Rob Allyn, el señor de los ‘mensajes sucios’, El Siglo de Torreón
19 de abril de 2021. notifications
menu desktop_windows
Nacional

Rob Allyn, el señor de los ‘mensajes sucios’

El Universal/WASHINGTON, EU.
lunes 05 de noviembre 2007, actualizada 9:27 am


Enlace copiado

La compañía de Rob Allyn lo define como “una estrella global de los medios políticos” y su lista de clientes parece justificarlo, pero sus últimos 10 años están íntimamente vinculados con la política mexicana y muy en concreto con Vicente Fox Quesada.

Allyn ha sido una figura importante en el mundo político de Texas y en menor medida, pero siempre de nivel, en la política estadounidense. Después de todo, el consultor político republicano tuvo que ver con el surgimiento de George W. Bush en la política de Texas y luego la nacional.

Pero sobre todo, fue el hombre que en cierta forma planificó la campaña que llevó a Vicente Fox de un relativamente oscuro gobernador a la imagen de “matagigantes” que todavía sostiene, a pesar de sus problemas como presidente y sus escándalos como ex presidente.

Después de todo, Fox fue el hombre que al ser elegido terminó con más de 70 años de predominio del Partido Revolucionario Institucional (PRI). Y Allyn, según dice, es amigo y admirador de Fox desde la primera vez que lo oyó hablar, en mayo de 1997 en Monterrey...

Y a partir de ese momento Allyn estuvo ahí, durante los críticos tres años previos a la elección. Allyn estuvo ahí, en 2005, cuando el Gobierno de Fox lo contrató para realizar una campaña para mejorar la imagen de México en EU y fue atacado por comentaristas de derecha que lo calificaron incluso como “traidor”.

De creerle, los primeros tres años de su trabajo implicaron viajes literalmente subrepticios, incluso bajo identidades falsas, para ayudar a Fox a planificar su mensaje y organizar su campaña, prácticamente por nada. “La oportunidad de ayudar a derribar (un Gobierno que explotó a su pueblo por 71 años) era increíble”, comentó una vez. Tanto que, siempre según su versión, durante ese tiempo trabajó prácticamente por nada.

Y desde entonces Allyn fue una presencia frecuente, de una u otra forma, en México. De hecho, después de las elecciones de 2000 la revista D (por Dallas) lo calificaba como “un valioso vínculo entre las empresas estadounidenses y un Mexico cambiante” y cuando comenzaron a volar las acusaciones de campaña sucia, Allyn estaba ahí también.

De hecho, relata que estaba presente el día que Fox terminó su Gobierno para comenzar a trabajar el libro de memorias que ahora, bajo el título Revolution of Hope, está a la venta en Estados Unidos.

A sus 48 años de edad, el Allyn de hoy está lejos ya del estudiante de la Universidad de Georgetown que a fines de los 70 y principios de los 80 tomaba clases con Madeleine Albright y Henry Kissinger y que luego de trabajar para el diputado Jim Collins colaboró con la campaña de Bill Clemens para gobernador de Texas en 1982, y finalmente en 1983 fundó su propia empresa...

Allyn rechaza la idea de que su trabajo haya sido de política de mensajes sucios. De hecho, se le acusó de haber coordinado, junto a Dick Morris, una campaña de ataques contra Francisco Labastida.

“La publicidad negativa nunca es popular. No lo es en Estados Unidos y no debe sorprender que sea más popular en Latinoamérica o en Asia o en cualquier otro sitio donde ha sido usada con éxito”, comentó Allyn.

Pero la realidad es que la moderna publicidad política estadounidense incluye de manera destacada el uso de “anuncios de ataque” y que Morris fue considerado como un maestro.

Allyn hoy tiene en su expediente campañas en Haití y en Indonesia, en Texas y en las Bahamas y para bien o para mal, en todas ellas ha habido señalamientos sobre campañas sucias.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...