Deportes Mundial 2026 Santos Laguna NBA Algodoneros del Unión Laguna Juegos Nacionales Conade 2024

Tauromaquia

Puerta grande de Gilio, Joselito corta una oreja

Lleno absoluto y gran ambiente en plaza de Lerdo

El matador torreonense estuvo a la altura de uno de los compromisos más grandes de su carrera, conquistó a sus paisanos que llenaron la plaza al grado de que se colgó el letrero de 'No hay billetes', generando un espectacular ambiente de fiesta y algarabía. (RAMÓN SOTOMAYOR)

El matador torreonense estuvo a la altura de uno de los compromisos más grandes de su carrera, conquistó a sus paisanos que llenaron la plaza al grado de que se colgó el letrero de 'No hay billetes', generando un espectacular ambiente de fiesta y algarabía. (RAMÓN SOTOMAYOR)

AARÓN ARGUIJO GAMIOCHIPI

El matador lagunero Arturo Gilio Quintero cortó tres orejas y obtuvo ayer un memorable triunfo en su tierra, ante su gente, que llenó la plaza Alberto Balderas, de Ciudad Lerdo, donde se vivió una verdadera fiesta al recibir al figurón mexicano, Joselito Adame, quien también paseó un apéndice.

El festejo inició con 16 minutos de retraso, hasta que los alternantes partieron plaza, ya con una banda de guerra esperando en el ruedo, para rendir honores a la Bandera Mexicana en su día, se entonó el Glorioso Himno Nacional Mexicano en un momento muy emotivo y cívico, que no se recuerda recientemente en las plazas laguneras.

PRIMEROS COMPASES

Abreplaza "Patriota", herrado con el 418, con 480 kilos, de la ganadería de Villa Carmela, veleto, cornivuelto, bragado, para Joselito Adame, de obispo y oro, breve con el capote, para dar paso al picador, quien repartió par de puyazos y cedió a los banderilleros, quienes colocaron un buen par. Brindó Adame a la afición y empezó con muleta ofreciendo tanda de derechazos, frente a un astado distraído y que se iba de los cuartos delanteros, pero mostró voluntad ante la figura del toreo mexicano, quien remató sus tandas con molinetes artísticos y llamativos, el matador mostró temple y dio su tiempo al astado, que fue cada vez más largo en su recorrido; pinchazo en primer intento, estocada delantera y efectiva en el segundo, para recibir discretas palmas.

Siguió en turno "El Abuelo", castaño, paliabierto, careto, también de Villacarmela, herrado con el 435, de 490 kilos de peso, para Arturo Gilio, ataviado en azul marino y oro, lucidor con el capote y ayudado con un efectivo puyazo; sensacionales gaoneras dieron paso a la suerte de varas, el tendido pidió y Arturo concedió, encajó dos buenos pares y ante sonoras palmas, brindó al matador Jorge Mata, en el aniversario 17 de la cornada que casi le cuesta la vida. Tomó la muleta y de rodillas inició una faena de mucho sentimiento, aunque casi jalando al animal, falto de fiereza, apenas se prestó para un par de buenas tandas, siempre por el pitón derecho; colocó estocada ligeramente desprendida, tuvo que recurrir al descabello, una oreja a fuerte petición popular.

LO MEJOR, PARA EL FINAL

De la puerta de toriles salió "Kairo´s", al hierro con el número 49, de 500 kilogramos de peso, procedente de Los Encinos, cárdeno entrepelado, bragado, nevado de los cuartos traseros, cornicorto, con Joselito Adame elegante con capote, verónicas en los medios, una punta y malas banderillas. Tomó la muleta Adame y mostró por qué está encumbrado, inició contra las tablas y pasó hasta los medios, con pases de pecho rematados con trincherazos, los pies del matador bien plantados en la arena y el toro como un remolino que obedecía al mandato de Joselito; falló al primer intento de matar y lo logró al segundo descabello, paseó una oreja tras sonora petición; el animal fue honrado con arrastre lento.

Cierraplaza "Apolo", de Los Encinos, número 12, con 520 kilos, cárdeno claro, caribello, bragado, astifino, de breve labor Arturo con el capote, cedió a una buena puya y él mismo volvió a colocar las banderillas, tres pares de colocación trasera, mientras los aficionados cantaban "El Rey", de José Alfredo Jiménez, un momento emblemático que correspondió el torero al brindar la faena. Lo mejor vino con la muleta, sentidas tandas de derechazos, un barítono hipnotizando a la plaza, mientras Arturo hacía pasar al astado con pases de pecho y certeros trincherazos, ante un toro voluntarioso y emotivo; hundió hasta la empuñadura y no tardó en doblar el astado, dos orejas como resultado artístico.

Leer más de Deportes

Escrito en: Arturo Gilio Tauromaquia corridas de toros

Comentar esta noticia -

Noticias relacionadas

Siglo Plus

+ Más leídas de Deportes

TE PUEDE INTERESAR

LECTURAS ANTERIORES

Fotografías más vistas

Videos más vistos semana

El matador torreonense estuvo a la altura de uno de los compromisos más grandes de su carrera, conquistó a sus paisanos que llenaron la plaza al grado de que se colgó el letrero de 'No hay billetes', generando un espectacular ambiente de fiesta y algarabía. (RAMÓN SOTOMAYOR)

Clasificados

ID: 2276388

YouTube Facebook Twitter Instagram TikTok

elsiglo.mx