Torreón Protección Civil Agua Saludable Educación básica DIF Torreón migrantes

Accidentes viales

Repartidor de Uber Eats salva su vida a un costo elevado; tuvo que ser trasladado a una clínica privada

Joven repartidor salva su vida a un costo elevado; tuvo que ser trasladado a una clínica privada

El joven ingresó primero al Hospital General y de ahí fue trasladado al Hospital Universitario. 

El joven ingresó primero al Hospital General y de ahí fue trasladado al Hospital Universitario. 

MARTÍN CHÁVEZ

Traer dinero en la cartera significa algo más que contar con la posibilidad de satisfacer necesidades básicas. En México, lejos de Dinamarca, es tener la esperanza de sobrevivir a un accidente. En Torreón, las limitaciones de equipamiento en los sanatorios públicos y el alto costo de la atención en hospitales privados, son potenciales condenas a muerte para quienes carecen de recursos económicos.

Esta es la historia del "Tiki Tiki", el joven repartidor de comida, conocidos como "Uber Eat", que estuvo a punto de perder la vida en un accidente, y cuya situación se agravó, debido a las carencias que se padecen en los hospitales que son opción para la gente de bajos recursos. El muchacho salvó su vida en una clínica privada… pero a un costo muy elevado.

La tarde del pasado 15 de mayo, el joven de 18 años de edad, a bordo de su motocicleta, circulaba por la calle Comonfort llevando un pedido de comida requerido a un negocio de hamburguesas, pero al llegar al cruce con la avenida Aldama, fue embestido por una camioneta sufriendo fracturas severas en diversas partes del cuerpo.

Poco antes de las ocho de la noche, el joven acompañado por algunos miembros de su familia, llegó al Hospital General, donde fue instalado en una camilla recibiendo la atención de acuerdo a las posibilidades del personal, aunque no la debida, pues un doctor del HG, manifestó que el joven había sufrido una herida en el hígado y que tenía una hemorragia interna que debía ser atendida a la brevedad.

Se necesitaba un aparato especial para sustraer la sangre y controlar la hemorragia,  y una intervención quirúrgica inmediata. Personal del nosocomio reconoció que sí tenían tal equipo, pero que desde hace tiempo estaba fallando, de ahí que no había seguridad en el vital proceso operatorio.

Ante tal situación, parte de la familia del "Tiki Tiki", impotente por tan delicada carencia en dicho nosocomio, analizaba la posibilidad de trasladarlo al Hospital Universitario; sin embargo, se tenía que tomar una determinación rápida, pues el estado de salud del joven se agravaba y ya habían transcurrido casi cuatro horas desde ocurrido el accidente.

Mientras tanto, en las puertas del HG, donde estaba reunida la familia del joven, varias personas lanzaban insultos por las carencias del nosocomio, pues afrontaban una situación similar con un pariente, mientras una mujer convocaba a la gente a sumarse al rosario nocturno para suplicar por los enfermos.

La familia decidió contratar los servicios de una ambulancia especial, con doctor a bordo y equipo para suministrarle oxígeno durante el traslado al Hospital Universitario, a donde ya se había establecido comunicación para asegurarse que tenían el aparato requerido. Otros allegados al joven, atendían el trámite del traslado y enteraban -vía wat-sap-del estado de salud del muchacho al doctor que lo recibiría en el HU.

Por fin, poco después de las diez de la noche inició el traslado del joven al HU, servicio por el cual se pagó la cantidad de tres mil pesos, aplicado ya un descuento de dos mil.

"El Tiki Tiki", reportando un estado de salud sumamente grave, fue bajado en la camilla de la ambulancia y llevado al área de urgencias del Hospital Universitario, pero el personal del departamento de Trabajo Social, habló claro e informó a los familiares que para recibir al paciente se tenía que pagar la cantidad de 35 mil pesos…este hospital es privado, expresó la trabajadora social.

El HU, aunque es parte de la Universidad Autónoma de Coahuila, debe ser económicamente autosuficiente; sin embargo, nada debe estar por encima de la atención a la gente y más tratándose de situaciones de vida o muerte, explicaron doctores del nosocomio, quienes reconocieron las añejas carencias del HU, días después de lo ocurrido.

Minutos vitales transcurrían, mientras, la familia del "Tiki Tiki" trataba de convencer a la trabajadora social de que atendieran al joven, pues irían a una casa por el dinero, sin embargo, un doctor en el área de urgencias informó que se necesitaba también un estudio de tomografía y el HU, no tenía el aparato requerido.

En esa virtud, la familia tendría que contratar de nueva cuenta una ambulancia especial, llevar al joven a realizarse ese estudio por fuera y regresar para brindarle la atención.

Asaltados por la presión del tiempo y la impotencia provocada por las carencias de ambos hospitales, la familia decidió preguntar -vía celular--, el costo posible por atención en clínicas privadas, cayendo en el desánimo en la primera llamada, en la que les informaron que sólo por recibirlo tendrían que dejar un depósito de 200 mil pesos, iría directo a terapia intensiva.

A escasos minutos de la medianoche, casi seis horas después del accidente, "El Tiki Tiki" fue ingresado a una clínica particular en la que se pagó cien mil pesos de depósito y donde sería sometido inmediatamente a la primera, de las cinco operaciones que requería. El doctor que participaría en la intervención reconoció que la vida del joven estaba sostenida con alfileres.

"Si no lo hubieran traído, el desenlace hubiera sido fatal", dijo el galeno tres horas después. El muchacho está en terapia intensiva, su estado es delicado pero estable y deberá permanecer ahí unos tres días cuando menos…les advierto que un día en dicha área, es demasiado costoso, admitió.

Trece días después, con el apoyo de amigos y familiares, un descuento en la clínica y una considerable donación de una compasiva empresa lagunera, se pudo pagar la mayor parte de la deuda y "El Tiki Tiki" fue llevado a su casa, donde deberá permanecer en cama varios meses.El padre del "Tiki Tiki", confía en que los gobiernos actuales que promueven un sentido humanitario, cercano a la gente, atiendan las necesidades en los hospitales a donde acude la gente de escasos recursos, donde este tipo de casos, lamentablemente son comunes. 

Finalmente, fue atendido en una clínica privada.
Finalmente, fue atendido en una clínica privada.

Leer más de Torreón

Escrito en: Accidentes viales

Comentar esta noticia -

Noticias relacionadas

Siglo Plus

+ Más leídas de Torreón

TE PUEDE INTERESAR

LECTURAS ANTERIORES

Fotografías más vistas

Videos más vistos semana

El joven ingresó primero al Hospital General y de ahí fue trasladado al Hospital Universitario. 

Clasificados

ID: 2302319

YouTube Facebook Twitter Instagram TikTok

elsiglo.mx