar a sus Guerreros.

Los espectaculares que tapizaban el añejo escenario de Las Carolinas, así como las lámparas de las seis torres que rodeaban a la "Casa del Dolor Ajeno", fueron quitadas rápidamente por grúas.

Tras quitar la primera parte en la zona de cabecera norte, una máquina con pala empezó a derrumbar la barda, donde era colocada en los últimos partidos la porra santista "La Komún".

En pocos minutos las gradas que se habían cimentado hace 39 años, albergando a la Ola Verde del Laguna y Diablos Blancos del Torreón, además de Santos Laguna y Panteras, se convertían en toneladas de escombro.

Tras empezar a ser desmantelado, decenas de vehículos que transitaban por la Calzada Ávila Camacho se quedaron sorprendidos por los acontecimientos y con un nudo en la garganta descendían de sus unidades. Después del mediodía cayó el primer muro.

Esta área de 20 mil metros cuadrados de terreno sigue sin ser rentado o vendido por el Grupo Modelo, propietario del inmueble.

Algunos testigos de la demolición dejaron correr lágrimas mientras tomaban fotografías a medida que las máquinas avanzaban mordiendo el concreto. Pidieron pedazos de piedra o ladrillo, cualquier vestigio que pudieran llevar de recuerdo. Otros pedían a gritos que no destruyeran el estadio.

Los alrededores se convirtieron en una romería y fue necesaria la presencia de agentes de vialidad, ya que los automóviles circularon a vuelta de rueda sonando el claxon como despedida.

En la actualidad se mantiene cercada por la reja destinada para el acceso a los estacionamientos, con un panorama desolador y lleno de hierba, como un terreno baldío.

Anteriormente, pasajeros que arribaban o despegaban del Aeropuerto Internacional Francisco Sarabia de Torreón observaban el coso de Las Carolinas, donde 18 mil aficionados gozaban de los triunfos santistas.

El estadio también era destinado para espectáculos musicales masivos, aunque lo obsoleto y la incomodidad eran más que evidentes.

Por mucho tiempo vivió en las entrañas de ese escenario la familia Olvera, encabezados por don Memo, quien por años conservó en inmejorables condiciones el terreno de juego, pese a las condiciones y clima desérticos, además de los crudos inviernos que se vivían en la región. Futbolísticamente ahí nació José Antonio "La Mona" Olvera, quien auténticamente es un deportista "Hecho en el Corona".

39 AÑOS

Se mantuvo en pie, siendo testigo de tres campeonatos de Santos en el futbol mexicano.

10 MIL Metros cúbicos de escombro se generaron con la demolición del viejo Estadio Corona.
RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando tendencia...