Espectáculos
Eunice Martínez Arias Domingo 18 de mar 2007, actualizada 7:59am ... Anterior El Siglo 7 de 13 Siguiente ... El Siglo

Recuerdan sus días ‘micro’

El Siglo
VOCACIÓN | LE SACAN PROVECHO A SU GUSTO POR LA MÚSICA.

Se cumplen dos décadas de la creación de Micro Chips, grupo que se convirtió en semillero de talento.

El Siglo de Torreón

Toti no ha vuelto a sentir esa adrenalina de presentarse frente a miles de personas en estadios repletos. Javier sigue henchido de orgullo por haber sido el primer grupo infantil donde los mismos niños tocaban sus instrumentos. Daniel no se limita al asegurar que haber sido parte de Micro Chips fue algo grande.

Este año se están cumpliendo dos décadas de la creación de Micro Chips. Fue precisamente en esta ciudad, en 1987 cuando comenzó a cocinarse el proyecto de la primer banda de rock infantil que a la postre, se convertiría en un boom.

Ricardo Villa -como guitarrista- junto con los hermanos Javier y Daniel Willy -en los teclados y la batería- iniciaron con su proyecto musical, el cual en su momento llamaron Explotion. Para ese entonces ellos eran sólo unos niños con mucho talento y ganas de triunfar, por lo que sus padres contribuyeron a traer otro músico de la misma edad y con el mismo talento: Jay de la Cueva, ahora líder de Moderatto.

Con la idea de llevar su música más allá de La Laguna, Explotion se fue al Distrito Federal. El proyecto era sumamente interesante y sobre todo, detrás de él había unos chicos con ganas de comerse al mundo y con mucho talento. Fue eso lo que llamó la atención del productor Luis de Llano, quien no sólo avaló el conjunto, sino que incorporó a su hijo Tito De Llano. La cereza en el pastel fue la incorporación de Toti Willy, quien le daría el toque final y la combinación perfecta para lo que sería una nueva aventura llamada Micro Chips.

Tras 20 años de aquella experiencia, los hermanos Willy aún tienen fresco en su memoria cada detalle, cada triunfo, cada presentación de Micro Chips. Actualmente Javier radica en Los Ángeles y posee su propia compañía de producción artística, además de que se ha dedicado a hacer música para jingles, programas de televisión y hasta para cine.

“El recuerdo más grato que tengo o el de mayor satisfacción es que fuimos el primer grupo de niños que realmente tocábamos nuestros instrumentos; ni un grupo argentino ni de ninguna otra parte de Hispanoamérica traía ese concepto... en ese tiempo fuimos los únicos que realmente grabábamos los instrumentos”.

En realidad fue muy poco el tiempo que Javier y sus hermanos Daniel y Toti pertenecieron a Micro Chips: apenas dos años, sin embargo les queda la satisfacción de haber sido los iniciadores. Ya ninguno de los tres vive en Torreón, cada quien tomó su propio camino, teniendo en común la música.

Desde hace tres años, Daniel es el baterista de la banda de Paul Anka. Con el legendario artista ha recorrido gran parte del mundo, y piensa seguir con él a la par de las producciones que está haciendo. Totti, por su parte, recién lanzó su primer material como solista, del cual se desprende el tema Este Amor, mismo que ya se escucha en estaciones radiofónicas de Torreón, Monterrey, Guadalajara, McAllen, entre otras.

“Dos años después de que mis hermanos y yo dejamos Micro Chips, hicimos el grupo Rock Kids. Luego empecé a estudiar psicología aquí en Torreón, pero la música era lo que más me jalaba, lo que traía adentro. A los 18 años tomé la decisión de irme al DF a tocar puertas, a ver por dónde podía llegar al rollo de la música, pero realmente no sabía por dónde... las cosas no se me dieron y me fui a Monterrey, que era donde estaba viviendo mi hermano Daniel; me dijo que estaban buscando una vocalista donde él trabajaba, así comencé a cantar en diferentes antros de allá, pero también estuve cantando en Reynosa, Nuevo Laredo, Chihuahua, Saltillo, Torreón, McAllen y Durango”.

Toti le tiene mucha fe a su proyecto, y es que tanto ella como su hermano le dedicaron mucho tiempo, dinero y esfuerzo. “Dimos todo el corazón, fueron tres años de preparación, así que estamos contentos y satisfechos con el resultado”.

En total fueron cinco los discos que Micro Chips grabó como agrupación: Niños Eléctricos, Batimix, De Película, No es Amor y No Somos Números.

Los hermanos Willy únicamente trabajaron en el primero; Toti cuenta que el motivo que los llevó a salirse del conjunto que habían ideado fue el que la familia estaba separada (una parte estaba en México y la otra en Torreón), además no estaban estudiando como se había acordado en un principio con maestros particulares. “Fueron algunos detallitos por los cuales tomamos la decisión de salirnos y seguir con nuestros estudios y regresar a Torreón para estar todos juntos”.

Los hermanos Willy fueron no sólo parte de un grupo musical, sino de toda una generación. Micro Chips fue más que un grupo en la lista del rock-pop en español, pues llevó a niños y adolescentes desde la energía eléctrica del primer disco hasta las melodías más pegajosas e interesantes llenas de números, de sirenas, y de creatividad.


Más de Espectáculos

... Anterior El Siglo Siguiente ... El Siglo


- MD
El Siglo
El Siglo0
RELACIONADAS
Ver más
DESTACAMOS
El Siglo
COMENTA ESTA NOTICIA
El Siglo
Cargar comentarios

Foros Torreón / Blogs de El Siglo / Más comentarios

Ordenar en línea Edición impresa + Internet
ADEMÁS LEE El Siglo

© 2018. El Siglo - Cía. Editora de la Laguna S.A. de C.V. Todos los derechos reservados.
Av. Matamoros 1056 Pte. Col. Centro, Torreón Coah. México, C.P. 27000
Conmutador: 871.759.1200 | Publicidad 759.1200 ext 1310 | Suscripciones 716.4514 | Telemarketing 759.1259 | Google | Facebook | Twitter
Para mayor información sobre el tratamiento de sus datos personales ingrese a : Privacidad
I.S. o asterisco (*) significa inserción solicitada


Síguenos en:

Hay usuarios en línea y registrados. »IR AL CHAT