De Gómez Palacio a Torreón, la travesía e incertidumbre de cómo regresar a casa, El Siglo de Torreón
25 de noviembre de 2020. notifications
menu desktop_windows
Torreón

De Gómez Palacio a Torreón, la travesía e incertidumbre de cómo regresar a casa

Trabajadores gomezpalatinos se quedaron varados en sus empleos en Torreón ante la determinación de reducir los horarios de los autobuses

SAÚL RODRÍGUEZ / EL SIGLO DE TORREÓN
TORREÓN, COAH., lunes 16 de noviembre 2020, actualizada 6:36 pm

Enlace copiado

Fue por medio de las redes sociales que Samantha Escapita, de 26 años, se enteró de la modificación en los horarios del transporte público de Gómez Palacio, así que tomó una captura de pantalla y se la envío al coordinador de su trabajo en Torreón para justificar un posible retraso en su hora de entrada.

Era el sábado 7 de noviembre. Como todos los días, Samantha salió a las siete de la mañana de su domicilio ubicado en la colonia gomezpalatina de Santa Rosa y tomó un taxi hasta llegar a casa de una de sus tías en El Focep, y allí dejó encargada a su hija pequeña.

VER MÁS: Sí hay coordinación: gobernador de Coahuila sobre restricciones COVID en Durango 

De ahí caminó 10 cuadras de regreso para tomar la ruta Vergel de Transportes Moctezuma de La Laguna. Recuerda que la unidad tardó media hora en pasar. Después bajó en la calle Múzquiz de Torreón y tomó un taxi de ruta para llegar a su empleo ubicado en un centro comercial del bulevar Independencia. Pero la situación en Gómez Palacio provocó que Samantha llegara casi media hora tarde a su trabajo.

Ante este escenario, en el empleo de Samantha se permitió que las empleadas gomezpalatinas salieran ese sábado a las dos de la tarde, cuando generalmente su salida es a las cinco.

Al terminar sus labores, Samantha tomó un taxi de ruta en Independencia para bajar en la calle Acuña y esperar el autobús que la llevaría de regreso a Gómez Palacio, pero este no pasó. "No pasaba y me dije 'ay, ¿pues en qué me iré? Me iba a ir en un rojo para irme en al Centro (de Gómez Palacio) y ya que me quedara un poco más cerquita de mi casa. Ya cualquiera, el que sea que pase, ya ese tomo, porque ya me estaba desesperando".

VER MÁS: Puentes vehiculares que conectan a Gómez Palacio y Torreón se mantienen abiertos 

Pero dieron las tres de la tarde y al percatarse de que ni los autobuses verdes ni los rojos (que pertenecen a Transportes del Nazas) pasarían, desistió en su intento y decidió llamar a su madre para que fuera por ella.

"Yo lo veo muy mal. A lo mejor sí pueden tomar sus medidas los camiones, pero así que quitarlos hasta cierta hora, pues no, porque hay mucha gente que es su medio de transporte, su medio de llegar a su casa. Sí opino que está muy mal que hagan eso".

Samantha es una de las ciudadanas gomezpalatinas que laboran en Torreón, que se vio afectada por el cambio en los horarios del transporte público de Gómez Palacio. La molestia de los usuarios fue tal que el Gobierno del Estado de Durango emitió un comunicado anunciando modificaciones en los horarios para el fin de semana del 14 y 15 de noviembre.

Estas adecuaciones señalaron que durante el sábado 14 de noviembre, las dos líneas de autobuses Torreón-Gómez circularían de 6:00 a 20:00 horas, mientras que el domingo 15 lo harían hasta las 15:00 horas.

VER MÁS: Cierre de puentes afecta la movilidad: Implan Torreón 

Así, el pasado sábado por la mañana, Juan Rodríguez, quien se encarga de registrar la llegada de los Transportes del Nazas en la Plaza de Armas de Gómez Palacio, indicó que las unidades estaban llegando en intervalos de ocho a 10 minutos, cuando normalmente deberían pasar de cuatro a cinco. Es decir, debido a la pandemia hay una corrida menos entre los intervalos.

Al preguntarle sobre si era verídico el rumor popular de que dejarían un espacio de media hora entre las corridas, comentó: "Te voy a contestar con otra pregunta, ¿tú esperarías media hora un camión? Pues no, no nos conviene".

Durante la noche, se acudió a la calles Acuña y Falcón de Torreón, donde los autobuses seguían pasando en intervalos de 8 a 10 minutos, situación que benefició a los usuarios en comparación al 7 de noviembre cuando muchos se quedaron varados en Coahuila. El transporte paró alrededor de las ocho de la noche.

VER MÁS: Preocupa a empresarios cierre de puentes entre Torreón y Gómez Palacio 

SIN RESPUESTA

En el tenor, esta casa editora se dirigió con Armando Ramírez Barley, subdirector de Transporte en La Laguna de Durango, para que compartiera con más amplitud las causas y resultados que arrojó la estrategia de la modificación de horarios en el transporte público de Gómez Palacio, así como las medidas que se tomarán para esta semana.

Al ser contactado vía telefónica, Ramírez Barley indicó encontrarse en un operativo al momento de realizarse la entrevista, por lo que se limitó a comentar que "se va a ampliar el servicio, se va a ampliar un poco más tarde" y pidió ser llamado en dos horas, solicitud que se respetó, pero el funcionario no volvió a atender la llamada.

INCERTIDUMBRE

Mientras tanto, la situación de ayer domingo fue más confusa. A las cuatro de la tarde una docena de laguneros se encontraban en la calle Falcón esperando un transporte que los llevara a Gómez Palacio, pues ignoraban que los autobuses habían dejado de circular desde las 15:00 horas.

Una ciudadana indicó que tenía una hora esperando su autobús. Otra decidió parar un taxi para poder trasladarse a Lerdo pero el chofer se rehusó a llevarla. Se empezó a correr el rumor de que no estaban dejando pasar taxis de Torreón a Gómez Palacio y que solo el transporte de Uber aceptaba la travesía.

VER MÁS: Cerrarán puentes de Gómez Palacio a Torreón 

En ese momento, la tarifa de Uber del Centro de Torreón hasta la Plaza de Armas de Gómez Palacio rondaba en 55 pesos, mientras que al Parque Victoria de Lerdo era de 70 pesos. Una diferencia considerable para el bolsillo de los ciudadanos, tomando en cuenta que el pasaje en los autobuses rojos y verdes está en 11 pesos.

Ante la desesperación, una mujer decidió ir a un teléfono público en la esquina de Hidalgo y Falcón para llamarle a su hijo y pedirle que fuera por ella. Al mismo tiempo, un anciano comenzó a pedir "aventón" a los conductores que pasaban por la calle Falcón, para que lo dejaran a la entrada del Puente Plateado, pero no tuvo suerte.

"Ahí me deja en el puente, señorita. ¡Le pago la gasolina! Los taxis no quieren, los multan, necesita ser un particular. Ahí nomás nos deja. (…) Habían dicho que hasta las ocho era el permiso (de los autobuses). ¿Hasta las tres? Ah, cabrón".

Enseguida, el anciano y otro ciudadano detuvieron a una patrulla de la Policía Municipal de Torreón, y tras dialogar unos momentos con los uniformados, estos aceptaron trasladarlos hasta la entrada de Gómez Palacio.

ANTE LA "LEY SECA"

Por su parte, Gabriela Osorno, propietaria del bar Ojo de Tigre, el cual cuenta una sucursal en Gómez Palacio y otra en Torreón, tuvo que cerrar desde hace 15 días la sucursal de la ciudad duranguense debido a la "Ley Seca" que impide vender bebidas alcohólicas los fines de semana.

En vez de despedir a sus empleados, Osorno decidió abrir dos días más la sucursal de Torreón para que sus trabajadores gomezpalatinos pudieran laborar lunes y martes, y así llevar sustento a casa.

Una de estas empleadas es Fernanda, de 21 años, quien tiene ya año y medio laborando como mesera y bartender en el equipo de Osorno. Fernanda reside en la colonia Hamburgo de Gómez Palacio. Cuando se traslada a Torreón, parte a las 2 de la tarde y normalmente hace 45 minutos de trayecto en autobús. El lunes 9 de noviembre, aunque afirma que sí había camiones, su transporte de la ruta Vergel tardó media hora más en llegar a Coahuila.

"Entiendo que es una medida para que no haya aglomeraciones, para que no ande tanta gente en la calle, porque pues sí, a veces el camión va muy lleno, o las personas no traen el cubrebocas ya arriba, o no respetan los asientos que se deben dejar solos. Pero se me hace un poco complicado, o hasta injusto por las personas que trabajamos y usamos el autobús como medio de transporte. La situación no está como para estar pagando transporte particular todos los días".

Por la crisis, la economía de Fernanda también se vio afectada, pues de dos mil pesos que podía sacar a la semana con el incentivo de las propinas, ahora a duras penas puede alcanzar los 500. "Está difícil vender en lunes y martes".

Fernanda comienza su jornada a las tres de la tarde y termina sus labores alrededor de las 11 y media de la noche. Señala que la única manera de regresar a Gómez Palacio es trasladarse en Uber, el cual cobra alrededor de 100 pesos. La ventaja que tuvo esta semana fue que, al laborar con otros compañeros gomezpalatinos, pudo repartirse el gasto. "Se batalló un montón para encontrar uno que aceptara nuestro viaje, que estuviera cerca. Nos sincronizamos de manera que nos saliera más barato a todos. Porque de repente unos viven en una colonia más lejana que otra, y usar el mismo viaje (sin sincronizar) sale muy caro".

3

DE LA TARDE

de ayer domingo

fue la hora en que

se suspendió el transporte público.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...