Gómez Palacio y Lerdo

CRÓNICA LERDENSE

Palacio Municipal de Lerdo

Palacio Municipal de Lerdo.

Palacio Municipal de Lerdo.

JOSÉ JESÚS VARGAS GARZA, CRONISTA OFICIAL DE LERDO 4 de enero de 2015

El gran poeta potosino José Manuel Othón, decía que el Palacio Municipal de Ciudad Lerdo, es una obra sencilla, pero en ella se encuentra el óbolo del niño escolar, del hombre que labora en los campos, del empleado y del comerciante: y lo que es más satisfactorio, el óbolo de la Mujer Lagunera, que lo mismo abre su mano para cooperar en beneficio de su propio terruño, levantando obras de beneficio. Esta grandeza de obra, no se debe medir por su arquitectura ni por el costo de sus materiales, sino por el esfuerzo supremo del pueblo que puja por elevar sus condiciones de mejoramiento colectivo, cuando le faltan los apoyos del Gobierno del Estado. Así son los hijos del pueblo de Lerdo, han entregando su corazón y su sangre arrancando este girón de tierra del desierto, para fincar en él, un campo de labranza y una hermosa población.

Don Catarino Navarro Urías era oriundo de la hacienda de San Fernando y fue el primer Jefe Político de la Villa, a quien le tocó construir la primera planta de lo que hoy es nuestro Palacio de Gobierno, terminándola el 5 de Mayo de 1866. Al monumento se le dio forma a los muros de material de adobe de tierra, con un espesor de una vara, cuyo costo ascendió a la cantidad de $ 1,261.00 pesos, tres reales y 3/4. En el techo se utilizaron como vigas morillos gruesos y carrizo. En su inauguración se le bautizó al inmueble con el nombre de "Casas Consistoriales".

Don Ramón Castro, Jefe Político del Partido de Mapimí, llevó a cabo la construcción de la segunda planta del bello edificio, con materiales de adobe y ladrillo, ampliándolo al interior del patio edificando una bonita arqueada y dotándolo de una fachada elegante con puertas simétricas superiores e inferiores y balcones de herrería de fierro vaciado moldeado. La planta integrada al edificio antiguo la terminó el 17 de Junio de 1905, dándole un estilo ecléctico afrancesado

En la inauguración de tan importante acontecimiento el poeta José Manuel Othón, pronunció un lúcido discurso, diciendo: Ciudad Lerdo está entre los pueblos abandonados, pero sus habitantes tienen entusiasmo, energías y con la mirada fija en el porvenir. Cuando hay entendimiento entre pueblo y gobierno, entre ambos brilla un rayo de luz que disipa las tinieblas del egoísmo social; cuando se ha formado un solo cuerpo con una sola alma y se palpita bajo los latidos de un solo corazón, ese pueblo es feliz, progresista, unido y un artista.

En la administración 1905-1908 de Don Jesús Vargas, originario de la Municipalidad de Gómez Palacio, siendo Jefe Político del Partido de Mapimí, dotó a la planta alta del Palacio Municipal, al que hoy conocemos como "Salón Azul", lo amuebló al estilo de la época porfirista y fue decorado con accesorios propios de los palacios de los príncipes europeos. La élite de la sociedad lo utilizó para organizar toda clase de tertulias y eventos, como: Recepciones, bailes y posadas, haciéndose la presentación de jóvenes mujeres bellas y hermosas, pertenecientes a la comunidad lerdense más rica de la localidad y los pueblos vecinos. Eran fiestas de abolengo y de gala, organizadas por la más alta sociedad de Lerdo y de la Comarca Lagunera. Por la puerta principal del Palacio Municipal desfilaron las damas al último grito de la moda europea, luciendo sus joyas y los caballeros de frac, levita y guantes. Las calles que circundaban el histórico Palacio, invadidas de coches y calesas landau, etc., tirados por los mejores corceles, soberbios troncos de caballos de pelambre relumbroso, broncos y piafantes.

Poco tiempo se conservó esa suntuosa decoración, pues en 1911, en la revolución un mal maderista con el nombre de Pablo Lavín, acabó con todo ese colorido que presentaba el Salón Azul, desmantelando el palacio, destrozando todo lo que se había instalado: amontonó muebles, decoraciones, ornatos, archivos y les prendió fuego.

Para 1925, era la época de la postrevolución el Palacio de Gobierno había estado abandonado, encontrándose todavía los perjuicios que hiciera el sedicioso de Pablo Lavín, razón por la cual el Sr. General Enrique R. Nájera gobernador del Estado de Durango ordenó rehabilitar el edificio. Se decía que el gobernador tenía el interés de cambiar los poderes del Estado a C. Lerdo, cuando menos por una temporada de un año. En ese tiempo era presidente de Lerdo el señor Faustino Martínez.

Pero la realidad mostraba otro estado del edificio, pues las fuerzas vivas en marzo de 1928 organizaban una colecta de recursos entre los habitantes de las tres ciudades, para hacer reparaciones al antiguo salón de recepciones que medía 11 metros de ancho con 30 de largo, estimaban que estaba en pésimas condiciones. En eso estaban cuando en el mes de junio de ese año, ocurrió un desastre a las 2:30 de la madrugada del día 11 de junio, se precipitó espectacularmente el techo del salón, que quedó reducido en escombros, siendo el origen del siniestro un fuerte aironazo, reportándose incalculables daños y lográndose terminar las reparaciones para diciembre del mismo año.

Continuando con las reparaciones al Salón Azul, en el año de 1979 la Administración del Sr. Jesús Reyes Esquivel ejecutó distintas composturas, y en 1981 en el período del Sr. Héctor Álvarez Jáuregui, reconstruyó el muro derecho del Palacio Municipal, del lado norte, sustituyendo el adobe con ladrillo. Posteriormente en la administración de la Lic. María del Rosario Castro Lozano, como presidente municipal constitucional de Lerdo, período 1995-98, acondiciona y decora nuevamente el Salón Azul, restauró la fachada principal del Palacio Municipal y el reloj público. Además estandarizó la fachada de la calle Allende conforme a la primera Planta del edificio.

Una vez más el centenario edificio en el año de 1999, es objeto de una restauración integral por parte del Ing. Gerardo Katsicas Ramos, quien realizó obras de mejoramiento en la planta baja del Palacio Municipal, muros de las oficinas interiores del patio central del inmueble, reubicación y construcción de los servicios sanitarios y la explanada cívica, complementándose con fuentes de agua. Se remodeló y se acondicionó la antigua construcción que albergaba la cárcel municipal. En el Salón Azul hace restauración integral, y además acondicionó la parte norte del edificio para oficinas, reubicó y adecuó el foro. En la administración de Luis Fernando González Achem, con motivo de un deterioro del muro sur del palacio realiza su reparación. En el 2010 el C.P. Roberto Carmona Jáuregui procede a realizar una rehabilitación del edificio por la calle Allende, en vista de que la finca ya no era funcional, fue demolida para construir un edificio con una fachada de las mismas características del Palacio Municipal, de la avenida Sarabia.

El histórico edificio también se ha convertido en sede de eventos de relevancia, como el del primero de Julio de 1988, se llevó a cabo el segundo informe de Gobierno del Gobernador del Estado Lic. José Ramírez Gamero, siendo presidente municipal Luis Fernando González Achem. El 16 de Noviembre de 1994, el Congreso del Estado de Durango en pleno, se constituyen en sesión solemne, participando de esta forma en las celebraciones del Primer Centenario como Ciudad Lerdo.

Desde el siglo XIX el Palacio Municipal es la sede del gobierno que rige los destinos de la comuna, formando un conjunto arquitectónico de relevancia del siglo XIX, así como la torre morisca con su reloj público y la Parroquia del Sagrado Corazón de Jesús, que representan íconos y símbolos de identidad de los lerdenses, y al frente su florido jardín de la Plaza Principal y los paseos peatonales alrededor de ésta. Todo esto nos hace diferentes a las demás poblaciones.

Noticias relacionadas

TENDENCIA

+ LEÍDAS

EL SIGLO RECIENTES

+ Más leídas de Gómez Palacio y Lerdo

TE PUEDE INTERESAR

LECTURAS ANTERIORES

Palacio Municipal de Lerdo.