LA COLUMNA DEL PERRO, El Siglo de Torreón
24 de febrero de 2021. notifications
menu desktop_windows
Nosotros

LA COLUMNA DEL PERRO


domingo 14 de febrero 2021, actualizada 4:31 am


Enlace copiado

EPILEPSIA EN LOS PERROS

Ocurre cuando se produce una actividad eléctrica anormal en el cerebro (pérdida de la inhibición) Esas transformaciones a nivel cerebral provocan cambios repentinos de corta duración en el comportamiento y/o movimiento del animal. En los perros los "ataques epilépticos" suelen ocurrir en medio de la noche lo cual, se debe entre otros factores a que ciertos grupos de neuronas ligeramente hiperactivas durante la vigilia se vuelven más excitables en el sueño.

Los síntomas varían a medida que el perro atraviesa diferentes fases:

Prodrómica: Esta fase se presenta en el 10% de los perros epilépticos precede la convulsión y puede durar apenas unos minutos o extenderse durante varios días. Suele manifestarse a través de un estado de inquietud.

Aura: Puede durar apenas unos segundos o unos minutos, antes que se desencadene el ataque epiléptico ya que se trata de una convulsión focal que se generaliza rápidamente. Se puede apreciar una disfunción conductual motora, sensorial y/o automática.

Postictal: Esta fase puede durar horas o días después del ataque epiléptico. La mayoría de los caninos sufren cambios de conducta, como resultado del agotamiento cerebral, suelen mostrarse atáxicos (torpes o faltos de coordinación), cansados y en ocasiones agresivos.

Síntomas específicos: La mayoría de los ataques epilépticos ocurren repentinamente, duran apenas unos segundos o minutos y se detienen solos. Los síntomas, según el área afectada del cerebro.

Focales: Afecta la mitad del cerebro y se refieren a una región especifica por lo que los síntomas dependen de la zona afectada y sus funciones, en algunos casos pueden aparecer movimientos episódicos cómo "contracciones faciales", "parpadeo rítmico", "sacudidas de la cabeza" o "contracciones musculares de una extremidad".

En otros casos pueden aparecer signos autónomos cómo "salivación excesiva", "vómitos" y "pupilas dilatadas".

También pueden producirse cambios en el comportamiento cómo "inquietud", "ansiedad" o "miedo inexplicable".

Generalizadas: Ocurren en ambos hemisferios cerebrales, de manera que el perro suele perder la conciencia y presenta síntomas autónomos como salivación, micción y defecación. Los movimientos suelen afectar ambos lados del cuerpo, pueden ser movimientos tónicos que implican una rigidez muscular, que son contracciones rápidas y rítmicas involuntarias de los músculos, como tirones esporádicos. En algunos casos pueden aparecer convulsiones, las cuales provocan una perdida repentina y severa del tono muscular de manera que el perro colapsa.

Crisis Focal: Evoluciona hacia una convulsión generalizada. Es el tipo de ataque epiléptico más común en perros y se trata de una convulsión focal seguida de una convulsión generalizada. La convulsión focal suele ser muy corta y difícil de detectar ya que le sigue inmediatamente la generalización secundaria.

Causas de los ataques epilépticos: son diferentes por lo que hay que buscar las causas. En la "epilepsia idiopática" suele afectar a perros de entre seis meses y seis años, representando aproximadamente el 48% de los casos, no se puede hallar una causa que explique las convulsiones. En otros casos, cuando se verifica la existencia de un patrón hereditario se hace referencia a una "epilepsia primaria". No obstante se puede hacer referencia a causas "extra craneales e intracraneales"

Extra craneales: Un tercio de ellas son el resultado de intoxicaciones metaldehído, insecticidas…otro tercio se debe a hipoglucemia o sobredosis de insulina un 10% es consecuencia de una encefalopatía hepática.

Intracraneal:- Por naturaleza inflamatoria vascular neoplásica o degenerativa, traumas en la cabeza, también aumentan el riesgo de desarrollar epilepsia, Se estima que 4 de cada 5 ataques epilépticos en perros por causas intracraneales pueden ser consecuencia de una accidente cerebrovascular por moquillo.

Recomiendo en todos los casos que lleven a valorar sus perros con su médico veterinario de confianza, quien dará su opinión en cada caso en particular.

Y ahora para terminar, una gota de filosofía:

Un sabio dijo: El fracaso es parte de la vida; si no fracasas, no aprendes y si no aprendes, no cambias.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...