03 de julio de 2020. notifications
menu desktop_windows
Finanzas

La satanización de la banda 5G

La UIT señala que vincularla con la difusión del COVID-19 no tiene ningún fundamento científico

AGENCIAS
CIUDAD DE MÉXICO, lunes 22 de junio 2020, actualizada 8:47 am

Enlace copiado

Personajes públicos como la actriz Paty Navidad y el cantante Miguel Bosé, entre otros, han planteado la posibilidad de que el espectro radioeléctrico, así como las tecnologías 4G y 5G de los celulares causan o transmiten el COVID-19.

El intérprete español compartió en sus redes sociales un video en el cual un supuesto especialista explica que la tecnología 5G causa el coronavirus, pues la enfermedad inició en Wuhan, China, donde comenzaron a proveerse servicios de telecomunicaciones usando esa red.

A su vez, Paty Navidad fue más allá, al asegurar que la Organización Mundial de la Salud (OMS) engaña a la población, ya que, aseveró, la afección es un montaje internacional para encarcelar a la gente y así establecer un nuevo orden global.

La actriz ha publicado una serie de mensajes en su cuenta de Twitter donde menciona que las frecuencias emitidas por las antenas de telefonía celular son dañinas para los seres humanos y que con la red 5G, los gobiernos vigilarán a las personas todo el día usando el internet de las cosas.

"A más promesas, más riesgos. Cada vez habrá más personas electrohipersensibles, incluidos niños con leucemia, así como infertilidad, cardiopatías, enfermedades autoinmunes, siquiátricas, neurológicas, cognitivas, tumores cerebrales, entre otros".

Aunado a ello, las noticias y comentarios sobre la transmisión de COVID-19 a través de las frecuencias 5G han impactado al mundo.

Por ejemplo, en Reino Unido y Holanda, grupos de activistas quemaron antenas de telecomunicaciones, basándose en la teoría de que esa herramienta propaga la enfermedad.

Mientras tanto, en Paraguay los ciudadanos atacaron antenas, a pesar de que el país carece de tecnología 5G.

¿QUÉ HAY DE CIERTO?

La Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT) señala que vincular la conectividad 5G con la difusión del coronavirus no tiene ningún fundamento científico.

"Ahora más que nunca, la tecnología de la información es vital para nuestra economía, salud y seguridad. La UIT, como la agencia especializada de las Naciones Unidas para ese rubro y la comunicación, continuará aprovechando éstas para ayudar a derrotar al COVID-19 y hacernos más seguros, fuertes y conectados", destacó Houlin Zhao, secretario general del organismo.

Resaltó que esta pandemia es la primera en la que se utilizan las tecnologías de la información y las redes sociales para hacerle frente.

No obstante, la unión ha reconocido que estos avances también han extendido el miedo y la confusión sobre el padecimiento en todo el globo.

Arturo Robles, comisionado del Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT), afirmó: "Los virus no se desplazan por las ondas electromagnéticas ni por las redes de telefonía móvil. Tiene que haber un contacto físico con el patógeno, y ese generalmente se da a través de partículas suspendidas en el aire o en superficies", señaló.

En tanto, la Organización Mundial de la Salud ha sido muy clara al comunicar que no hay pruebas ni investigaciones científicas que muestren indicios de que los patógenos se propaguen por la vía digital.

Aunque la tecnología 5G ofrecerá todos los servicios, en todo momento y lugar, operará de la misma forma que otras generaciones de telefonía celular, al emitir una serie de ondas a cierta frecuencia con un límite de potencia para estar protegidos, y de esa manera viajan las señales.

Robles Rovalo subrayó que las telecomunicaciones son las principales aliadas ante el brote, por lo que, dijo, es muy peligroso que se difundan rumores o noticias falsas que pongan en riesgo ese sector.

"Se demuestra que las telecomunicaciones ayudan a paliar los efectos de la pandemia con las medidas de restricción y contacto, y son las que han permitido la telesalud, teletrabajo y teleeducación, así como mantener informada a la ciudadanía", precisó el comisionado del IFT.

El funcionario federal también mencionó que si se afectan las redes, las poblaciones pueden quedarse incomunicadas y no tendrán cómo informarse, lo que puede llevar a la gente a salir de casa y exponerse innecesariamente.

LA CONECTIVIDAD QUE VIENE

Actualmente, la mayoría de los dispositivos móviles en el mercado, como smartphones y tabletas, se conectan a redes 3G o 4G para que los usuarios puedan comunicarse y navegar.

Con la primera tecnología es posible acceder a un sitio en línea en menos de 10 segundos a una velocidad de 14 megabits por segundo (Mbps), mientras que la segunda transmite 100 Mbps.

La nueva conectividad 5G será aproximadamente 100 veces más rápida que su predecesora, ya que va a ofrecer velocidades de un gigabit por segundo (Gbps); sin embargo, ésta todavía no está disponible en México.

Esta quinta generación permitirá que los usuarios tengan una mayor capacidad para acceder a internet, más velocidad en los espacios digitales, así como una menor latencia o tiempo en que se concretan las llamadas.

Además, este tipo de conectividad posibilitará que se conecten una mayor cantidad de aparatos, permitiendo contar con más servicios, como hogares y edificios inteligentes, telemedicina, vehículos autónomos, conectividad entre máquinas o machine to machine (M2M) y que exista el internet de las cosas.

Otras ideas pandémicas

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), existen varios mitos y noticias falsas relacionadas con el COVID-19:

*Agregar picante a la sopa u otras comidas no previene ni cura la afección. Los chiles o productos picantes en los alimentos son sabrosos, pero no pueden prevenir o curar el virus, asegura la institución.

*La enfermedad no se transmite a través de las moscas. Hasta ahora no hay evidencia o información que sugiera que el COVID-19 se propague a través de las moscas domésticas. El virus que causa el padecimiento se esparce principalmente a través de las gotas generadas cuando una persona contagiada tose, estornuda o habla.

*Pulverizar e introducir lejía u otro desinfectante en el cuerpo no protege a las personas del virus. El organismo internacional pide que la gente no rocíe en ninguna circunstancia ni introduzca esas sustancias en su sistema. Estos productos pueden ser venenosos si se ingieren: causan irritación y daños en la piel y los ojos. El blanqueador y el desinfectante deben usarse con cuidado para desinfectar solo las superficies, y se deben mantener el cloro y otros líquidos de ese tipo fuera del alcance de los niños.

*Exponerse al sol o temperaturas superiores a los 25° Celsius no previene el contagio. Las personas pueden enfermar de COVID-19 sin importar lo soleado o caluroso que esté el día. Los países con clima cálido han reportado casos de infección.

*Beber alcohol no protege contra COVID-19 y puede ser peligroso. El consumo frecuente o excesivo de esas bebidas puede aumentar el riesgo de problemas en la salud.

*¿Comer ajo puede ayudar a evitar la infección? Esta planta es un alimento saludable que puede tener algunas propiedades antimicrobianas; sin embargo, no hay evidencia de que comerlo haya protegido a las personas de la afección.

*Las lámparas ultravioletas (UV) no deben usarse para desinfectar las manos u otras áreas de la piel. Este tipo de radiación puede causar irritación en la epidermis y dañar los ojos.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...