Deportes

Ciclismo

Conoce al ciclista más veloz del mundo

Logró una velocidad impensada e impresionante. Sepa de ésta y otras marcas históricas sobre dos ruedas

(CORTESÍA)

(CORTESÍA)

*

¿Qué velocidad se puede alcanzar arriba de una bicicleta? La tracción a sangre humana es limitada y los ciclistas profesionales que participan de las competencias más prestigiosas como el Tour de France o el Giro de Italia en el ciclismo de ruta; o las pruebas contrareloj y de relevos en un velódromo, los hombres y mujeres, alcanzan una velocidad máxima de entre 40 y 45 kilómetros por hora.

Pero existen otros que rompieron récords gracias a la ayuda de la tecnología, para sorpresa del público que visita con cierta regularidad su casa de apuestas preferida. Entonces, conoce al ciclista más veloz del mundo.

Lo dicho, un ciclista de alto rendimiento puede superar en muchas ocasiones los 40 km/h en promedio y aunque la cosa cambia mucho en función de si se trata de una etapa llana (44 o 45km/h) o de etapas de alta montaña (33 a 35km/H) la diferencia con un ciclista aficionado es abismal. Pero todavía es más grande si la bicicleta es impulsada por un auto o una moto.

El récord mundial

El récord mundial de velocidad arriba de una bicicleta es de la estadounidense Denise Mueller-Korenek, que logró montar una bicicleta personalizada a un promedio de 296 km/h en el salar de Bonneville, Utah, Estados Unidos, el 16 de septiembre de 2018.

La proeza fue posible gracias a que manejó un tramo unida a un remolque conducido por Shea Holbrook, una corredora profesional de carreras de autos. La ciclista estadounidense de 45 años superó el récord de 268 km/h que había alcanzado el holandés Fred Rompelberg, en 1995, también en Bonneville.

Después que Mueller-Korenek, quien logró superar a Rompelberg había sido Neil Campbell, también de 45 años, a bordo de una bicicleta especialmente diseñada que costó más de 18 mil dólares. Lo hizo sobre la superficie de una pista de aterrizaje de Reino Unido.

El diseño alargado de la bicicleta de Campbell está basado en los modelos tándem y está construida a medida utilizando partes de una motocicleta de campo traviesa. "Este ha sido un programa de cinco años y este récord fue la culminación de una parte", declaró.

Sin embargo, Campbell no logró superar a Mueller-Korenek y solo alcanzó la velocidad de 280,55 km/h. Entonces, el nuevo récord masculino que estableció Campbell fue en la modalidad slipstream, un término de la aerodinámica que implica aprovechar la estela, o cono de aspiración, que crea un vehículo que va delante.

Es lo que en el ciclismo se conoce como "chupar rueda". La estrategia mediante la cual se aprovecha el esfuerzo del rival que va enfrente para ahorrar energía en el pedaleo y tomar impulso.

El ciclista de Essex (una región al noreste de Londres) alcanzó esa velocidad detrás de un Porsche, que lo arrastró en su estela a lo largo de una pista aérea, en Yorkshire, la tierra del Leeds United de la Premier League.

El Porsche modelo Cayenne estaba acoplado con una estructura en la parte trasera que le permitió a Campbell aprovechar el cono de aspiración a lo largo de la pista de 5 kilómetros. Luego de acelerar, fue despedido para que por su propio esfuerzo pudiera pasar por un pórtico que cronometró su velocidad.

Campbell, que tenía el anhelo de ser el ciclista más veloz del mundo, es un arquitecto de profesión y dijo estar "emocionado y aliviado" de haber logrado la mayor velocidad registrada por un hombre en una bicicleta.

"Porsche invierte millones probando sus autos en túneles de viento y lo que nosotros hicimos fue acoplarle una gran caja plástica en el trasero", indicó. Campbell se protegió con un traje hecho de cuero de canguro que es suave y resistente y tradicionalmente utilizado por motociclistas.

Otros récords (además del ciclista más veloz del mundo)

Pero existen otros récords mundiales de velocidad sobre bicicleta mucho más asombrosos. Tal es el caso de Bruce Bursford, quien consiguió alcanzar la increíble velocidad de 334 kilómetros por hora sobre una plataforma de rodillos.

Fue en 1995 y utilizó una bicicleta fija con platos de rodillo y en los treinta segundos que duró la prueba, en el momento de máxima aceleración se dice que llegó a alcanzar la improbable cifra de 5,500 vatios de potencia, consiguiendo girar la rueda cerca de las 14,000 revoluciones por minuto.

La bicicleta que usó Bursford, aunque no hay muchos datos en realidad ni tampoco del rodillo de entrenamiento que se usó (sí se sabe que fue asistido hasta alcanzar los 160 kilómetros por hora), se dice que costó más de un millón de libras y varios años de desarrollo.

Entre algunas curiosidades, aparte de su gran plato, las ruedas se llenaron de helio y el cuadro de carbono utilizó tecnologías usadas en la Fórmula Uno de aquella época para evitar las turbulencias y reforzarlo para aguantar las fuerzas a las que se iba a someter.

¿Conocía la historia de Mueller-Korenek, de Campbell o Bursford? Junto a Betfair, conoce ahora al ciclista más veloz del mundo.

Escrito en: Ciclismo ciclista, bicicleta, velocidad, Campbell

Noticias relacionadas

EL SIGLO RECIENTES

+ Más leídas de Deportes

TE PUEDE INTERESAR

LECTURAS ANTERIORES

Fotografías más vistas

(CORTESÍA)