15 de julio de 2019 notifications
menu desktop_windows
Nacional

La muerte ronda a las calaveritas de azúcar


domingo 29 de octubre 2006, actualizada 11:22 am


Enlace copiado

Wenceslao Rosas, de 37 años y parte de una de las 20 familias fabricantes de dulce de alfeñique en Toluca, admite que no podría sostener a su esposa y dos hijos si sólo se dedicara a esta labor.

EL UNIVERSAL

TOLUCA, estado de méxico.- La familia Rosas Contreras ha producido durante 89 años las calaveras de dulce que cada año se comercializan en la Feria del Alfeñique; ahora, su suerte puede cambiar, pues la baja rentabilidad y el desinterés de los integrantes más jóvenes en la actividad, amenazan la continuidad de la tradición.

Wenceslao Rosas, de 37 años y parte de una de las 20 familias fabricantes de dulce de alfeñique en Toluca, admitió que no podría sostener a su esposa y dos hijos si sólo se dedicara a esta labor, pues la ganancia es muy poca y el esfuerzo mucho, al dedicar hasta cuatro meses del año a la confección de casi 900 calaveras de azúcar que sólo se venden una vez al año.

?Tengo otra actividad para ganarme la vida; a mediados del año empiezo a dedicarme algún tiempo al dulce para que mi padre cumpla compromisos con clientes que cada año vienen a nuestra casa y se surten de las calaveras, que luego venden en los portales hasta en el doble del precio al que las damos?, comentó Wenceslao.

Añadió que pese a que su producción fue diez por ciento menor a la de 2005, otro problemas para colocar sus productos fueron el alto costo del azúcar, pues su repercusión fue directa en el precio de sus calaveras. ?Nuestra principal materia prima subió mucho?, subrayó.

El proceso para elaborar calaveras de dulce a base de azúcar, miel y clara de huevo, Wenceslao la aprendió de su padre, quien a su vez supo la técnica de su progenitor nacido en Morelia, Michoacán, donde su familia ya fabricaba el dulce a principios del siglo 20 para venderlo en mercados y plazas.

Explicó que para elaborar las más de 900 calaveras que vendió a sus 25 clientes, necesitó una tonelada y media de azúcar, 20 moldes y mucha paciencia para adornar y detallar con papel estaño, flores, diamantina y esferas de colores, a las que consideró sus mejores amigas. ?Las pongo guapas y por eso me dan algunos pesos?, ironizó.

Wenceslao Rosas sostuvo que ahora muy pocas familias en el valle de Toluca se dedican al dulce de alfeñique, pues el chocolate y el amaranto han empezado a ganar espacios en la feria anual de la ciudad y entre los consumidores.

Reconoció que a ninguno de sus hijos le ha llamado la atención saber fabricar calaveras de dulce, y la tradición familiar podría truncarse, pues no está dispuesto a forzar a sus descendientes.

Las autoridades de la capital del Estado de México estiman que habrá alrededor de 25 mil visitantes, quienes dejarán una derrama económica de tres millones de pesos durante los 24 días de la Feria del alfeñique y el dulce tradicional del Día de Muertos, que inició su edición cuarenta el trece de octubre en las calles del primer cuadro de la ciudad.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...