Terror a blanco y negro; clásicos mexicanos para ver en Halloween, El Siglo de Torreón
23 de octubre de 2020. notifications
menu desktop_windows
Espectáculos

Terror a blanco y negro; clásicos mexicanos para ver en Halloween

De 'culto' que tenían como protagonistas a vampiros y otros personajes

ALDO MAGALLANES / EL SIGLO DE TORREÓN
TORREÓN, COAH., domingo 18 de octubre 2020, actualizada 10:06 am

Enlace copiado

Halloween es una celebración extranjera, sin embargo, el cine mexicano en su etapa a blanco y negro presentó un sinfín de películas protagonizadas por vampiros, hombres lobo, zombies, científicos locos y otros personajes similares, propios de la también conocida como Noche de brujas.

Varios de estos largometrajes son considerados de culto, tal es el caso El Vampiro (1957) protagonizado por Germán Robles.

De acuerdo con expertos del Séptimo Arte, dicho filme propició un resurgimiento al género de horror que en este entonces ya había ofrecido previamente cintas como Don Juan Manuel (1919), La Llorona (1933), El Fantasma del Convento (1934) y El Ladrón de Cadáveres (1956).

"El Vampiro se convertiría en la mejor película de horror hecha en México y en uno de los filmes de culto más populares de nuestro cine en otros países. En esta cinta, el director Fernando Méndez no sólo tomó abiertamente al personaje de Bram Stoker y lo ubicó adecuadamente en el contexto mexicano, sino que además se anticipó -al menos un año antes- a la sensual versión del conde que haría el británico Christopher Lee en los filmes de la productora Hammond", puede leerse en un compilado sobre películas mexicanas realizado por el Tecnológico de Monterrey.

Con las actuaciones de Germán Robles, Carmen Montejo y Abel Salazar, las salas mexicanas le dieron la bienvenida en 1957 a la película El Vampiro. Para quienes no la han visto, la trama gira en torno a la joven "Marta" (Ariadne Welter ) quien arriba a Sierra Negra para visitar a su tía enferma.

En el mismo tren viaja Enrique (Abel Salazar), un agente viajero que se ofrece a acompañarla. Al llegar a la estación, la pareja acepta continuar el recorrido en una desvencijada carreta que llega a recoger una misteriosa caja procedente de Hungría.

Al introducirse a la hacienda de sus parientes, "Marta" se entera de que su tía ha muerto y decide quedarse, sin percatarse de que está a merced del ser de ultratumba encarnado por Germán Robles.

El filme del director Fernando Méndez se hizo con muy poco presupuesto, sin embargo, recaudó bastantes billetes en su paso por los complejos. Debido al éxito de la historia se realizó una segunda entrega El Ataúd del Vampiro.

También, en 1957, el cine nacional presentó otra propuesta inspirada en un ser del más allá, El jinete sin cabeza. Con las actuaciones de Luis Aguilar y Flor Silvestre, el filme sorprendió a propios y extraños.

En la trama, un misterioso jinete ha llegado a un poblado, las gentes del lugar hablan sobre leyendas locales de un pistolero venido desde el infierno, con la velocidad de un rayo y el poder de mil demonios. Las bandas de maleantes están aterradas pues saben que el enfrentarse a él es ir a la muerte segura.

"Esa extraña melodía abría las puertas del infierno dando paso a la bestialidad del monstruo, el hombre y el monstruo, usted no la olvidará fácilmente", estas palabras se escuchaban en el tráiler de la película El Hombre y el Monstruo de 1959, del cineasta Rafael Baledón.

El actor Enrique Rambal encarna a un pianista que vende su alma al diablo en busca de fama y fortuna, sin embargo, en las letras pequeñas del contrato (que no leyó) figuraba una cláusula infernal: cada vez que tocara determinada canción se convertiría en un monstruoso ser; en el filme también participa Abel Salazar, a quien se le veía bastante en las cintas de terror de esos años.

Con tintes de horror y ocultismo, en 1961 "vio la luz", la cinta Muñecos Infernales estelarizada por Elvira Quintana y Ramón Gay. La dirigió Benito Alazraki. En este largometraje; dos científicos, "Karina" (Elvira) y "Valdés" (Ramón), marchan a casa de un colega, que les relata una expedición a Haití en la que varios hombres fueron testigos de una ceremonia vudú y luego malditos por los nativos.

Esa misma noche, uno de los invitados (que había sido miembro de esa expedición) fallece misteriosamente. Luego, los demás también comienzan a morir. "Karina y Valdés" se ponen a investigar y dan con "Zandor" (Quintín Bulnes), un hechicero vudú que está tras los decesos. Ramón Gay falleció antes de que se estrenara el largometraje.

Joaquín Cordero, Ariadna Welter y Ofelia Montesco conformaron el elenco de un filme llamado 100 Gritos de Terror (1961), el cual se dividió en dos cuentos: Pánico y Miedo Supremo. Ramón Obón dirigió este proyecto.

En el primero, un thriller con tintes sobrenaturales, "Julio" (Cordero) y "María Luisa" (Welter) viajan a una casa de campo que tiene una historia de tragedia familiar, y un fantasma aún deambula por ésta. En tanto que en el segundo cuento, narra la historia de dos personas atrapadas en una cripta.

Kitty de Hoyos, fallecida en 1999, realizó importantes papeles tanto en la TV como en el cine, uno de ellos "Clarisa Fernández", un licántropo que atemorizó a los mexicanos a través del largometraje La Loba de 1965, dirigido por Rafael Baledón.

En este filme, la mujer lobo de Kitty asola una región cercana a la mansión donde vive. Mata a cualquier persona que encuentra arrancándole el corazón para devorarlo. Su padre, un científico que investiga las metamorfosis de los seres vivos, está tratando de encontrar un antídoto para la enfermedad de su hija.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...