La emoción e incertidumbre del regreso a clases presenciales en Torreón, El Siglo de Torreón
23 de septiembre de 2021. notifications
menu desktop_windows
Torreón

La emoción e incertidumbre del regreso a clases presenciales en Torreón

Para este ciclo escolar 2021-2022, el Gobierno de Coahuila autorizó la reapertura en dos etapas de 152 planteles públicos en La Laguna

ANGÉLICA SANDOVAL / EL SIGLO DE TORREÓN
TORREÓN, COAH, domingo 05 de septiembre 2021, actualizada 8:40 am

play_circle_outline
Enlace copiado

Para Denisse resultó un alivio que sus hijos regresaran a clases presenciales. Y es que durante más de un año y con motivo de la pandemia por el COVID-19, su sala se convirtió en un salón de clases. Por todos lados había libros de texto, cuadernos, cartulinas, lapiceras y una pequeña computadora portátil que con mucho esfuerzo compraron pero que al final no funcionó muy bien. También tuvieron que contratar el internet aunque a veces era sortear el pago de este servicio o darle de comer a sus tres hijos que van en preescolar, primaria y secundaria. La situación se complicó porque su esposo empezó a percibir un sueldo más bajo. Ahorita apenas se está acomodando porque ya consiguió un nuevo empleo.

Denisse dice que la rutina familiar se modificó y que su trabajo en casa se triplicó. Había que estar al pendiente de las clases virtuales y de las tareas así como de los quehaceres domésticos y de su puesto de comida. Por las noches vende tamalitos, garnachas, tacos dorados y burritos en el sector donde vive, en la colonia Cerro de la Cruz de Torreón donde diariamente hay que subir y bajar las escaleras para surtir la despensa. Esta actividad últimamente se ha vuelto más bochornosa a causa de las lluvias y del intenso calor.

"Era muy pesado, muy muy pesado para mí porque la niña está chiquita, ella estaba apenas en primero de kínder. Tenía que ayudarla a ella y le decía: 'usted aviénteselas (las tareas) como Dios le dé licencia, a veces sí me arrimaba y (al niño que va en primaria) le decía '¿qué te falta, hijo?, mire, ahí está mi celular, en internet investigue y póngase a leer". Esto mientras se ponía a alzar la casa, hacer la comida e ir al mandado al mercado Alianza. "Así me la llevé un año y luego también mi muchachita la de secundaria (su hija de crianza) me decía: 'es que no le entiendo al inglés' y que le digo '¡madre mía! y luego ¿qué quieres que yo haga?, investíguele', o yo medio le entendía".

Si bien la emergencia sanitaria por el virus SARS-CoV-2 no ha cesado, en este ciclo escolar 2021-2022 se autorizó la reapertura en las primeras dos etapas de 152 escuelas públicas de la Región Lagunera de Coahuila. El Gobierno estatal aseguró que se trata de planteles que cuentan con infraestructura física adecuada y que en ellos están garantizados los servicios básicos de energía eléctrica, agua potable y ventilación para la seguridad de la comunidad escolar. Ha sido un retorno a las aulas controversial pues chocó con la desconfianza de algunos padres, madres de familia y docentes que no acababan de ver suficientes condiciones sanitarias para minimizar los riesgos de COVID-19.

TAMBIÉN LEE: Cinco casos sospechosos de COVID-19, el saldo del retorno a las aulas en planteles de Gómez Palacio 

Por otro lado, estaban madres de familia como Denisse, avalando el regreso a las clases presenciales para recuperar el aprendizaje perdido. Uno de sus hijos, Luis Alejandro, va en quinto grado en la escuela primaria "Dr. Jonás E. Salk" enclavada en la misma colonia y que fue autorizada para el modelo híbrido.

'SEAMOS SINCERAS, LOS TRAEMOS EN FIESTAS'

"Cuando dijeron 'regresan', yo sí dije: 'no, mijo, usted se va siempre y cuando vaya bien cuidado, usted ya sabe las medidas que debe de tomar, usted se tiene que cuidar en la escuela. Yo nunca dudé en no mandarlo, ya ve que hay muchos papás que dicen 'ay no, es que todavía está la pandemia, que estamos en (semáforo) amarillo pero seamos sinceras, los traemos en fiestas, salen a la calle, los traemos en la Alianza, unos hasta hemos viajado y para al último decir: 'no, no vas porque todavía estamos en pandemia'. En realidad si nos sabemos cuidar, no nos pasa nada", expresó.

La mujer confiesa que el regreso a clases presencial ha implicado más gastos pues sus hijos crecieron durante el confinamiento y tuvo que endeudarse con uniformes nuevos, ropa interior, zapatos y útiles escolares, incluyendo las mochilas. Calcula que solo en eso se llevó más de mil pesos en efectivo más lo que sacó a crédito, con vales. "Y eso que opté por reciclar algunos cuadernos y algo de material escolar", dijo.

Luis Alejandro, su hijo de nueve años, es simpático, alegre y vivaracho. Platicó que mientras estuvo en confinamiento y después de que terminaba la tarea, le ayudaba a su mamá a llenar cubetas de agua para que se pusiera hacer los tamales. También pelaba papas, recogía su cuarto y la sala y ocasionalmente lavaba los trastes. Otros ratos los aprovechaba para jugar con la pelota o a las cosquillas con su hermana menor. Estar en clases en línea por más de 13 meses fue algo difícil, sobre todo porque a veces no le entendía a las tareas, principalmente a los problemas matemáticos. El pequeño admite que estaba ansioso por regresar a la escuela.

'ME EMOCIONÉ MUCHO'

Para su primer día de clases, Luis Alejandro preparó su uniforme desde la noche anterior. Alistó sus zapatos negros, su pantalón en color caqui, su cinto y su camisa blanca. Su casa está frente a su escuela por lo que solo tiene que cruzar la calle. El niño madrugó el día que le tocó asistir a clases. La primaria lo recibió con un filtro sanitario en el acceso. Le tomaron la temperatura y le aplicaron gel antibacterial como parte del protocolo sanitario para evitar contagios de COVID-19. Su gran sorpresa fue que su escuela y especialmente su salón de clases había sido remodelado además de que el patio escolar ya tenía porterías.

VER MÁS: Si te agarró desprevenido el regreso a clases y solicitarás un crédito compara antes de contratar 

"Me emocioné mucho. Antes aquí no había 'portes', el pasto estaba todo grande y estaban cosas arrumbadas. Sí hubo un cambio en la escuela muy bonito", comentó. Ahora que regresó a clases, Luis dice que le tocó una nueva maestra que se llama Karla y que ya sabe que debe atender las medidas de salud para prevenir el virus. Antes de entrar a la escuela, su mamá le dijo "que no debo de prestar nada, que me cuide, que siempre tome mi sana distancia, echarme gel y al llegar a mi asiento limpiarlo con toallita húmeda". El cubrebocas solo se lo retira para tomar agua o para desayunar los burritos de frijoles con queso que le hace su mamá y que "¡le quedan bien ricos!".

A su corta edad, el niño le envió un mensaje a su maestra: "Gracias por soportarnos porque a veces sí nos portamos medio mal". A su mamá le agradeció por haber estado con ellos durante el confinamiento. "Es muy buena mamá nos da comida bien rica aunque no tenga dinero, es muy buena mamá. La quiero mucho". Luis Alejandro también invitó a los niños y niñas a que saquen buenas calificaciones, que asistan a la escuela "aunque sea un día a la vez" y que nunca se quiten el cubrebocas "porque no sabes qué va a pasar si te lo quitas".

AULAS DE MÁXIMO OCHO ALUMNOS

La escuela primaria "Dr. Jonás E. Salk" ubicada sobre la avenida Morelos y la calle Coahuila de la colonia Cerro de la Cruz, tiene una matrícula de 150 estudiantes de primero a sexto año y solo el 10% de ellos llevará este ciclo escolar su educación a distancia, por decisión de los padres y madres de familia. En las aulas hay entre 5 y 8 alumnos, con distanciamiento social de 1.5 metros, uso de cubrebocas y gel antibacterial. Los días viernes serán empleados para trabajar con aquellos niños y niñas que presenten mayor rezago.

En este plantel también estudian Dulce Guadalupe y Génesis en primero y tercer grado. Sus madres Dulce y Cristina coinciden en que fue positivo el regreso a las aulas pues aunque en más de un año asumieron los procesos educativos de sus hijas "no es lo mismo aprender en casa que aprender aquí (en la escuela)". También destacaron que el confinamiento se tradujo en una carga de trabajo y cuidados no remunerados en sus hogares que de alguna manera, trajo consecuencias en el proceso de enseñanza-aprendizaje de sus pequeñas hijas.

En una situación extraordinaria como la que se vive por la emergencia sanitaria, las mamás reconocieron la labor de los docentes. "Me emocioné cuando dijeron que iban a volver a la escuela y ellos también. Hoy sí los comprendemos a los maestros, hacen un excelente trabajo y mis respetos para ellos por todo lo que los aguantan, porque hay muchos niños muy tremendos, los felicito a los maestros por su trabajo. Les agradezco de que haya clases y pues ¡a echarle ganas!", dijo la señora Cristina.

152

ESCUELAS

públicas de La Laguna de Coahuila regresaron a clases presenciales en este ciclo escolar.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
HAY 2 COMENTARIOS

» Inicia sesión para comentar

ernesto

domingo 5 ...
Cómo no les dá incertidumbre ir a la "fáyuca", al cine, a las fiestas, a los párques etc...???? ???
publicado por: Ernesto Rodriguez

thumb_down 0

Arturo

viernes 10 ...
A pero que tal la ALEGRIA de ir a la feria....??????????????
publicado por: Arturo Dominguez

thumb_down 0

EN TENDENCIA
...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...