Deportes

Afición santista se va contenta tras la victoria

Se vive un ambiente de liguilla incomparable en el estadio Corona

AARÓN ARGUIJO GAMIOCHIPI 26 de noviembre de 2021

El ambiente de liguilla es incomparable en el estadio Corona, que anoche volvió a recibir un duelo de eliminatoria directa y con otra edición de la tremenda rivalidad norteña entre los Guerreros y los Tigres.

Aunque no fue el lleno total, las filas se formaron desde temprano en los alrededores del TSM, donde el fresco de la noche obligó a los laguneros a sacar sus chamarras del armario, más por el viento que por la temperatura, agradable para la práctica del futbol. No faltaron los fanáticos de Tigres, que finalmente son un equipo que han recolectado buena cantidad de seguidores en todos los rincones del país, las camisetas amarillas se veían tras las vallas de protección y también paseando en la explanada, sobre todo caras jóvenes, protegidas con su cubrebocas, pero con ilusión en sus ojos.

1500003.jpeg

Nahuel Guzmán calentó con el número 10 en su espalda, recordando a Diego Maradona a un año de su partida, pero ahí ni siquiera imaginaba el vendaval que se le vendría encima, apenas en el primer cuarto de hora del encuentro. Ni cinco minutos y Valdés ya había clavado el primero, los felinos aún no se recuperaban y "Mudo" marcó el segundo, la fiesta total en La Laguna, mientras que en San Nicolás se les borró la sonrisa, como cantaban otros Tigres, también del Norte.

Santos Laguna separa del plantel a Alessio Da Cruz por falta de disciplina

VER MÁS Santos Laguna separa del plantel a Alessio Da Cruz por falta de disciplina

El técnico dijo que ya no contarán más con el futbolista neerlandés

Pero la película fue muy diferente en el segundo tiempo, los visitantes dominaron en la cancha y en la tribuna, "La U, la U, la U" se escuchaba el grito que se agudizó cuando una pincelada del francés Gignac logró acercar a los amarillos. El sufrimiento se prolongó para jugadores y fanáticos, Almada hizo sus cambios y de a poco disminuyó la presión de los Tigres, aunque la sensación de peligro no cesaba, las manos de Acevedo detuvieron cualquier intento de anotar el del empate hasta que acabó el partido y el estadio quedó en penumbras, con la esperanza de encender nuevamente sus lámparas dentro de una semana.

Noticias relacionadas

TENDENCIA

+ LEÍDAS

EL SIGLO RECIENTES

+ Más leídas de Deportes

TE PUEDE INTERESAR

LECTURAS ANTERIORES

Buena entrada se vio en la cancha del Corona, donde los aficionados santistas volvieron a salir contentos tras el triunfo. (RAMÓN SOTOMAYOR)