Descubrir el mundo subacuático, El Siglo de Torreón
22 de septiembre de 2020. notifications
menu desktop_windows
Nosotros

Descubrir el mundo subacuático

Iskander Itriago se sumerge en los océanos para interactuar con las especies que lo habitan

SAÚL RODRÍGUEZ/ EL SIGLO DE TORREÓN
TORREÓN, COAH., martes 11 de agosto 2020, actualizada 8:08 am

Enlace copiado

Desde muy pequeño Iskander Itriago se relacionó con el buceo y la práctica de la fotografía gracias a su padre. A los cinco años de edad, ya era capaz de sumergirse al lado de su progenitor y valorar a las criaturas y tesoros que resguardaban los océanos.

Fue en Cancún donde comenzó su aventura. Bajo el cobijo de las olas, el buceo le dio entrada a un mundo distinto al de la superficie. Asimismo, le permitió conocer diferentes maneras de desplazamiento. "Bajo el agua puedes ir hacia arriba y hacia abajo, básicamente puedes volar".

Iskander afirma que su principal pasión es tener contacto con los animales subacuáticos. Entonces, la fotografía funge como una herramienta para inmortalizar ese momento y así compartirlo con más seres humanos.

A través de los años, el buzo se ha sumergido en aguas del mar Caribe, Sudamérica, Europa, Asia, así como en la zona del Pacífico, etcétera. Las inmersiones le han permitido estar en contacto con grandes animales del reino subacuático como las orcas, el tiburón blanco, el tiburón tigre, cocodrilos, mantarrayas, entre otros.

Desmentir los mitos sobre la agresividad de los tiburones ha sido uno de sus objetivos. Menciona que estas criaturas portan una fama que dista mucho de la realidad, pues son seres con los que una persona respetuosa de su espacio puede llegar a comunicarse.

"Hoy en día, parte de lo que es mi motivación de buscar lugares nuevos, es basado en encontrar tiburones diferentes. Uno de mis viajes el año pasado fue a Malapascua, Filipinas, en busca de un tiburón que se llama tiburón zorro, que tiene la cola muy larga y vive en profundidades donde no se puede bucear. Pero en este lugar, ascienden en la madrugada, justo a los primeros rayos del sol, a unas estaciones de limpieza. Estas estaciones son lugares donde llegan para que peces más chicos los limpien de parásitos y es la única razón por la que suben. Así que es el único lugar en el mundo donde tienes una posibilidad alta de verlos".

Iskander también ha podido avistar al tiburón blanco en la Isla de Guadalupe y al tiburón toro en Playa del Carmen. "La realidad es que los tiburones son muy tímidos", comenta, "tiene que haber un factor que los atraiga (comida, por ejemplo) porque son animales tímidos y prefieren estar lejos de la gente. Se alejan, se van, son muy perceptivos y se van a dar cuenta de ti muchísimo antes de que tú los veas".

El buzo comparte que sumergirse en el mar siempre le ha resultado relajante. Se trata de una paz en un silencio particular donde sólo escucha su respiración y percibe la vibración de los peces. El peso del cuerpo humano se diluye en una sensación de descanso.

"Cuando logro encontrar a los tiburones, cuando sé que estoy en la zona, es un momento de mucha emoción, como lo niños que esperan a que abra Disneylandia para meterse. Al final me relaja mucho verlos porque si bien cuesta trabajo llegar, encontrarlos y que se acerquen, también tu estado de ánimo, a manera en que tú te sientas, se lo transmites a esos animales".

Iskander procura tener un semblante relajado durante sus encuentros con los tiburones, aunque admite que existen otras especies como los delfines o lobos marinos, que prefieren a un humano divertido y que esté dispuesto a jugar con ellos en la interacción.

Son esos momentos de entendimiento, de diálogo constante, cuando el buzo mexicano busca el ángulo idóneo y enmarcar a las especies a través de la fotografía. Es la magia de lograr el contacto, no sólo verlos, sino confirmar que se puede generar una comunicación con los animales.

Otra anécdota destacable fue la que experimentó hace cuatro años en Noruega, cuando pudo nadar e interactuar con un grupo de orcas durante más de una hora.

"A las personas que nos llevaron ahí en Noruega, se les salían las lágrimas porque nunca habían visto un encuentro tan largo en la zona, normalmente pasan y se van. Tiene esa parte impresionante de ver a un animal que es carnívoro, que estás en su territorio y debe haber esa parte de adrenalina. Si me preguntas, es mucho más impresionante ver a una orca en el agua que a un tiburón".

Por último, Iskander reflexiona que es importante que los humanos se interesen por el mundo subacuático debido a la paz que pueden encontrar, además de darse la oportunidad de conocer a estos animales, pues quizá de esa manera surja un interés o una preocupación por cuidarlos y mantener su hábitat natural.

Iskander Itriago se sumerge en los océanos para interactuar con las especies que lo habitan.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...