13 de agosto de 2020. notifications
menu desktop_windows
Columnas Finanzas

Contexto lagunero

Escuelas al revés

JUAN MANUEL GONZÁLEZ
lunes 06 de julio 2020, actualizada 8:18 am


Enlace copiado

“Nunca vamos a cobrar nada… Lo que hacemos es caridad pública”.

SALMAN KHAN

El concepto y el término de escuelas al revés -originalmente conocido como flipped classroom-, fue acuñado en el año 2007 por los profesores Jonathan Bergmann y Aaron Sams, ambos profesores de química en una escuela secundaria de Woodland Park en Colorado. Lo diseñaron para ayudar a los alumnos que frecuentemente perdían clases por determinadas razones, enfermedad, por ejemplo. Estos maestros impulsaron la grabación y distribución de videos de clases, publicándolos en Internet para los alumnos que habían faltado a las clases.

Salman Khan, hombre de 37 años de aspecto muy juvenil, está revolucionando la educación con sus videos y sus ejercicios prácticos educativos gratuitos en Internet. Khan es un innovador social, no ha ganado fortunas como lo hicieron Bill Gates, Steve Jobs y otros y quizá nunca lo haga. Pero irradia una satisfacción personal mucho mayor que la de otros innovadores de Internet. La revista Time lo incluyó en la lista de las 100 personas más influyentes del mundo y Forbes lo puso en su portada llamándolo el pionero de la educación del siglo XXI.

Su sitio Khan Academy -www.khanacademy.org-, tiene en YouTube 60 millones de visitantes por año, los cuales reciben clases gratuitas de matemáticas, álgebra, historia y otras asignaturas en 28 idiomas y está revolucionando el sistema tradicional de enseñanza. Salman Khan es la cara más visible de las flipped schools o escuelas al revés. Los jóvenes en lugar de estudiar en la escuela y hacer las tareas en su casa, estudian en su casa con videos interactivos y hacen las tareas en la escuela, con la ayuda de sus maestros. Exactamente al revés de como lo hicimos la mayoría de nosotros.

Es difícil creer que Salman haga todo esto por altruismo. Cuando uno lee su biografía sabe que no es la de un joven idealista desinteresado en las cosas materiales, sino todo lo contrario. Tiene la típica formación de un super ejecutivo. Se graduó de cuatro carreras en las mejores universidades del mundo, es licenciado en matemáticas, ingeniería electrónica y ciencias de la computación en el MIT -Massachusetts Institute of Technology- y tiene una maestría en administración de empresas en Harvard. Trabajó en un fondo de inversiones.

Al cuestionarle su altruismo, Khan señala: “Ni siquiera somos una empresa, somos una organización sin fines de lucro y nuestra misión es dar educación gratuita a todo el mundo. Nunca vamos a cobrar, ni va a haber publicidad en nuestro sitio. Pagamos nuestras cuentas y nos mantenemos gracias a la filantropía. Nos ayudan La Fundación Bill Gates, Google, Ann y John Doerr, Netflix y la fundación Carlos Slim. Todos ellos ven esto como parte de su aporte filantrópico a la educación. No solo los videos son gratuitos, sino también el software educativo que es excelente, el más moderno, mejor que cualquiera que está disponible a la venta, en el mercado. Todo lo pagan las fundaciones y las donaciones filantrópicas.

Khan dice que empezó haciendo videos educativos para su prima, a quien daba clases por teléfono porque le estaba yendo mal en matemáticas. “Ella empezó a mejorar el rendimiento en sus clases de matemáticas y empecé a darles clases a sus hermanos menores y comenzó a circular en la familia la noticia de que yo estaba dando clases particulares gratuitas. “Dos años después, en el año 2006, ya les estaba dando clases todas las noches a 15 primos y amigos de la familia”, recuerda Salman.

Khan no viene de una familia acomodada, como uno podría imaginarse de alguien que deshecha ganar mucho dinero para dedicarse de lleno a ayudar a otros. Nació en Nueva Orleans, hijo de un pediatra nacido en Bangladesh que se separó de su madre cuando Khan era muy pequeño, fue criado por su madre, que era madre soltera.

Conseguir la primera donación no fue nada fácil. Khan Academy continuaba aumentando sus estudiantes, pero nadie ponía un peso en el proyecto. Los empresarios a los que se acercaba Khan le decían que su trabajo era muy meritorio, pero que por el momento no podían aportar dinero. Después de muchos meses de intentos y muchas respuestas negativas, llegó, de manera inesperada, la primera donación: la esposa de John Doerr -multimillonario de Silicon Valley-, le preguntaba a que dirección podía enviarle una donación. En mayo de 2010, An Doerr le hizo una donación de 10 mil dólares y después de reunirse para un desayuno en el que Khan le dio a Ann más información, ella le dijo, te mandaré 100 mil dólares.

Luego llegaron otros donativos, Khan se reunió con Bill Gates en agosto de 2010 y Fundación Gates anunció su primera donación a Khan Academy de 1.5 millones de dólares. Casi al mismo tiempo, Google donó 2 millones de dólares.

Un tiempo después, llegó a verlo Carlos Slim, quien estaba en California visitando a su amigo John Doerr. Hablando sobre la calidad educativa, Doerr le dijo a Slim: “Tienes que conocer a Salman Khan”. Khan viajó a México invitado por la Fundación Slim la cual ayudó para que empezaran a traducir cientos de videos de matemáticas al español. A fines de 2013, la Khan Academy inauguró su sitio web en español: es.khanacademy.org con prácticamente todos sus videos, ejercicios prácticos y tablas de progreso traducidos al español.

Fuente: Crear o Morir. Andrés Oppenheimer. Agosto 2017.

Juan Manuel González C. www.degerencia.com/jmgc Celular: 871 221 4557

TAGS
RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...