13 de agosto de 2020. notifications
menu desktop_windows
Mascotas

¿Cuáles son las señales de que tu perro podría estar en sus últimos días?

Toma las medidas necesarias para evitar prolongar su sufrimiento

DANIELA ESCOBEDO DENA / EL SIGLO DE TORREÓN
TORREÓN, COAH., jueves 16 de julio 2020, actualizada 3:20 pm

Enlace copiado

Aceptar la partida de un ser querido no es fácil, y lo cierto es que cuando empiezas a notar las señales puede volverse aún más complicado asimilar lo que está por suceder.

Los perros viven menos que las personas, por lo que es necesario asimilar que su estancia con nosotros tiene un límite más aproximado.

Existen algunas señales que te hará saber cuando se aproxima el día de su partida. Algunos son evidentes como su ritmo cardiaco o respiración lenta. Sin embargo, algunos otros en conjunto podrían darte señales más detalladas.

Apatía y comportamientos fuera de lo normal

Es cierto que con el paso del tiempo tu perro puede ir perdiendo el interés de salir de paseo, pero si esto cambia de un momento a otro y viene acompañado de un comportamiento extraño repentino como alteraciones del ciclo de sueño, orinar en lugares donde antes no lo hacía, desorientación e ir sin rumbo fijo deambulando, depresión y apatía.

Signos vitales alterados

Cuando un perro está a punto de morir suele tener signos vitales muy alterados, ya sea muy bajos o muy altos. Sus rangos normales son:

-Temperatura: 37.5° a 39.2°

-Frecuencia cardiaca: 60/180 latidos por minuto. Menos de 60 es bradicardia, y por encima de los 180 taquicardia.

-Frecuencia respiratoria: 10-30 respiraciones por minuto. Si es más elevado de se denomina taquipnea, y si baja bradipnea. La falta de oxígeno en el cerebro puede ser mortal.

-Presión arterial: sistólica de 100-160 mm de Hg y diastólica de 60-90 mm de Hg. La hipertensión puede dar problemas cardiovasculares y renales.

-Tiempo de relleno capilar: Inferior a los dos segundos. Se comprueba apretando su encía y calculando el tiempo que vuelve a su color rosado normal; si se torna pálida o azulada puede tratarse de problemas cardiovasculares.

No quiere beber ni comer nada

Este puede ser el signo más evidente, ya que si de un momento a otro pierde el apetito puede ser extraño, especialmente si también deja de tomar agua, lo que puede llevarlo también a la deshidratación.

No quiere moverse o cambiar de postura

Si se encuentra en una sola posición, y no puede moverse ya sea por falta de fuerza o dolor debes plantear la posibilidad de que esté sufriendo y cómo podrías enfrentarlo.

Ver a tu perro en esta posición puede ser muy doloroso, sin embargo, es importante tomar las medidas necesarias para evitar prolongar su sufrimiento. Recurre a tu veterinario de confianza, quien te dará una opinión médica para guiar tu decisión.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...