LA VOZ DEL DIHABLO, El Siglo de Torreón
23 de julio de 2021. notifications
menu desktop_windows
Espectáculos

LA VOZ DEL DIHABLO

NUBES GRISES Y UN HALO DE LUZ

DIHABLO SEPÚLVEDA / EL SIGLO DE TORREÓN
TORREÓN, COAH , miércoles 09 de junio 2021, actualizada 9:28 am


Enlace copiado

Se acerca el verano y con ello la inminente postergación de los principales festivales europeos dedicados a la música que tanto nos apasiona. Pareciera que ya, pero la pandemia no se ha ido. 

En México se respiran aires diferentes, electorales, de esperanza y desesperanza a la vez. De incertidumbre. Deambulamos entre las distintas tonalidades del semáforo a veces sin sentido ni dirección… pero no podemos detener el paso.

En ese presente nostálgico, llega Leaves of Yesteryear, el más reciente (e increíble) álbum de Green Carnation, una banda que va y viene, pero se niega a morir.  

Las crisis económicas, el rebase de la tecnología sobre la vida como solíamos digerirla, el apocalíptico panorama viruliento y otras circunstancias creativas han hecho que en más de una ocasión, TerjeVikScheianuncié la separación del grupo. Sin embargo, hace apenas unos días, Green Carnation celebró un año del lanzamiento en línea (ante más de 70 mil seguidores) de su último trabajo de estudio.  

“Fue uno de los conciertos más exigentes que hemos hecho y estaremos eternamente agradecidos por su apoyo”, aseguran en sus redes sociales. 

En este último álbum, la banda noruega hace un tributo y una regresión a su pasado. El disco se compone de cinco temas, tres originales, un ‘cover’ y una regrabación de una canción de su álbum debut, Journey To The End Of TheNight. Coinciden también las fechas con el 20 aniversario de la salida del Light Of Day, Day Of Darkness, el segundo larga duración que contiene solo un corte (de más de una hora de extensión). Célebre entre los fans y la crítica en general.  

Las cuatro primeras canciones del disco se complementan una a otra; representan ese viaje a la historia de Green Carnation desde sus cimientos en la pequeña ciudad de Kristiansand, al sur de Noruega, y donde se forjó una escena entre “bandas que se admiraban entre sí” (¿Les suena parecido? No, ¿verdad?), según relata KjetilNordhus, vocalista. La geografía también ha jugado un rol preponderante en la culminación de este movimiento.

My Dark Reflections of Life and Death, el tema que se regrabró después de más de dos décadas, ha tomado un nuevo aire, comparte Nordhus. Son más de 15 minutos que realmente transportan a quien lo escucha por un mundo oscuro, decadente, pesimista y doloroso, pero lleno de melodía. Al menos cuatro cambios notables, cada dos o tres minutos, están presentes en este tema, encajado a la mitad del álbum para marcar un antes y un después, y que su centro coincida con la parte más álgida y angustiosa; antes hubo fuerza y ritmo, después llegará la paz y serenidad. Esa es la única composición a cargo de Tchort, líder y miembro original de GC. El resto está a cargo de Sordal, además del mencionado ‘cover’ de Black Sabbath, Solitude. 

Leaves of Yesteryear llega 14 años después de su disco antecesor. La espera ha sido larga, pero ha válido de la pena. Después de todo, Green Carnation no es un grupo que encabece carteles y ningún festival grande se ha tenido que postergar por su ausencia. Al contrario, son ahora los fieles seguidores de estas corrientes musicales las que tendrán que seguir esperando para volver a presenciar un show en directo. 

Tras más de un año de vivir sin futuro, estos noruegos nos han dejado tarea: digerir, disfrutar e interpretar el mensaje detrás de 44 minutos de música y letras desgarradoras. Bajo el sello de Season of Mist, Green Carnation dio en 2020 uno de los mejores discos del año y de su discografía. El diseño de portada corrió a cargo de NiklasSundin; una vez fuera de Dark Tranquillity, tuvo tiempo de hacer garabatos por otros lares. 

En otros temas, el pasado 6 de junio se cumplieron 12 años de la segunda vez que asistí a un concierto de Metallica. Por estos días, se conmemora también la salida de dos de sus discos más criticados: Load y St. Anger. Bonita época para recordar y celebrar; nunca sabremos cuándo será nuestra última vez.

Recuerdo que ese sábado 6 de junio de 2009. Dejé el trabajo y me subí al avión con solo unas hojas impresas y el probable ‘setlist’ de la noche; lo había estudiado bien. Pregunté quienes asistieron al concierto de dos noches atrás, revisé la gira, me documenté. Dos horas y media, y 18 canciones después, volvió a faltar Fade to Black en el repertorio.

Tuvieron que pasar tres años más para poder escucharla. Eso ya es historia. Dejo abiertos los canales de la comunicación: La Música del Dihablo [Facebook y YouTube] / @VozdelDihablo [Twittere Instagram].  

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA

» Inicia sesión para comentar

EN TENDENCIA
...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...