+ Educación Educación básica Educación media y superior INSTITUCIONES

Educación básica

Acompáñalo a entender el mundo

Ayuda a tus hijos a hacer la tarea

Acompáñalo a entender el mundo

Acompáñalo a entender el mundo

FÁTIMA DE LA PAZ

Seguramente en más de una ocasión has escuchado a un infante quejarse porque tiene que hacer la tarea de la escuela; puede que sea su momento menos preferido del día, y no solo para él o ella, sino también para ti como su padre, madre o tutor.

Si es tu caso, es momento de tomar el timón del barco y redirigir esa turbulenta travesía para desembarcar en el conocimiento.

Con su trayectoria como docente, Clara Margarita del Carmen Díaz Chávez, licenciada en Ciencias de la Comunicación con maestría en Educación, y también desde su experiencia propia como mamá de Bruno, de siete años y quien actualmente cursa segundo grado de primaria y Gael de tres, en Maternal. Por eso recomienda llevar un acompañamiento activo en las tareas de tus hijos.

Acompañarlo adecuadamente implica estar al pendiente de los temas que el menor está viendo en clase, revisando sus cuadernos y preguntándole directamente sobre lo aprendido. Es importante “estarlo acompañando para que si surgen dudas nos pueda preguntar y también estar observando si la está realizando de manera correcta”.

De acuerdo al Departamento de Educación de los Estados Unidos “las investigaciones científicas demuestran claramente que los niños son mucho más aptos a tener éxito en el aprendizaje cuando sus familias los apoyan activamente”.

Tu estado de ánimo

La maestra menciona que es común que los padres se desesperen durante este proceso:

He visto papás de mal humor al momento de estar haciendo la tarea. Si queremos que el niño esté involucrado y haga bien las cosas, es importante su estado de ánimo, pero también el del papá”. Destaca que deben ser conscientes de que el infante está en proceso de aprendizaje. Invita a estar “dispuestos al tiempo que sea necesario para hacer la tarea y emocionalmente”.

Además, los errores serán frecuentes y será necesario reforzar algunos temas:

Si nosotros estamos apresurándolos o enojándonos cuando el niño se equivoca, al niño le va a costar mucho más lograr ese aprendizaje”. Habrá miedo y estrés y estará rechazando la actividad de hacer la tarea. Así que sé paciente y tolerante".

Ayúdalo, no se la hagas

Una vez que tengas cubierto el tema de tu disponibilidad de tiempo, física y emocional, Margarita Díaz exhorta a entender que estos trabajos tienen una función: “desde el lado de los maestros, dejamos actividades necesarias para reforzar los temas de la clase”.

Por esa razón, hay que evitar hacer el trabajo del niño. La maestra manifiesta que solo es cuestión de sentarse al lado del infante y hacerle saber que cuenta contigo como mamá, papá o tutor. Si le surgen dudas sobre cómo realizar algo, aconseja “responder de la mejor manera para que el niño sienta confianza, que no tenga miedo de preguntar”.

Si tú le haces la tarea, dice que “probablemente le vamos a salvar la calificación al niño, pero el objetivo final es el aprendizaje, no sólo cumplir con una calificación. Hay que buscar que aprenda, para que cuando no esté con nosotros sepamos que va a tener un buen desempeño”.

Un buen lugar para concentrarse

El entorno donde se ejecuten las tareas es indispensable. Margarita Díaz señala que “es importante que estemos en un espacio donde el niño esté cómodo, sentado, que tenga una mesa para apoyarse, que no esté en la cama, o en el suelo, y que no se vaya a cansar”.

Si es un trabajo manual, acercarle las herramientas para que su desempeño sea óptimo. “Que estemos en un espacio adecuado para el tipo de tarea, sin televisión”, asimismo, evitar tener juguetes a la mano.

Establecer rutinas

La clave dentro de este cúmulo de consejos tanto como para la maestra Margarita es establecer rutinas.

Especificar una hora y serle fiel inculcará un sentido de orden. Invita a los adultos a ser disciplinados. En el caso de que tu hijo tenga otras actividades además de los deberes escolares, reitera que como padre debes organizar la rutina. “Y tratar de que siempre sea en el mismo horario” para que el niño esté familiarizado con eso.

El incentivo es el aprendizaje”

Paralelamente es positivo incentivar al niño, en el caso particular de Margarita Díaz, su recompensa debe estar en el aprendizaje y no en algo material: “que el niño le encuentre utilidad a lo que está aprendiendo”.

La maestra recomienda hacerle ver al menor los beneficios que puede traerle adquirir cada conocimiento, como leer, si le gustan los videojuegos o alguna actividad donde haya texto, recalcarle que el saber leer le será muy útil para el desarrollo pleno de ello, “tratar de mostrarle el aprendizaje en las actividades que a él mismo le gustan”. Si está aprendiendo a sumar o a restar, incluirle el aprendizaje al ir a comprar un dulce".

Aunado a ello, dijo que es válido ofrecer recompensas ante la culminación de ciertos retos, ya que eso depende de la crianza de cada familia; sin embargo, desde su perspectiva con esas acciones se condiciona al niño a actuar por el objeto que recibirá, y no en lo importante que es el aprendizaje.

En un texto publicado en la National Association of School Psychologists y compartido también en Child Mind Institute, Peg Dawson, propone diferentes sistemas de incentivos, el de “incentivos simples” fomenta el impulso de hacer las cosas al “recordarle al niño una actividad divertida que puede hacer cuando la tarea esté hecha”. Por su parte, el “sistema de incentivos elaborados” requiere de mayor planeación e incluye “una estructura para ganar puntos que podrían usarse para ‘comprar’ privilegios o recompensas”.

El Departamento de Educación de los Estados Unidos acentúa la importancia de elogiar constantemente a los menores durante el proceso de elaboración de tareas, sobre todo viniendo de ti como su progenitor.

Si no sé del tema

Supongamos que ya están cubiertas todas las recomendaciones anteriores, pero el problema radica en que desconoces sobre el tema que está viendo tu hijo, ¡no te preocupes! A todos les ha pasado o pasará, Margarita Díaz comparte que es válido apoyarte de dichas herramientas tecnológicas.

Si es un tema muy especializado que no entendamos de una lectura por internet, recomienda acercarse a un especialista; en su caso, que es licenciada y no se le dan tan bien temas matemáticos, acude con su hermano que es ingeniero para que la orienten a ella y a sus hijos.

O investigar desde cero junto al menor, “esto también le da al niño cierta autonomía”, señalando incluso que le ayuda a hacer consciente que no está mal no saber al principio sobre algo.

¿Qué hacer ante los bloqueos?

En el caso de que el niño se bloquee, se fastidie o se aburra la maestra aconseja “darle su espacio y su tiempo, dejarlo que respire, que nos esperáramos a que esté un poco más dispuesto si el tiempo lo permite para poder continuar”.

Si el tema de la actividad que está realizando es el que lo tiene con esa actitud, darle una vuelta a la moneda con ejemplos dinámicos y atractivos para él, como los beneficios que podría tener si sabe eso. O si hay más tareas, cambiar de temas y al final retomar el que le causó algún conflicto.

Leer más de + Educación

Escrito en: HACER TAREA HIJOS KINDER PRIMARIA APRENDIZAJE

Noticias relacionadas

Siglo Plus

+ Más leídas de + Educación

TE PUEDE INTERESAR

LECTURAS ANTERIORES

Fotografías más vistas

Videos más vistos semana

Acompáñalo a entender el mundo

Clasificados

ID: 2253853

YouTube Facebook Twitter Instagram TikTok

elsiglo.mx