Columnas Finanzas

Columna

Negocios con amigos

Contexto Lagunero

(ARCHIVO)

(ARCHIVO)

JUAN MANUEL GONZÁLEZ CERDA

Cuando iniciamos un negocio siempre es importante tener una mano derecha, una persona de apoyo, alguien en quien confiar al 100%. Claro que las empresas siempre van a tener una cara visible y detrás de esa cara visible están uno o más socios que pueden ser corresponsables de afrontar los retos y del éxito que acumule la empresa. Por ello es muy importante hacer amigos para que te inviten o los invites a hacer negocios, amigos paran tomar e ir de juerga, te van a sobrar.

Todavía es generalizado el errado concepto de que sería una equivocación contar con amistades o familiares a la hora de emprender un negocio. Cierto que eso tiene un toque de complicación, pero si lo hacemos bien, tendremos una sociedad exitosa que te ayudará a pensar en grande.

No hay nadie que te conozca mejor que un amigo de toda la vida, que un compañero de estudios por años o una persona de tu familia. Las empresas no solo tratan de hacer negocios, también se trata de entablar vínculos internos y externos que hagan crecer el valor de tu  proyecto.

La decisión de a quien invitar al negocio no será fácil, queremos ver el negocio en constante crecimiento, así que debemos tratar de conseguir a alguien que tenga objetivos iguales o parecidos a los nuestros. Un socio ideal que tenga preparación y conocimientos en el área del negocio, que sea funcional en todos los aspectos.  Tener una empresa con un amigo es una ventaja que pocos quieren experimentar por temor a fallar, sin saber que están perdiendo una gran oportunidad para garantizar el éxito.

Cómo asociarte con amigos.

1) Deja todo por escrito.

Las ideas, los proyectos, la misión, poner por escrito lo que sea necesario y de preferencia ponerlo todo. Lo anterior ayuda a definir roles entre los participantes, aclarar lo que tendrá que hacer cada socio, por ello, se requiere establecer las funciones en un papel.

Probablemente las tareas laborales sean distintas ya que no se manejan perfiles totalmente iguales. cada uno cumplirá una serie de funciones y eso será lo importante, lo necesario será no fallar en ninguna área. Además, se deben definir sanciones que se necesiten en caso de no ver respuesta de uno de los socios, la idea es cuidar de la amistad pero también de la empresa.

2) Abogados distintos.

Luego de ver a la empresa en crecimiento, los socios comenzarán a recibir dinero que puede ser hasta más de lo que en principio se esperaba y es ahí donde vienen los problemas, cuando las cuentas sobrepasan las expectativas iniciales.

En esa situación, si es necesario ir hasta instancias legales entonces debemos estar preparados para la mejor solución. Es recomendable contar con un abogado distinto al que maneja a la empresa para analizar los contratos y las responsabilidades de cada uno, esto dará como resultado una aclaratoria al manejo de fondos.

Pero, si son amigos, debemos procurar poner la amistad por encima de una fuente de ingresos, la mejor solución es hablar, ceder, compartir y entenderse

3) Sinceridad, ante todo.

Como seres humanos debemos procurar siempre manejarnos con bastante sinceridad, no obstante, en ocasiones olvidamos esto y lo dejamos a un lado así que es momento de hacer de la sinceridad un estilo de vida, para bien de nosotros y de la empresa.

Los socios deben tener completamente claro lo que deben hacer cada uno en la sociedad, los días que irán a la empresa para laborar, las funciones en las cuales se desempeñarán, los equipos de trabajo que deberán dirigir o comandar, saber cómo van a trabajar en conjunto y mucho más.

Manejar una empresa es complejo por eso, necesitaremos tener siempre la verdad por delante, ser bastante claros con lo que nos toca realizar para no confundir a nadie dentro de la empresa.

Será necesario que periódicamente nos sentemos junto al socio o socios para conversar a profundidad lo que ha ido pasando, aclarar los próximos pasos y reafirmar la unión, porque de eso también dependerá el éxito de la empresa.

4) Definir bien las metas a largo plazo.

En el largo plazo qué vamos a esperar de la empresa, eso es lo que debemos visualizar con anticipación. La visión a futuro servirá para tener ideas claras de lo que debemos buscar en el trabajo diario, porque teniendo presentes las metas a largo plazo vamos a ir en busca de ellas en todo lo que se haga.

Obviamente, primero cumpliremos con objetivos a corto y mediano plazos, las metas a largo plazo nos llevarán a continuar con el empeño y el enfoque en nuestras labores. Esto también funcionará para esos momentos en los que surjan las dudas entre los socios, el hecho de recordar y tener presentes los objetivos a largo plazo ayuda a generar soluciones nuevas. 

5) Estrategia de salida.

Como socios debamos pensar en una salida de la empresa, porque es nuestro proyecto, porque es parte de nosotros, pero en ocasiones nuestro proyecto de vida cambia y es ahí cuando la mejor opción es definir una salida.

Se debe evaluar cada punto a favor y también cada punto en contra de esta salida, porque no es sencillo dejar algo que comenzaste tú, quizás lo mejor sea buscar la recomendación de un experto, que tenga menos sentimiento por el proyecto y que no le cueste tomar las decisiones acertadas.

Comenta esto con tu socio, porque necesitamos que esté de acuerdo con las decisiones, que pueda saber cómo ayudar en caso de tomar esta decisión. Uno debe estar preparado para ver la salida del socio si le surgen mejores opciones para su vida personal, tenemos que tomar una actitud siempre positiva respecto a esta decisión, ser su apoyo y no una traba en un momento tan complicado.

Por otro lado, tenemos que conseguir acuerdos para momentos difíciles en los que la dirección de la empresa deba cambiar, la defunción es el punto más complicado porque es ahí cuando nuestras ganancias se deben dirigir a terceras personas.

No tener estrategia de salida: Al igual que en un matrimonio, lo mejor es tener los puntos sobre la mesa para el momento en que toque hacer una separación de socios por cualquier razón. Debemos definir en esto las formas de salida de la sociedad. Son pocos los casos en los que los divorciados se mantienen siendo amigos sin ningún problema. Así que al tomar este camino de forma mancomunada debemos saber que una posible ruptura podría afectar la amistad y si es para ti una amistad muy valiosa, quizás ello haga poco factible la implementación de la sociedad.

No dividas el negocio a la mitad. Más beneficioso será una sociedad 60/40 o 70/30 en la que tu seas quien maneje los hilos de la empresa sin ningún inconveniente. Así que evalúa bien lo que harás antes de plantearlo.No son sólo estos los consejos que debes tomar y las acciones que debes evitar, según la capacidad de tu negocio o tu campo, tendrás que tomar otras medidas así que prepárate para esto también. No desperdicies tu negocio y no empañes una amistad, aprovecha cada uno de estos consejos para aclarar tus ideas y poner en marcha ese proyecto que tanto lleva esperando.

[email protected]

Escrito en: Contexto Lagunero tener, tomar, debemos, hacer

Noticias relacionadas

EL SIGLO RECIENTES

+ Más leídas de Columnas Finanzas

TE PUEDE INTERESAR

LECTURAS ANTERIORES

Fotografías más vistas

(ARCHIVO)