Legisladores y políticos piden ilegalizar movimientos fascistas en Italia, El Siglo de Torreón
27 de octubre de 2021. notifications
menu desktop_windows
Internacional

Legisladores y políticos piden ilegalizar movimientos fascistas en Italia

Manifestantes opuestos a las vacunas contra el COVID-19, irrumpieron en una oficina sindical de Roma

AP
ROMA, ITALIA , lunes 11 de octubre 2021, actualizada 6:52 am

Enlace copiado

Legisladores y políticos italianos pidieron medidas para proscribir a grupos profascismo, al día siguiente de que manifestantes opuestos a las vacunas contra el COVID-19, incitados por líderes de extrema derecha, irrumpieron en una oficina sindical de Roma.

Doce manifestantes fueron detenidos, informaron las autoridades, incluido Giuliano Castellino, líder del partido de extrema derecha Forza Nuova. Unas 10 mil personas salieron a las calles para expresar su indignación por un requisito gubernamental para que los empleados tengan un "pase verde", con el fin de poder ingresar a sus espacios de trabajo a partir del viernes.

El pase certifica que una persona ha recibido por lo menos una dosis de la vacuna contra el COVID-19, que se recuperó recientemente del virus o dio negativo a una prueba realizada en las 48 horas previas.

Se podían escuchar gritos de "¡Giuliano! ¡Giuliano!" entre la multitud el sábado. Castellino, quien debido a actos violentos pasados tiene prohibido asistir a manifestaciones en Roma, era supuestamente uno de los miembros del Forza Nuova que exhortaron a los simpatizantes a allanar la sede nacional del sindicato CGIL.

Estas acciones han suscitado la indignación y la condena de la política italiana, pues como han apuntado numerosos expertos, recuerdan a tiempos pasados. Italia asistió a la fundación del Fascismo de Benito Mussolini hace un siglo, en 1919, un movimiento que dio sus primeros pasos con el hostigamiento a los sindicalistas y que, tras llegar al poder en 1922, llevó al país al desastre de la II Guerra Mundial.

Landini, arropado por cientos de correligionarios, aseguró que lo de anoche fue “un ataque a la democracia” y “una ofensa a la Constitución” republicana que surgió tras la caída del régimen y que de hecho prohíbe en sus disposiciones finales la reorganización “bajo cualquier forma” del Partido Fascista.

Por esa razón convocó una manifestación nacional el próximo sábado bajo el lema “Mai più Fascismo” (Nunca más fascismo). Su propuesta de ilegalizar este tipo de organizaciones, que cabalgan ahora el descontento por la pandemia, como lo hicieron entonces por el malestar de la Primera Guerra Mundial,

ha sido secundado por varios políticos de la izquierda italiana.

El ministro de Trabajo y Políticas Sociales, Andrea Orlando, consideró que la propuesta de Landini “tiene elementos de fundamento significativos” porque, a su parecer, se deben “construir instrumentos para defender la República y la democracia de un modo más eficaz”.

El diputado del Partido Demócrata (PD), Emanuele Fiano, a menudo objeto de ataques por su ascendencia judía, avanzó que el lunes presentará una moción urgente en la Cámara de Diputados para pedir la disolución de los movimientos fascistas.

La misma exigencia llegó de la Asociación Nacional de los Partisanos de Italia (ANPI) que, como muchos otros políticos, parafraseó al expresidente Sandro Pertini, emblema del antifascismo: “El Fascismo no es una opinión, sino un crimen”.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA

» Inicia sesión para comentar

EN TENDENCIA
...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...