'Tírenle a todo lo que se mueva, que nadie salga vivo', El Siglo de Torreón
28 de septiembre de 2020. notifications
menu desktop_windows
Torreón

'Tírenle a todo lo que se mueva, que nadie salga vivo'

Original Banda Ríos recuerda la masacre que en 2010 dejó decenas de muertos en la quinta 'Italia Inn' en Torreón

NORMA IBARRA / EL SIGLO DE TORREÓN
TORREÓN, sábado 18 de julio 2020, actualizada 7:44 am

Enlace copiado

Las ráfagas de armas de grueso calibre empuñadas por más de 20 hombres, presuntos internos del antiguo Cereso de Gómez Palacio, la madrugada del 18 de julio de 2010 enmudecieron los sonidos de los instrumentos de la Original Banda Ríos, que en ese momento interpretaban la última canción, antes de retirarse del lugar.

"Estaban tocando la canción de 'La Cabrona', era el pilón, cuando se escucharon los disparos desde afuera de la quinta 'Italia Inn', donde nos contrataron para amenizar la fiesta de los licenciados de apellido 'Mota', buenos amigos y con quienes ya habíamos trabajado antes. Nunca había pasado nada como esto", recuerda con tristeza Hugo Alberto Rivas Ríos, propietario e integrante de la banda, quien perdió a sus dos hermanos en el ataque, uno de ellos su gemelo.

La noche de la masacre, considerada la más violenta de las tres que se registraron en bares de la región durante esa época, los integrantes de la banda musical fueron los primeros en recibir las balas, ya que el escenario estaba a espaldas del portón de acceso a la quinta, desde donde los agresores dispararon, en el exterior.

Gerson, quien tocaba la tambora, fue el primero en caer malherido; una de las balas lo alcanzó en el hombro. Después, todos se tiraron al piso, mientras que otros, junto con los invitados, corrieron a los baños, cocina y otras habitaciones del lugar en busca de refugio, sin imaginarse que los agresores ingresarían al inmueble para acabar con la vida de 18 personas, 12 hombres y seis mujeres, entre ellos los seis miembros de la agrupación musical, identificados como Alejandro Rivas Ríos, Héctor Rivas Ríos, Ricardo Reyes, Carlos, el menor de edad, Ricardo Santa Cruz, de 17 años, y Enrique.

A la voz de "tírenle a todo lo que se mueva, que nadie salga vivo de aquí", comenzó una segunda ráfaga de balas en el interior de la quinta, por lo que el estruendo de las armas de alto poder, los gritos, lamentos, la desesperación y miedo, se apoderaron del lugar en ese momento, un hecho que a diez años de ocurrido sigue presente en la mente de los laguneros.

Los hermanos Luis Daniel, que tocaba el trombón, y Luis Jesús, el clarinete, son dos de los sobrevivientes de aquella masacre. "Estaba tocando cuando escuché los balazos y me tiré para cubrirme de las balas, pero cuando entraron a la quinta disparando, me hice el muerto, no pensé que nos iban a disparar a los que estábamos tirados en el piso. Las balas me perforaron el pulmón y el costado derecho del estómago, lo único que podía hacer era no moverme, aunque el dolor era insoportable", recuerda Luis Daniel.

Una vez concluido el ataque, y al escuchar que los vehículos en que viajaban los agresores se alejaban, Luis Daniel intentó levantarse para buscar a sus familiares, pero no logró ponerse en pie, por lo que comenzó a gritar por auxilio mientras veía a decenas de personas tiradas en el piso, sangrando, y a otros corriendo entre los cuerpos. Fue en ese momento que hasta él llegó su hermano Jesús; después, perdió la consciencia y no la recobró hasta horas después de su ingreso al hospital.

Para Luis Jesús, la tragedia no fue diferente. "Después de los primeros balazos, yo corrí y llegué a la cocina, había una puerta y cuando la abrí, daba a la calle, pero estaban dos camionetas con los hombres armados, la cerré rápido y me dejé caer al piso, en eso, empezaron a disparar, había balazos por todas partes, dentro de la quinta, y estos que estaban afuera, podía ver cómo las balas deshacían la puerta porque la luz entraba por cada hueco que las balas hacían; me fui hasta la orilla, donde una de las balas me dio un rozón, escuché la voz de uno de mis primos, gritaba: 'ayúdame, Dios mío, me dieron', él estaba herido, sangrando; después de unos minutos, escuché que se fueron, se hizo un silencio total. Le dije a mi primo que me esperara para ir por su papá, pero cuando salí, había muchos cuerpos, sangre, pensé que todos estaban muertos y que solo mi primo y yo habíamos sobrevivido".

El joven músico dice que al ver la magnitud del sangriento ataque, quedó en shock, no veía por dónde avanzar para llegar hasta donde estaban tirados sus familiares, pero en ese instante escuchó a su hermano Daniel gritando por auxilio; dejando a un lado su temor, comenzó a brincar los cuerpos, llegó hasta su hermano, y al verlo tan lesionado, intentó despertar a sus tíos, pero ambos estaban muertos.

Armado de valor, Luis Jesús buscó entre la ropa de uno de sus tíos las llaves de la camioneta en que se transportaba la banda, y con ayuda de otro sobreviviente llevó a Daniel hasta la unidad para trasladarse al hospital.

Su primo, que estaba en la cocina, se quedó en el lugar hasta que fue auxiliado por los cuerpos de seguridad y paramédicos de la Cruz Roja.

Luego de la masacre, y la pérdida de dos de las principales cabezas de la familia Ríos, la banda se retiró por dos años y posteriormente retomó sus actividades, que hasta la fecha continúan vigentes, acumulando 12 años de trayectoria artística.

"Velamos dos cuerpos, y las otras familias de los otros miembros, a sus muertos; ni siquiera podíamos asistir a sus velorios, fue difícil porque de una pérdida no te recuperas. Quedaron viudas, niños sin sus papás y madres que perdieron a sus hijos, pero los muchachos quisieron seguir adelante y después de dos años continuamos tocando, siempre recordando a los que ya no están, músicos de corazón", finaliza Hugo Alberto Rivas Ríos.

FUERON 116 CASQUILLOS

Fue en punto de la 00:30 horas del 18 de julio de 2010 cuando se registró el ataque en la quinta "Italia Inn", ubicada en el ejido San Luis de Torreón, justo en la esquina de las calles Francisco Díaz e Iglesia.

La masacre duró unos minutos y posteriormente los agresores se retiraron del lugar en alrededor de cinco camionetas de color blanco, dejando a su paso 116 casquillos percutidos calibre 223, de arma AR-15, y ocho más del calibre 7.62, utilizados en rifles AK-47, conocidos como "cuernos de chivo".

A la llegada de las autoridades, los jardines estaban repletos de cuerpos, algunos sin vida y otros heridos; sillas volteadas, mientras que la alberca se tiñó de rojo por la sangre de las víctimas que flotaban y los lesionados que se refugiaron en el agua. Había instrumentos abandonados y charcos de sangre que corrían hasta el exterior de la quinta. Afuera, los agentes aseguraron 13 vehículos de reciente modelo, abandonados, propiedad de las víctimas del ataque armado.

Derivado de las investigaciones, se conoció que además de la fiesta de cumpleaños celebrada en ese momento en honor a Héctor José Mota Méndez (fallecido en el ataque armado), existía una invitación en redes sociales para acudir a una celebración lésbico-gay que se realizaría horas después.

La invitación fue difundida el 30 de junio por seis usuarios con nombre de mujer, y la cita era a partir de las 13:00 horas, respaldada por las agrupaciones Glam Producciones y Soy Laguna.

En la publicación, que tenía adjunto un mapa sobre la ubicación de la quinta "Italia Inn", se lee: "La fiesta más esperada del ambiente Party gaysototota Vol#2, ahora con cosas más divertidas y el doble de diversión, así que no te puedes perder!! Tendremos 3 Dj's, 2 gogos, show travesti (Kesha, fergie), toro mecánico, alberca, jacuzzi, bar, mesa de billar, pantallas LSD. Cover $50 (incluye 1cheve)" (sic).

Sin embargo, esta no fue la única publicación que las autoridades lograron hallar en las redes, ya que en una página web ubicaron una amenaza donde se lee que el próximo ataque sería en la quinta ubicada al lado de una funeraria del periférico.

"Ahora, la próxima será en la quinta al lado de Gayosso, en periférico, sigan haciendo pendejadas, luego no digan que no se les advirtió, viernes 20 de mayo, ustedes deciden, feliz día del estudiante, pendejos".

El ataque a la quinta "Italia Inn" fue el tercero a bares en el 2010 en Torreón; el primero se registró en el bar Ferrie, un 31 de enero, y dejó 10 muertos, y el segundo en Las Juanas VIP, la madrugada del 15 de mayo, en el que ocho civiles perdieron la vida.

Sobrevivientes

La vida sigue para músicos:

*Los integrantes de la Original Banda Ríos actualmente se encuentran trabajando en un disco con el que pretenden conmemorar la memoria de sus compañeros y familiares abatidos en la masacre.

*Algunos otros miembros de la banda que lograron sobrevivir al atentado actualmente colaboran con algunas agrupaciones como la Banda Jacarandosa, la Banda Ingrata y la Banda Traicionera.

*Los predios en los que se ubicaban los bares Ferrie y Las Juanas VIP hoy son negocios dedicados a diferentes giros comerciales.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...