Contexto lagunero, El Siglo de Torreón
14 de mayo de 2021. notifications
menu desktop_windows
Columnas Finanzas

Contexto lagunero

Cuidar a los niños en casa es asunto de negocios

JUAN MANUEL GONZÁLEZ
lunes 03 de mayo 2021, actualizada 7:52 am


Enlace copiado

Cuando la pandemia de COVID-19 quito la red de seguridad de las escuelas y del cuidado de los niños en las guarderías, el impacto en los padres que trabajan se volvió un cataclismo. Sin la parte estable del cuidado de los niños en las guarderías, el mundo del trabajo se detuvo para la vasta mayoría de los padres que trabajan en todo el mundo. En los Estados Unidos se estima que hay 50 millones de trabajadores -hombres y mujeres-, con al menos un hijo menor de 14 años, el cuidado de los niños, la atención escolar en casa y el trabajo remoto rompieron la armonía.

Los investigadores y las propias madres de familia que trabajan fuera de casa investigaron el papel que juega el cuidado de los hijos en las decisiones de empleo y, más importante aún, qué nos enseñan esas decisiones acerca de las necesidades que tienen para progresar los padres y madres que trabajan.

Se llevó a cabo un panel nacional en el que participaron 2,500 trabajadores. Se encontró que el 20% tuvo que abandonar su trabajo o reducir sus horas para tener tiempo de cuidar a sus hijos en la pandemia. El 40% dijo que para decidir quién de los dos debería hacerse cargo del cuidado de los hijos, se tomó en cuenta quién tenía el trabajo más flexible y quien trabajaba más horas. Honestamente, cerca de un tercio dijo que para decidir eso, se basaron en definir “quién lo hacía mejor” -la mamá, por supuesto-.

El cuidado de los hijos de las madres que trabajan fuera de casa es asunto de negocios. El 26% de las mujeres que trabajan dejaron el empleo por cuidar a los hijos. Aumentaron significativamente el tiempo que ayudaban a sus hijos con el trabajo escolar, y el tiempo jugando con ellos, así como en limpieza y cocina mientras que los hombres aumentaron estos tiempos solo marginalmente. El COVID-19 hizo el balance de vida y trabajo más desproporcionado para la mujer, sobre todo para las madres solteras. La Vicepresidenta Kamala Harris dice que, sin un cuidado de los hijos externo, de costo razonable y accesible, las madres que trabajan se ven forzadas a dejar de trabajar. Si las madres que trabajan fueran iguales en número que los hombres, el producto interno bruto podría aumentar en 5 por ciento.

Hay cuatro alternativas para alinear el proceso post pandemia de las mujeres trabajadoras con el cuidado de los hijos y con la economía.

1. Crear estructuras de soporte para las mujeres en el trabajo. El trabajo será mas fluido que en el pasado, con más trabajo desde casa y sin límite de ocho horas diarias. Adicionalmente, las futuras opciones para el cuidado de los niños descargaran de la mujer los roles adicionales de maestra y niñera asumidos durante la pandemia. El nuevo trabajo híbrido borrará las líneas que dividen las responsabilidades del trabajo y la familia poniendo con esto, más presión en las mujeres.

Las empresas necesitarán hacer más esfuerzos por motivar el compromiso y por crear un sentido de pertenencia particularmente en las mujeres quienes históricamente no han progresado a la par que los hombres.

Las empresas que han adoptado programas diseñados para crear redes de soporte para las mujeres trabajadoras, han obtenido aumentos del 90% en el compromiso de ellas. Queda muy claro que la infraestructura para el cuidado de los niños es crítica en el apoyo a las mujeres, sin estos apoyos, las prestaciones tradicionales por productividad, no surtirán ningún efecto positivo.

2. Ofrecer trabajo remoto y horarios flexibles para ambos, padres y madres. Uno de los datos más positivos obtenido de esta investigación es que las mujeres no renunciarían a su trabajo si tuvieran acceso por parte de su empresa a apoyo en el cuidado de los niños, desarrollo de habilidades para trabajar desde casa y apoyo de sus compañeros de trabajo y de su pareja. El trabajo flexible y desde casa fomenta que el padre apoye más en casa a la madre.

3. Establecer subsidios para cuidado de los niños como una prestación para los empleados. Comparado con el costo de reclutamiento, selección y contratación de nuevos empleados la inversión para retener a los empleados en la empresa ofreciéndoles cuidado pagado de los hijos es rentable. Los directivos de las empresas pueden ser muy creativos en cómo implementar esta prestación.

4. Proporcionar guarderías junto a la empresa para cuidado y supervisión de los hijos. Cuando se dispone de estas guarderías, ambos, padres y madres, experimentan un gran alivio al dejar de estresarse por la preocupación del cuidado de los hijos y muestran mucho mayor productividad y lealtad a la empresa. Para las madres de familia que trabajan, la sola idea de que sus hijos están bajo un cuidado seguro y comprometido, marca una gran diferencia.

El cuidado de los niños no es solo un asunto familiar, es también un asunto de negocios: Afecta cómo trabajamos, cuándo trabajamos y, para la gran mayoría de los trabajadores y trabajadoras, por qué trabajamos. Las empresas que proveen guarderías de calidad, no solo se distinguirán positivamente de sus competidores, también estarán dando un beneficio que favorece la retención de los empleados. Depende de cada empresa el ser creativas en estos asuntos para ayudar a los padres y madres a mantenerse trabajando para sus familias y para la economía del país.

Fuente: Harvard Business Review. Alicia Modestino, Jamie Ladge, Addie Swartz y Alisa Lincoln. Northeastern University, RichHire.

www.degerencia.com/jmgc

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...