Nosotros

Las Palabras Tienen la Palabra / Con el ganado se ganaba una ganancia

Juan Recaredo

Si José Alfredo hubiera vivido en la época antigua jamás hubiera escrito la frase “dinero maldito que nada vale…” (1) ¿Por qué? Pues por la sencilla razón de que no existía el dinero. Y aún cuando ya lo hubo, la riqueza de un señor se medía más bien en función del ganado que tenía…

O sea que las reses eran como una especie de tipo de cambio… A ver, ¿cuántos bueyes quieres por ese esclavo? Pues que uno y medio… ¿Y cómo le hago para partirlo? Por eso, entonces mejor te vendo tres esclavos y te hago precio, me das tres bueyes por ellos. Te viene saliendo a buey por cabeza... Y más o menos así se supone que se hacían los negocios…

Ahora podemos explicarnos por qué a ese conjunto de animales domésticos, reses, ovejas y caprinos, se les llama ganado. (2) Porque era la ganancia, la utilidad, los bienes que se obtenían o se pagaban al hacer negocios. Y fíjese usted que en nuestros días, no andamos tan lejos de eso porque el patrimonio de una persona que se dedica al negocio pecuario, bien puede medirse por la cantidad de “cabezas” de ganado que tiene.

En griego pekus es una res, un buey y por eso al medio ganadero se le conoce como pecuario. Tal vez usted reconozca mejor el vocablo si le digo agropecuario que es cuando comprende agricultura y ganadería que por lo general son actividades conjuntas. Peculio es la riqueza, el patrimonio particular de una persona. Usted habrá oído decir que alguien pagó algo de su propio peculio.(3) Bueno pues ahí ya sale el origen de la palabra… Pecus, pecuario, peculio…

Ahora bien: como peculio es algo propio, entonces también consideramos lo característico de una persona como algo peculiar. Una peculiaridad es pues, una característica que por ser única, identifica específicamente a algo o a alguien.

El ganado era entonces la riqueza, el patrimonio de un señor o de una familia y la riqueza se mide con dinero… entonces de la misma palabra que traemos se deriva pecunia que viene a ser el dinero o la moneda. Habrá usted oído hablar de asuntos pecuniarios que son los que se refieren al aspecto monetario de un asunto cualquiera.

Tenemos aún, como una rama del mismo tronco, el término peculado, delito que consiste en usar bienes del erario para provecho personal… O sea, dicho en términos más folclóricos, “robarse la lana”. La lana misma, es también un modismo que usamos como sinónimo de dinero por la relación entre la lana que se obtiene del ganado ovino (los borregos y las borregas) y el beneficio monetario que se obtiene al venderla.

Por si las dudas

1.- Dinero “Tengo dinero en el mundo, dinero maldito que nada vale…”. Título de la canción “La que se fue”. Autor: José Alfredo Jiménez. Intérprete Jorge Negrete. Disco RCA Víctor MKL 2726 cara A.

2.- Mi perdido.- O sea que aquél al que le iba mal en lugar de decir “mi ganado” debería decir “mi perdido” ¿no?… También la lana de las ovejas era usada como factor de cambio y por eso aún se le dice “lana” al dinero.

3.- Propio peculio. También hay quien paga todo del “ajeno peculio”.

Pregunta.- ¿Cómo se le llama a la persona que no tiene el sentido del olfato?, Hernán Madrigal. Saltillo

Respuesta.- Se le llama Anósmico.

Frase loca... de remate:

Esta frase la dijo un gran investigador: Todo cuerpo arrojado al vacío tiende a caer… ¡No me diga! Hasta mañana.

[email protected]

Escrito en: ganado, dinero, entonces, patrimonio

Noticias relacionadas

EL SIGLO RECIENTES

+ Más leídas de Nosotros

TE PUEDE INTERESAR

LECTURAS ANTERIORES

Fotografías más vistas