Israel, de ser un modelo a desastre en manejo de la pandemia, El Siglo de Torreón
29 de septiembre de 2020. notifications
menu desktop_windows
Internacional

Israel, de ser un modelo a desastre en manejo de la pandemia

La politización de la crisis y el exceso de confianza contribuyeron a su fracaso

AGENCIAS
JERUSALÉN, ISRAEL, domingo 13 de septiembre 2020, actualizada 10:28 am

Enlace copiado

A seis meses del comienzo de la pandemia, Israel ha pasado de ser caso modelo al desastre, con una de las tasas de morbilidad más altas del mundo. ¿Qué ocurrió? Según los expertos: politización de la crisis, exceso de confianza, falta de credibilidad de las autoridades y poca disciplina social.

El 12 de marzo, hace exactamente seis meses, Israel anunciaba el cierre de todas las escuelas y universidades del país. En ese momento registraba 109 casos confirmados y ninguna muerte por la pandemia. Luego lo harían los bares, restaurantes y todos los comercios no esenciales, medidas que, junto al rápido cierre de sus fronteras y frente a la escasa cifra de casos confirmados, fueron de las más drásticas del mundo.

El 19 de abril, a menos de un mes de registrar su primera muerte por coronavirus, con poco más de 13,000 infectados -con unos nueve millones de habitantes- y tras un intenso y efectivo confinamiento total, el Gobierno dio por terminada la peor fase de la pandemia.

¿Cómo llegó entonces a tener hoy una de las tasas de morbilidad más altas del mundo -más de 400 infectados por millón de habitantes durante la última semana-? ¿Qué trajo al país a la situación actual, con más de mil muertes y cerca de 150,000 casos y a punto de decretar un nuevo cierre total para frenar una segunda oleada fuera de control?

"La idea de que la pandemia podía ser controlada fácil y rápidamente fue una ilusión, y fue un mensaje que transmitieron los políticos, de que la crisis ya había terminado y que podíamos volver a disfrutar de la vida. Fue un abordaje eufórico y marcado por el exceso de confianza", opina a Efe Leonid Eidelman, exdirector de la Asociación Médica Mundial y de la Asociación Médica Israelí.

El propio primer ministro, Benjamín Netanyahu, reconoció en julio, más de un mes después del comienzo de la segunda ola, que la desescalada de abril fue "demasiado pronto y demasiado rápida".

"Autocomplacencia", resume Alon Moses, director del Departamento de Microbiología Clínica y Enfermedades Infecciosas del hospital Hadassah.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...