Deportes
Sergio Luis Rosas Sábado 17 de mar 2007, actualizada 10:03am ... Anterior El Siglo 3 de 14 Siguiente ... El Siglo

El otro infierno de Santos

El Siglo

El Siglo de Torreón

Torreón, Coah.- Aún no llegamos a la primavera y en La Laguna se siente un agobio infernal, debido a que el Santos Laguna se encuentra en el umbral del descenso en Primera A.

El drama por la permanencia no sólo se vive en el conjunto de la Primera División Nacional, también en su filial de Primera A que corre el riesgo de bajar a la Segunda División.

Por primera vez en la historia del futbol mexicano dos equipos de una misma institución están con la “soga al cuello”. Si bien la atención de la afición y de los medios se centran en el paso del equipo dirigido por Daniel Guzmán, los jugadores y el cuerpo técnico del Santos de la Primera A viven momentos de mayor presión, ya que aún no conocen la victoria y sólo llevan tres puntos.

Los focos rojos están encendidos, ello obligo a la directiva a nombrar al vicepresidente Gustavo de Villa Vázquez como responsable de este equipo, con la encomienda de sacarlo del abismo en que ha caído en la presente temporada.

Desde la década de los años setentas la afición lagunera no vivía un doble drama del descenso, cuando los desaparecidos equipos Laguna y Torreón sufrían cada temporada para salvarse de la quema.

Fue tanto el sufrimiento que sus directivos acabaron por vender las franquicias, la del Torreón a la Universidad de Guadalajara y la de la Ola Verde a Coyotes de Neza.

Hoy los dos equipos del Santos Laguna están ante este drama y ambos requieren del apoyo de su afición, sobre todo el de Primera División A. Dos historias que van a un mismo camino: el descenso, ¿cuál de los dos logrará salvarse de la quema?

Hay Una tensa calma

Gracias a las últimas actuaciones del equipo mayor, en la organización albiverde la tensión ha disminuido. Los rostros de preocupación han cambiado y la esperanza se reaviva cada día.

Sin embargo este ambiente no se respira en todas las oficinas. El vicepresidente Gustavo de Villa Vázquez está consciente de que no pueden “tapar el sol con un dedo”, ya que los resultados no se han dado como hubieran querido, pero trabajan en ello y esperan obtenerlos pronto.

Con un gesto de preocupación admitió que pueden caer a la Segunda División, pero en su mente está lograr la permanencia en Primera División A y sumar la mayor cantidad de puntos posibles.

“Tengo la firme convicción de lograr que Santos Laguna permanezca en Primera A y seguir compitiendo con los dos equipos, para cumplir con la obligación de ser recíprocos con la afición, la cual es digna de reconocimiento, pues no obstante los malos resultados obtenidos han estado con nosotros”, dijo De Villa.

Aunque es claro que la prioridad de todas las prioridades es la permanencia, De Villa aclaró que el equipo a su cargo nada más tiene derecho a descenso, ya que existen ciertos requisitos en el Reglamento de Competencia de Primera A para ser plaza certificada con derecho a ascender.

“Nuestra franquicia está limitada por la población que se tiene en la Comarca y por contar ya con un equipo de Primera División Nacional, de momento no se tiene esa certificación”, explicó el vicepresidente de los Guerreros.

Fallan los planes hechos

La salvación del equipo de Primera División hizo que la directiva santista tuviera confianza en el trabajo realizado por Guillermo “Curita” Gómez, que en un momento puso a la filial cerca de la Liguilla. Por ello no contrataron refuerzos para el Torneo de Clausura 2007, ya que aprovecharon el Reglamento para reforzar al equipo de Primera División Nacional, y de las seis altas a que tenían derecho en Primera A utilizaron tres para el primer equipo, que fueron las de Oswaldo Sánchez, Iván Estrada y Juan Pablo Rodríguez.

“Sentimos que con mantener el equipo que había tenido una buena participación, nos iba a ir bien”, comentó De Villa, “el conjunto inició con un empate de visita a dos goles con el Real Pegaso de Colima, pero de ahí en adelante se vino hacia abajo, de las diez fechas jugadas hasta el momento lleva sólo tres puntos”.

No conforme con esta crisis, la mala marcha que tenía los Guerreros en Primera División, aunado a las lesiones y las expulsiones, obligaron a Daniel Guzmán a tomar jugadores de la filial para reforzar posiciones en busca de mejorar.

Por las lesiones de los porteros Oswaldo Sánchez y Pedro Hernández, fueron llamados los guardametas Francisco González y Manuel Corona. La semana antepasada dos jugadores que han sido importantes en Primera A, como Mario García y Agustín Herrera, fueron tomados en cuenta por el cuerpo técnico del primer equipo. Aparte de ellos, habían sido llamados con anterioridad Mauricio Espinoza, Osmar Mares, Sonny Guadarrama y Ángel Zapata.

“Hay que tomar en cuenta que la incorporación de varios jugadores al primer equipo ha mermado un poco el rendimiento y la capacidad del plantel”, dijo De Villa. La esperanza muere al último y a pesar que los resultados no los han acompañado en el presente torneo, Gustavo de Villa tiene confianza que en los partidos restantes el equipo obtenga los puntos necesarios para permanecer.

Renovarse o morir

En la jornada ocho el Santos de la Primera A jugó un partido muy importante frente a Monarcas Morelia en el Corona, con el cual a esa fecha tenían una diferencia de 12 puntos a favor, en relación a la tabla porcentual. Era un partido de los llamados de “seis puntos”, en el cual sufrieron una dolorosa derrota, que en lugar de incrementar la diferencia a 15 unidades, se acortó a nueve, lo cual representó una pérdida impresionante.

Al analizar la situación del equipo y buscando siempre la mejoría del mismo, la directiva optó por hacer un cambio en la dirección técnica y a partir de la primer semana de marzo se hizo cargo del mismo Jaime León, sustituyendo al Guillermo “Curita” Gómez en el timón.

Jaime León es una persona conocida por la directiva, por haber formado parte del cuerpo técnico de Eduardo “El Yayo” de la Torre cuando dirigió a Santos Laguna.

A pesar de ser su primera experiencia como director técnico, Jaime León llega como un verdadero bombero para apagar el fuego en un plantel que está en la quema del descenso, sin embargo, la idea del nuevo timonel es salir rápido del sótano y está consciente de que cada uno de los partidos que enfrentará será una lucha a muerte.

“Sus actuaciones han sido buenas, pero esto no es de merecer, sino de obtener buenos resultados”, comentó Jaime León. El grupo está golpeado anímicamente, para tratar de levantar el ánimo del equipo está trabajando en lo emocional, en darles confianza para que sigan entrenando como lo han hecho.

“He tenido un mayor acercamiento con ellos para que tengan la confianza de acercarse a mí y viceversa”, dijo.

“Todos los partidos los vamos a encarar con la seriedad que requieren, pues el que trabaja bien tiene su recompensa, así lo veo: Yo sé que nos podemos salvar”, afirmó Jaime León.

¿Condenados o redimidos?

Pero el fuego de las llamas del infierno se hacen mas agobiante cada semana el campo de juego. Los jugadores santistas de la Primera A son conscientes de la situación que viven, que su equipo puede descender a la Segunda División sin embargo mantienen la esperanza de salvarse. Saben que su futuro sólo de ellos.

El guardameta Leonardo Galván reconoció que la situación de la tabla porcentual se complicó a raíz de la derrota que sufrieron frente a Monarcas Morelia, pero “en el grupo hay confianza de obtener buenos resultados en los partidos que restan, para podernos alejar de la quema del descenso. La llegada del técnico Jaime León ha renovado la confianza en el equipo”.

El medio volante René “El Borre” Carrillo manifestó que hay una gran preocupación por la quema del descenso. Aceptó que lo desanima el hecho de que los equipos albiverdes de Primera División estén involucrados en el tema del descenso, pero se mostró confiado en que ambos planteles se salvarán de la quema.

El defensa central Juan Carlos “El Puchi” Arellano admitió que el equipo se fue metiendo poco a poco en el drama del descenso, hasta llegar al penúltimo lugar de la tabla porcentual. Aseguró que su equipo está tranquilo, con el deseo de abandonar lo más pronto posible el sótano.

Aunque la angustia de ver a Santos Laguna en Primera A no deja dormir a más de un aficionado albiverde y la atención sobre el andar de la filial es menor en comparación a su hermano mayor, todo el club trabaja para que el hermano menor no descienda a la Segunda División.


Etiquetas: santos laguna

Más de Deportes

... Anterior El Siglo Siguiente ... El Siglo


- MD
El Siglo
El Siglo0
RELACIONADAS
Ver más
DESTACAMOS
El Siglo
COMENTA ESTA NOTICIA
El Siglo
Cargar comentarios

Foros Torreón / Blogs de El Siglo / Más comentarios

Ordenar en línea Edición impresa + Internet
ADEMÁS LEE El Siglo

© 2018. El Siglo - Cía. Editora de la Laguna S.A. de C.V. Todos los derechos reservados.
Av. Matamoros 1056 Pte. Col. Centro, Torreón Coah. México, C.P. 27000
Conmutador: 871.759.1200 | Publicidad 759.1200 ext 1310 | Suscripciones 716.4514 | Telemarketing 759.1259 | Google | Facebook | Twitter
Para mayor información sobre el tratamiento de sus datos personales ingrese a : Privacidad
I.S. o asterisco (*) significa inserción solicitada


Síguenos en:

Hay usuarios en línea y registrados. »IR AL CHAT