Torreón

Juan Ceballos Azpe

Personajes en La Laguna recuerdan a Juan Ceballos Azpe, una voz de tono eterno

Con él se cierra una importante página para el ejercicio periodístico en la región

Con él se cierra una importante página para el ejercicio periodístico en la región. (ARCHIVO)

Con él se cierra una importante página para el ejercicio periodístico en la región. (ARCHIVO)

SAÚL RODRÍGUEZ

La radio en La Laguna ha perdido a una de sus voces más sobresalientes. Juan Ceballos Azpe falleció este fin de semana y con él se cierra una importante página para el ejercicio periodístico en la región. De corazón ‘beatlemaniaco’, durante más de tres décadas se convirtió en una voz ciudadana ininterrumpida.

“Él abría el micrófono cada día, a mediodía a la población, para que atendieran desde una fuga de agua, algún problema en una oficina, alguna mobiliaria. Entonces, era como el psicólogo de la ciudad. Él era periodista de corazón y era una persona que se preocupaba por prepararse, por leer, y se notaba”, comenta el historiador Carlos Castañón, quien fuese compañero en radio del reconocido locutor.

VER MÁS

Juan Ceballos, continúa el historiador, se preocupaba por emplear correctamente la lengua española. Su madre fue una profesora de San Pedro sumamente educada y eso se reflejó en la formación humana de su hijo.

“Él siempre fue muy respetuoso del idioma. Te lo digo porque parece que es algo que hoy no interesa. Yo creo que los comunicadores, los periodistas, tienen la obligación de hablar un buen español y muchas veces eso no sucede. ¿Por qué? Pues porque la gente no lee. A Juan le preocupaba eso y te lo hacía saber de manera cotidiana. No era que de pronto lo dijera, sino que constantemente lo estaba practicando”.

El historiador considera que, al apagarse la luz del locutor, se apaga una trayectoria que de manera clara dejó huella y fijó pauta en la ciudad. Sus expresiones como “521, ¡animo!”, se convirtieron en parte de la historia de los medios de comunicación torreonenses.

“Así como otros comunicadores han forjado ciertas frases que se les queda grabadas a las personas en la mente, él logró un lugar. Esto me parece importante decirlo, pues estamos hablando de que él entra en una época donde la televisión es todo. Ahorita con internet hay muchas opciones, pero en ese momento era aplastante el papel de la televisión y lograrse forjar un lugar en la radio, ganarse el lugar de los corazones de los laguneros a través de la voz, eso me parece algo notable de Juan y por supuesto que lo vamos a extrañar, porque su voz siempre marcó esa pauta”.

Ceballos poseía un estilo perteneciente a la vieja guardia de oradores. Daba pausas, marcaba entonaciones y exclamaciones, donde las comas y los signos de admiración contaban al momento de emitir su voz, con cierta teatralidad. Castañón considera que estas propiedades se han perdido en la mayoría de los nuevos locutores.

Compañerismo

Por su parte, la periodista Marcela Pámanes, colaboradora de la revista Siglo Nuevo, añadió que con la partida de Juan Ceballos Azpe se pierde toda una escuela en el oficio radiofónico y la emisión de notas periodísticas, al comentarlas, analizarlas y tener la oportunidad de hacer un periodismo independiente, nutrido de compromiso social.

“Creo que Juan tuvo muchas cualidades. En principio, fue un hombre culto, con una memoria privilegiada, don el dato exacto puesto en la lengua en el momento preciso. Él tenía esta vis cómica que de pronto sale a flote, porque era un artista de pies a cabeza y se lo decía en una entrevista que acabo de repetir dentro de un espacio radiofónico. Él era compositor, era cantante, era este poeta, tenia esta otra parte que lo hacía tan sensible, que era capaz de empatizar con al gente”.

TAMBIÉN LEE

La comunicadora vuelve a recalcar la memoria privilegiada de Ceballos, con ese dato exacto, puntual, que enriquecía su periodismo y cuestionaba con fundamento en hechos. Al igual que una fotografía, su voz quedará grabada en la mente de todos sus radioescuchas.

“Además tenía un tono distintivo completamente. Él decía al principio que su voz no era radiofónica, pero se hizo radiofónica con base en la constancia, de la permanencia en el medio y por supuesto de darle este giro y hacer de su voz un elemento imprescindible al momento de recibir la noticia”.

Pámanes comentó que no podría elegir un sólo recuerdo de sus vivencias radiofónicas junto a Juan Ceballos Azpe. Fueron varios años de compartir micrófonos todos los días. Lo rememora como un hombre bromista.

“Creo que me quedaría corta con una anécdota, preferiría quedarme con todo lo vivido con él, que fue mucho y con el aprendizaje que nos legó y por supuesto ahí está expresado todos los días”.

Escrito en: Juan Ceballos Azpe Juan, momento, Ceballos, parece

Noticias relacionadas

EL SIGLO RECIENTES

+ Más leídas de Torreón

TE PUEDE INTERESAR

LECTURAS ANTERIORES

Fotografías más vistas

Con él se cierra una importante página para el ejercicio periodístico en la región. (ARCHIVO)