16 de enero de 2019 notifications search
menu
Espectáculos

Desea Octavio Ocaña ‘armar su revolución’ en el futbol

El Universal
martes 20 de noviembre 2007, actualizada 7:48 pm

MÉXICO, DF.- Tiene ocho años de edad y su presencia revoluciona los programas en los que actúa. Obvio: Octavio es tan travieso que es imposible que pase desapercibido. Pero su mayor virtud es la frescura de su talento: César Bono lo llama “el mejor actor infantil en la actualidad”.

Sin embargo, para él no representa demasiado mérito: “No hago nada para actuar, soy virtuoso por naturaleza”.

Y si en alguna rama quisiera armar una revolución sería en el futbol. Fanático irredento del Cruz Azul y admirador de “El Conejo” Pérez, Octavio Ocaña está seguro de que siempre podrá dedicarse a ambas cosas: “Voy a ser futbolista profesional con el Cruz Azul. Soy delantero y le voy a anotar unos 10 goles al América en la final porque yo soy delantero. Para poder actuar, les pediré permiso en la producción de los programas”.

Su personaje de Benny Rivers en la comedia “Vecinos” le ha otorgado una fama de la que no reniega: “A veces me piden muchos autógrafos. Me gusta porque la gente me reconoce”.

Su capacidad para hacer reír ha cautivado lo mismo a Eugenio Derbez que a César Bono y a Pedro Damián, quien lo incluyó en la serie “Lola, érase una vez”.

Sin embargo, para el pequeño Octavio Ocaña otra vez no hay demasiada ciencia en haber logrado “entrar” a la televisión.

“Pues así, llegué a Chabelo de invitado para hacer ‘Chiquillos y chiquillas’, de ahí me vieron y me agarraron para Vecinos y ahora para Lola, érase una vez”.

¿Y cómo aprendió a hacer comedia, uno de los géneros más complicados?

“Mi papá me enseñó que no tengo que voltear a la cámara más que cuando sea necesario”.

Respecto al amor, lo enfrenta con la misma ingenuidad. “Tenía una novia, pero casi no la veía, era casi de a mentiras, como de chocolate. Del medio no me gusta nadie, solamente me fijo en niñas de mi salón”.

Y aunque no habla de revoluciones, tiene muy claro que sus gustos: “No me gusta RBD; si a los demás le gusta, pues qué bueno pero a mí no me parecen buenos. Escucho más Scorpions y juego futbol todo el día”.

Eso sí que suena muy “rebelde y revolucionario”.

TAGS
RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando tendencia...