13 de agosto de 2020. notifications
menu desktop_windows
Columnas Finanzas

Contexto lagunero

Preparándose para regresar al trabajo

JUAN MANUEL GONZÁLEZ
lunes 13 de julio 2020, actualizada 7:59 am


Enlace copiado

En las siguientes semanas, conforme se reduzcan las restricciones de acceso a los centros de trabajo, las empresas llamaran a sus empleados a regresar a las oficinas. Muchas personas estarán ansiosas de salir de casa, y muchas otras estarán dudosas de querer regresar. Si usted es de estas últimas, no esta usted solo. Se entrevistaron a mil empleados, hombres y mujeres y el 70% dijeron que hay varios factores que los hacen dudar en querer regresar. El 51% mencionó el temor a ser contagiado como su mayor preocupación, otros argumentos fueron: miedo a usar transporte público y no tener a alguien que se haga cargo de los hijos en casa que no asisten a la escuela.

Si la transición al trabajo en casa fue difícil, la transición de regreso puede ser más difícil, lo anterior se debe en parte la forma en que nuestro cerebro se ajusta a los cambios. Cuando nos enviaron a trabajar a casa no teníamos ningún antecedente y ninguna idea de cómo convertir en oficina o en salón de clases algún espacio de nuestra casa. Nos convertimos en personas más creativas, mas abiertas a los cambios y más adaptables. La creatividad, aunque surja en estas condiciones, nos hace sentir mejor, cuando logramos algo que nunca habíamos hecho nos sentimos orgullosos, no solo por el resultado, sino por vencer el temor y la inexperiencia.

Sin embargo, al regresar a nuestro lugar de trabajo, esperamos regresar a algo con lo que ya estamos familiarizados, nuestro cerebro llega con el piloto en automático para retomar con el mínimo esfuerzo mental, lo que era nuestra rutina de trabajo. Pero nuestro cerebro hará cortocircuito con la nueva realidad y podemos sentirnos perdidos en lo “familiar”. Donde te estacionaras, en donde te tomarán la temperatura como colocaras tu escritorio guardando la debida distancia, ponerse gel en las manos, esperar turno para servirte café sin acercarte a los demás, cómo hacer uso de los sanitarios y usar cubrebocas, serán algunas de las nuevas practicas diarias que nuestro cerebro no esperaba. Estos cambios requieren un esfuerzo mental para acostumbrarnos y adaptarnos.

Para prepararnos para la transición de regreso a la oficina, le comento algunas recomendaciones para minimizar el estrés y adaptarse lo más rápido posible.

No disimule su ansiedad. Podemos estar tentados a disimular nuestra ansiedad por el regreso al trabajo y fingir confianza y positivismo frente a los nuevos procedimientos en el trabajo, pero eso nos pone en riesgo de sufrir las consecuencias. La ansiedad mal manejada afectará la salud y nuestras relaciones con los demás. Si no esta usted a gusto con los cambios, coméntelo con alguien de su oficina, si no es con su jefe, platique con alguien de RH o incluso considere pedir ayuda profesional.

Sea paciente y flexible. Los protocolos de seguridad y sanidad cambiarán con el tiempo. Habrá nueva información y nuevas condiciones, algunos protocolos se intentarán sobre las bases de prueba y error y eso requerirá que seamos adaptables sobre la marcha. Cada vez que algo cambie, no se irrite ni se ponga nervioso, trate de no percibir los cambios como si la empresa no supiera lo que está haciendo. Recuerde que las empresas y su personal, deben estar abiertos al cambio y a la mejora. Habrá días en los que usted ya se acostumbró a la nueva rutina, y la rutina cambiará de nuevo. Usted se frustrará menos si ya espera los cambios de antemano.

Tenga mucha consideración ´para su jefe, más aún si usted no es su fan numero uno. Tome en cuenta que su jefe está experimentando presión adicional manejando su propia transición y ayudando a los que dependen de él. Mientras se ajustan los cambios, para mantener al personal seguro y productivo, todos necesitarán ser más empáticos entre sí.

Comparta sus necesidades e inquietudes. Si usted todavía tiene carga de trabajo en casa con el cuidado de los hijos y sus clases virtuales, coménteselo a su jefe y si así se requiere, solicite flexibilidad en su horario laboral. Si se siente inseguro sobre su salud, exprese sus preocupaciones de manera amable que no se confunda con una exigencia. Y si usted es líder de otros, ellos asumirán que usted tiene todas las respuestas acerca de las nuevas políticas y protocolos y le harán preguntas para las que no tendrá respuesta satisfactoria, las respuestas honestas siempre serán bien recibidas.

Mantenga su sentido del humor. Las historias inspiradoras y humorísticas ayudan mucho a mejorar el ambiente de trabajo. Se pueden compartir entre los compañeros de trabajo anécdotas acerca de la experiencia de trabajar desde casa. Sea especialmente comprensivo con quienes aun están trabajando desde casa por cuestiones personales, así evitará que ellos se sientan solos o relegados. Muestre sensibilidad asegurándose que ellos se sientan conectados e incluidos, usted verá cómo se lo agradecen.

La transición a la nueva normalidad esta plagada de altas y bajas, hay muchas cosas fuera de nuestro control y cada uno de nosotros sentirá la transición de diferente forma. Lo que si podemos controlar es nuestra respuesta a nuestra propia transición y de cómo apoyamos a los demás en la suya. Hágase esta pregunta: Dentro de un año, si alguien me pregunta qué es lo que el COVID-19 cambió en mi para mejorar, ¿Qué contestaría?

Estamos viviendo un momento sin precedentes en la historia, la pandemia esta cambiando el mundo en formas que aun no entendemos. Muchas de las cosas que vienen representan oportunidades extraordinarias y cada uno de nosotros decidirá el papel que nos toca desempeñar. ¿Qué hará usted para que nuestra vida después de la pandemia sea algo extraordinario?

Fuente: Ron Carucci, Leading Transformation.

Juan Manuel González C. www.degerencia.com/jmgc Celular: 871 221 455

TAGS
RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...