Deportes

Club Santos Laguna

Se vivió un ambiente de fiesta en el Estadio Corona

Una nueva final se disputó en la casa de los Guerreros

AARÓN ARGUIJO GAMIOCHIPI

El inconfundible olor a final se hizo presente ayer en la Comarca Lagunera, con el Territorio Santos Modelo como el punto neurálgico de las emociones futboleras, la esperanza de dar el primer paso hacia la séptima corona albiverde, se percibió en el ambiente.

Una agobiante temperatura que rozaba los 40 grados centígrados, se dejó sentir en La Esmeralda del Desierto, cuyos alrededores registraron gran movimiento desde más de tres horas antes del inicio del partido entre Guerreros y Cementeros.

1434878.jpeg

Regresaron las unidades policiales, las sirenas prendidas y los operativos de vialidad, pero también las largas filas de automóviles, las banderas, las camionetas cargadas de santistas que brincaban, cantaban, tocaban tambores y trompetas, todo ante la atenta mirada de las corporaciones encargadas de salvaguardar el orden, sabían que la jornada sería larga.

1434879.jpeg

El apoyo para los albiverdes se dejó sentir desde muchos kilómetros de distancia del estadio, con animosos fanáticos que esperaron la salida del autobús en el hotel de concentración, comenzando ahí mismo una caravana que viajó con su equipo hasta el campo de batalla. Camisetas celestes aparecieron en las inmediaciones del estadio, el visitante es finalmente uno de los equipos más populares del país, por lo que convocó a aficionados procedentes de latitudes como Durango, Chihuahua, Estado de México y la Ciudad de México, que hicieron el viaje a La Laguna con la esperanza de ver a su equipo dar un paso importante hacia la ruptura de su "maldición" particular.

Cero tolerancia, hubo por parte de las autoridades en el perímetro del TSM, donde la algarabía y los decibeles se incrementaban conforme se acercaba la hora del partido, a la que ya ni siquiera llegaron algunos, pues se registraron detenciones y esos cotizados boletos ya no pudieron ser utilizados. Ya en el interior del estadio, brilló reluciente el trofeo de campeón de la Liga MX que está en disputa en una final que será recordada como "la final del cubrebocas", artilugio que no impidió las porras, los gritos y la algarabía generalizada, era una fiesta que se extrañaba demasiado.

Integrantes del Heroico Ejército Mexicano se encargaron de los Honores a la Bandera Nacional en un brillante y emotivo acto protocolario con una monumental y hermosa Bandera adornando el terreno de juego.

SE EQUIVOCA MONTERO

El cantante lagunero Pablo Montero fue el encargado de entonar el Glorioso Himno Nacional Mexicano y lo traicionó el nerviosismo, pues cometió un notorio error en la primera estrofa y aunque completó su entonación, no tardaron en circular por las redes sociales los primeros memes en "honor" a tal pifia.

1434873.jpeg

El primer tiempo fue para gozarlo durante los minutos iniciales, los aficionados presentes saciaron sus deseos de saborear una final en su propia casa, pero el cronómetro empezó a hacer lo suyo y el grito de gol se atoraba en las gargantas albiverdes.

1434876.jpeg

Cumpliendo con lo suyo, los aficionados realizaron la ola, cantaron el "olé olé", empujaron a sus muchachos, pero las opciones de gol escasearon y además del rival vestido de azul, surgió el de negro, el árbitro se convirtió en la presa de los reclamos de la fanaticada local, culpando al "Cantante" de hacer un juicio cargado a un solo lado.

1434874.jpeg

Finalizó el primer lapso y se respiraba en el estadio la esperanza de hacer daño durante los siguientes 45 minutos, la confianza en un equipo que ha sabido sobreponerse a los obstáculos y que estaba listo para aprovechar su estancia en casa, lo que se reflejaba con un empuje total, los cánticos y la necesidad de observar el partido de pie, abandonando las butacas. Aunque el guión de la película marcaba que debía entrar un gol de los de casa, fueron los azules quienes marcaron en una jugada cargada de suerte, anotación que cayó como agua fría, pero cuyo efecto duró poco, los aficionados no tardaron en volver a manifestarse.

1434875.jpeg

Las opciones escasearon para los albiverdes que mostraron voluntad, pero poca precisión, mientras que los Celestes echaron el cerrojo y depositaron todas sus esperanzas en sellar su portería y no "cruzazulear" en el partido de vuelta.

El silbatazo final no significó la desesperanza para los aficionados laguneros, quienes despidieron entre aplausos a sus jugadores cuando el estadio ya estaba en penumbras.

Escrito en: Guerreros FINAL DE LIGA final, aficionados, esperanza, partido

Noticias relacionadas

EL SIGLO RECIENTES

+ Más leídas de Deportes

TE PUEDE INTERESAR

LECTURAS ANTERIORES

Fotografías más vistas

Un inmejorable ambiente de fiesta se vivió previo al partido de ida de la gran final; tres años pasaron para que se jugara un encuentro de fase final en el Corona. (ERICK SOTOMAYOR)