04 de julio de 2020. notifications
menu desktop_windows
Torreón

'Estamos tratando de subsistir'

Salen adelante con la venta de manzanas en un crucero de la ciudad de Torreón

ÁNGEL F. CHÁVEZ / EL SIGLO DE TORREÓN
TORREÓN, lunes 29 de junio 2020, actualizada 6:19 am

Enlace copiado

Antes de la pandemia, los hermanos Aimé, Anaheim y Argenis dedicaban su tiempo a buscar la sonrisa del público como artistas de un circo sobre hielo. Ahora, luego de tres meses detenidos, su pista de patinaje es el asfalto de los cruceros de Torreón, donde buscan recursos para salir adelante.

Argenis, de 24 años y payaso de profesión, cuenta que previo a su arribo a La Laguna estuvieron en Monclova. Posteriormente, tras llegar a Torreón, permanecieron laborando cerca de tres semanas, pero tuvieron que parar actividades debido a la emergencia sanitaria por COVID-19.

La situación los mantuvo resguardados en sus remolques aproximadamente otras tres semanas; sin embargo, al ver agotarse sus recursos, decidieron dejar su momentáneo hogar frente a un centro comercial del periférico, para salir a las calles a buscar el sustento.

'LA PANDEMIA PEGÓ MUY FUERTE'

El joven, cuyo nombre artístico es "Fagiollys Junior", cuenta que la pandemia les pegó "muy fuerte", por lo que primeramente buscó empleo en una tortillería, para después salir junto con sus hermanas a vender manzanas en los principales cruceros de Torreón.

"No estamos intentando lucrar y no pedimos limosna. Estamos tratando de subsistir", dice Argenis, agregando que "las cuentas no esperan", pues aunque los empresarios a cargo del circo para el que trabaja los apoyan con el pago de servicios, debido a que el espectáculo está detenido, no han recibido sueldo.

LLAMADO DE APOYO

Junto al artista originario de Monterrey se encuentran sus dos hermanas, Aimé, de 17 años; y Anaheim, de 21, quien es además madre de un bebé de ocho meses.

Las hermanas cuentan que se encuentran en Torreón debido a que por la alerta sanitaria no han podido trasladarse a otros sitios, como es su estilo de vida; además de que la economía personal y de la empresa no es lo suficientemente estable para costear lo que implica mover los cerca de 50 vehículos en que se traslada el circo.

Las dos hermanas, contorsionistas, cuentan que han recibido un gran apoyo de parte de la sociedad lagunera; no obstante, ambas se unen en un llamado a quien desee brindar más ayuda, pues solo en el área del circo en que se encuentran instaladas ellas, habitan 19 personas, incluyéndose dos bebés.

ESPERAN LUZ VERDE

Los tres artistas son enfáticos al señalar que en el circo "se vive al día" y que por la situación actual se encuentran "a la deriva", por lo que ofrecen manzanas cubiertas a los conductores, incluso a un precio más bajo del habitual, en la calzada Cuauhtémoc de Torreón.

Llenos de esperanza y con una franca motivación en su discurso, contaron a El Siglo que en el circo "la cultura es trabajar", por lo que no cejan en su esfuerzo para ganar algo de dinero.

Además, aseguran que están dispuestos a colaborar con las autoridades para una eventual reapertura, a la espera de que les digan "qué necesitamos para trabajar", pues como comenta Argenis: "estamos ilusionados en saber cuándo se va a quitar el semáforo rojo para nosotros".

Se ganan la vida

*Los hermanos tienen tres meses sin trabajar en el circo debido a la contingencia sanitaria.

* Estuvieron tres semanas laborando en Torreón antes del inicio de la pandemia.

*Se encontraban resguardados en sus remolques.

* En el área del circo en que habitan están 19 personas.

*Los hermanos cuentan que han recibido un gran apoyo por parte de la comunidad lagunera.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...