Contexto lagunero, El Siglo de Torreón
10 de mayo de 2021. notifications
menu desktop_windows
Columnas Finanzas

Contexto lagunero

Lo que significa hoy ser un buen gerente

JUAN MANUEL GONZÁLEZ
lunes 19 de abril 2021, actualizada 8:01 am


Enlace copiado

Los gerentes necesitan habilidades nuevas para tener éxito en un mundo de trabajo remoto, automatización y cambio en las expectativas de los empleados. A mas de un año de estar sumergidos en la pandemia, la forma en que los empleados trabajarán de hoy en adelante por las implicaciones del COVID-19, empiezan a aclararse.

Muchos empleados trabajarán en un mundo híbrido con más opciones acerca de dónde, cuándo y cómo lo harán. En empresas medianas -las que tienen entre 20 y 250 trabajadores- específicamente, el análisis de Gartner, empresa líder mundial en investigación y asesoría, muestra que el 46% de la fuerza de trabajo laborará de forma híbrida. Para entender mejor el impacto del COVID-19 en el futuro del trabajo, se investigaron 3,049 trabajadores del conocimiento -aquellos cuyo principal capital es el conocimiento y sus gerentes en el lugar de trabajo, trabajando de forma remota y en contextos híbridos, así como a 75 líderes de Recursos Humanos, incluyendo a veinte líderes de empresas mediana.

Generalmente los gerentes son seleccionados y promovidos basados en sus habilidades para administrar y evaluar el desempeño de los empleados que realizan trabajos específicos. En los últimos cinco años, los ejecutivos de RH empezaron a contratar y a desarrollar gerentes que estuvieran preparados para ser buenos entrenadores y maestros para sus subordinados. Pero la suposición de que las principales funciones de los gerentes son estas, se ha puesto a prueba desde los inicios de la pandemia ya que tres tendencias transformadoras están cambiando la definición tradicional del rol de los gerentes.

Normalización del trabajo remoto. El trabajo desde casa dificulta la forma en que los gerentes y los empleados se relacionan. Gartner estima que en más del 70% de las veces las relaciones gerente-empleado serán remotas, al menos parte del tiempo, lo anterior implica que es menos probable que los empleados y sus gerentes trabajen en lo mismo, al mismo tiempo. Dramáticamente, los gerentes estarán menos presentes en la realidad de los empleados en el día a día y se enfocarán más en los resultados de su trabajo que en los procesos que los empleados usen.

Se acelera el uso de la tecnología para administrar a los empleados. En los Estados Unidos, más de una de cada cuatro empresas han invertido en nueva tecnología para monitorear de forma remota a los empleados durante la pandemia y el uso de inteligencia artificial reemplaza algunas funciones del gerente. Las empresas se han enfocado en que la tecnología automatice el trabajo de los empleados y esto puede reemplazar de manera efectiva las funciones de los gerentes. Se estima que, en caso extremo, para el año 2024 las nuevas tecnologías tengan la capacidad de reemplazar hasta el 69% de las funciones históricas que hacen los gerentes tales como asignar trabajos y supervisar la productividad.

LEER EN ESPAÑOL

Cambio en las expectativas de los empleados. Ya que las empresas han aumentado el apoyo que ofrecen a sus empleados en áreas tales como salud mental y cuidado de los hijos durante la pandemia, las relaciones entre los empleados y los gerentes han cambiado y hoy son más emocionales y de apoyo. Hoy los trabajadores del conocimiento esperan que sus gerentes los apoyen para mejorar sus experiencias de vida y no solo la experiencia como empleado en el trabajo.

Cuando las funciones tradicionales de los gerentes son reemplazadas por la tecnología, no se requiere que los gerentes les den seguimiento a los flujos del trabajo. Cuando las interacciones son virtuales, ya no tienen a la vista el trabajo para poder administrar el desempeño, y cuando las relaciones se vuelven más emocionales que físicas, los gerentes no pueden limitar sus relaciones con los empleados a la sola esfera de trabajo.

Las tres tendencias mencionadas han surgido en la nueva era de la administración en la que es más importante entender lo que sienten y buscan los empleados, que solo ver como hacen su trabajo.

La flexibilidad radical en el trabajo requiere gerentes empáticos. En el año 2021 Gartner investigó 4,787 empleados globales midiendo el rol gerencial y solo el 47% de los gerentes están preparados para estas condiciones nuevas. Los gerentes más efectivos del futuro serán aquellos que fundamentalmente se enfoquen en cultivar diferentes relaciones con sus subordinados.

Pedirles a los gerentes que sean empáticos les puede causar temor. Muchos gerentes entienden el concepto de empatía, pero no están seguros de la forma de usarla como herramienta de trabajo. Por lo anterior, los gerentes necesitan oportunidades para practicar -y cometer errores- para aprender como liderar con empatía. Desafortunadamente solo el 52% de 31 gerentes, líderes en aprendizaje y desarrollo entrevistados en el año 2020, reportaron que están aumentando su enfoque en las llamadas habilidades suaves, como lo es la empatía.

El 70% de los líderes de RH reconocen que los gerentes generalmente están sobrecargados de trabajo, las acciones para aplicar la empatía consumen tiempo, por ello al menos el 16% de las empresas medianas en los Estados Unidos han redefinido las funciones de los gerentes para permitirles invertir parte de su tiempo en desarrollar la empatía. Cuando los gerentes tienen un equipo de personas que no es excesivo, pueden administrarlo mejor y además dedicar tiempo para fomentar mejores conexiones y responder con empatía. Transitar hacia un ambiente de trabajo híbrido genera complejidad, una parte de la solución es ayudar a los gerentes a priorizar su carga de trabajo para enfocarse en relaciones de alto impacto con cada uno de sus subordinados del equipo.

Fuente: Harvard Business Review.

Gartner HR practice.

www.degerencia.com/jmgc

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...