Proponen solución a obesidad infantil, El Siglo de Torreón
27 de enero de 2021. notifications
menu desktop_windows
Durango

Proponen solución a obesidad infantil


lunes 16 de octubre 2006, actualizada 11:22 am


Enlace copiado

La idea es llevar un control nutricional de los niños, con el apoyo de instituciones educativas y padres de familia

El Siglo de Durango

Realizan una propuesta estudiantes de la Facultad de Medicina de la Universidad Juárez del Estado de Durango para evitar problemas de obesidad en los niños de entre cinco y 11 años de edad.

Al plantearse como objetivo proteger la salud, prevenir o retardar la aparición de enfermedades crónico-degenerativas cuyo factor de riesgo es obesidad, así como las complicaciones de mayor prevalencia entre población adulta y elevando la calidad de vida de la población en general, alumnos de Medicina elaboraron una propuesta.

Ésta consiste en llevar un control sobre el estado nutricional de los niños que se encuentran en entre estas edades y el cual se llevará a cabo con el apoyo de las instituciones educativas y de los padres de familia.

La obesidad y el sobrepeso se definen como una acumulación anormal o excesiva de grasa que puede ser perjudicial para la salud; de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), el sobrepeso se define como un Índice de Masa Corporal (IMC) igual o superior a 25, y la obesidad como un IMC igual o superior a 30. El IMC es el peso en kilogramos dividido por el cuadrado de la talla en metros, es un indicador que se utiliza frecuentemente para identificar el sobrepeso y la obesidad.

La OMS reconoce que la obesidad se ha incrementado en el ámbito mundial y constituye un problema de salud grave aun en las mismas naciones donde existen problemas de desnutrición.

En su informe Mundial del 2002, la OMS afirmó que mil 200 millones de personas en todo el mundo tienen problemas de sobrepeso y obesidad, que es aproximadamente el mismo número de habitantes que sufren desnutrición.

En los últimos veinte años, la obesidad tuvo un incremento de más del 30 por ciento en México, ligeramente mayor que en los Estados Unidos de América.

Lo más preocupante es que este proceso ha empezado a afectar a los niños de manera alarmante, como lo indica la Encuesta Nacional de Salud de México de 1999, en la que se informó que la prevalencia de obesidad en la población de cinco a 11 años de edad fue de uno de cada cinco, existiendo mayor prevalencia en niñas 21.2 por ciento que en niños 17.7 por ciento.

Actualmente se está entrando a una nueva era en medicina, debido a los cambios ocurridos en tres diferentes aspectos: el extraordinario incremento tanto en población como en expectativa de vida; la predominancia de las enfermedades crónicas incapacitantes en grupos de edad jóvenes como nunca antes se había visto y los enormes avances con sus importantes implicaciones tecnológicas.

México está posicionado para desarrollar cada una de estas tres características de una forma alarmante en los próximos 30 años; ya no se trata de un problema para que se resuelva entre un individuo y el médico, sino de un problema de salud pública para los diseñadores de políticas, en especial para quienes son responsables del futuro económico y bienestar de México.

Debido al aumento de las tasas de defunción por enfermedades crónico-degenerativas, a los altos gastos generados para la atención de estas enfermedades, y a la actual transición nutricional que sufre México por efecto de la globalización, es importante insistir en la prevención de la obesidad desde edades tempranas (entre cinco y 11 años), que es cuando los niños adquieren los hábitos alimenticios, edad en la que es más fácil tener influencia sobre su alimentación, ya que si adquieren hábitos saludables no sólo en su alimentación sino en su vida diaria, será más probable que los conserven y los transmitan a generaciones posteriores, teniendo así una disminución a largo plazo de las secuelas originadas por la obesidad.

La obesidad no es un solo problema social y cosmético, sino una enfermedad que a su vez es un factor de alto riesgo para otras enfermedades.

La severidad de estas secuelas estará dada por el grado de obesidad que tenga la persona; entre más alto sea su IMC, mayor será el riesgo y la severidad de las consecuencias.

En México, la obesidad contribuye a un número cercano a 200 mil muertes por año, al ser un importante factor de riesgo para padecer enfermedades crónico-degenerativas, como son diabetes mellitus tipo dos, enfermedades isquémicas del corazón, cerebro-vasculares e hipertensivas.

¿Cómo se evalúa la obesidad en niños?

El objetivo de la evaluación antropométrica es estimar proporciones corporales asociadas al estado nutricional.

Permite identificar alteraciones pasadas y presentes del estado nutricional, así como riesgos asociados a éste.

-Se emplea tanto en niños como en adultos.

-Los indicadores antropométricos permiten evaluar a los individuos directamente y comparar sus mediciones con un patrón de referencia generalmente aceptado a nivel internacional y así identificar el estado de nutrición, diferenciando a los individuos nutricionalmente sanos de los desnutridos, con sobrepeso y obesidad.

-Los indicadores antropométricos más comunes son:

Peso-talla

Talla-edad en niños

Peso-edad

Medición de circunferencia de cintura y de cadera en adultos

Índice de Masa Corporal

Participantes

Los estudiantes de la carrera de Medicina que participaron en la propuesta:

Vania Consuelo Acosta Sarrellano.

Éric Elier Blanco Barraza.

Santiago Carrillo Gaucín.

Mario Eduardo Castañón Andiola.

Tania Esther Chávez Hernández.

Víctor Hugo Huerta Ortiz.

Daniela Rodríguez Villarreal.

Karla Leticia Sánchez Ruiz.

Alejandro Zurita Salazar.

FUENTE: Investigación de El Siglo de Durango.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...