05 de julio de 2020. notifications
menu desktop_windows
Nosotros

Sesiones de acroyoga

SAÚL RODRÍGUEZ / EL SIGLO DE TORREÓN
TORREÓN, COAH, martes 30 de junio 2020, actualizada 8:41 am

Enlace copiado

Una práctica que mezcla acrobacia y yoga surge como una nueva alternativa de conexión con el yo interior y, al mismo tiempo, permite enlazarse con la energía de un compañero. Para algunos expertos del tema, el acroyoga aparece como la unión de cada ser humano con una comunidad global, a través de los puentes de la meditación, la comunicación y el juego.

Por medio del mismo, las acciones del individuo repercuten en el movimiento de otras personas. Es por esto que los laguneros Edson Caballero y Alejandra Sánchez, realizaron una sesión de acroyoga en los vestigios de la antigua fábrica Silos, ubicada en el municipio de Francisco I. Madero, Coahuila.

"Conocí a Ale hace como mes y medio, en una clase de yoga de Joselo Orozco. Tengo una amiga en común con ellos que sabe que hago acrobacia y circo. Entonces, hay una rama del yoga, aparte de la meditación que tiene que ver con el juego, y le llaman acroyoga. Básicamente es cargar gente, equilibrarse, tener la confianza y la conexión con tu compañero para hacer posturas de yoga sobre otra persona", explica Caballero.

El lagunero afirma que este tipo de práctica ayuda a mantener la interacción con otras personas, además de que permite hacer ejercicio para sentirse saludable. Con las medidas y precauciones necesarias, se trata de sostener el ánimo y la energía en buen nivel para sobrellevar la contingencia.

"En este tipo de acrobacias, es sencillo cuando explicas detallado y la otra persona te tiene confianza. Pero en general se trata de tener la conciencia de qué músculos y en qué momento apretar, aflojar, esto de confiar en la persona, de mantener tu respiración y un centro. Para mí también es un tipo de meditación porque tienes que estar enfocado en los movimientos, en la secuencia, para que puedas mantener el equilibrio".

Asimismo, Caballero indica que la mente fría y el cuerpo activo son los principales ingredientes para fraguar la conexión que lo conducirá hacia su compañero. Describe que durante la sesión, lo invade una emoción indescriptible, una dosis de adrenalina inesperada. Un acto que favorece la alegría y el trabajo en equipo.

"Al momento de llegar a la posición y sentir ese equilibrio, te da una paz y una alegría muy rara; se te escapan las sonrisas".

Por último, Edson Caballero recomienda a los lectores que se mantienen en casa y que buscan tener actividad física, hacer estiramientos frecuentes, así como ejercicios cardiovasculares. Las sentadillas, abdominales y lagartijas, son rutinas imprescindibles para el ejercicio casero.

"Lo bonito de hacer actividad física es que entre más prácticas, más fuerte eres y después puedes hacer cosas más divertidas", concluye.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...