14 de julio de 2020. notifications
menu desktop_windows
Columnas Finanzas

Contexto lagunero

En situación de crisis urge más la gratitud

JUAN MANUEL GONZÁLEZ
lunes 25 de mayo 2020, actualizada 8:05 am


Enlace copiado

Las charlas en las cafeterías, restaurantes y salones de conferencias han sido reemplazadas por la inquietud que experimentamos guardando la sana distancia de nuestros semejantes. Desde el malestar general hasta enfermedades específicas, la mayoría de la gente se ve afectada por el estrés y la ansiedad que les provoca el encierro y las limitaciones que nos demandan las precauciones contra la pandemia.

Particularmente los ejecutivos y empleados de las empresas se sienten muy preocupados por la incertidumbre no solo en el trabajo, sino en todas las áreas de nuestra vida, aunque estén en casa. Se sienten poco apreciados y aislados de sus colegas. Aunque no hay una panacea para estos males de hoy, practicar regularmente la gratitud puede ayudar mucho.

Hay investigaciones al respecto que indican claramente que, para nuestra salud y bienestar, es muy beneficioso expresar gratitud. Somos más felices cuando estamos agradecidos. Durante una crisis, tomarse el tiempo para agradecer a los demás es vital para mitigar la soledad, para aumentar las conexiones sociales y para provocar generosidad. Pero, aunque los beneficios de la gratitud son ampliamente conocidos, por lo general, aunque nos sintamos agradecidos, no lo expresamos. Y todo indica que en el trabajo es en donde lo expresamos con menos frecuencia.

Como gerentes o jefes, y también como compañeros de trabajo, es esencial expresar nuestra sincera gratitud, especialmente ahora. Por un lado, dar las gracias a tu equipo de trabajo es lo más correcto. La gente está haciendo malabares para luchar contra los temores acerca de la pandemia, en casa, trabajando en compañía de la familia. Todos los empleados necesitan escuchar que su dedicación y empeño se notan y son importantes. Las muestras de gratitud provocan en las personas mejora de la autoestima, el logro de metas, la toma de decisiones, la productividad y la resiliencia.

Pero, a veces, los lideres estresados y preocupados colocan hasta el final de la lista de tareas pendientes a la gratitud. Un ejecutivo dijo: “Estoy tan ocupado pensando como llevar a cabo la reactivación de la empresa que no tengo tiempo para reconocer el trabajo que nuestros empleados están haciendo desde su casa. Hay varias formas de expresar la gratitud.

Reúna virtualmente al personal para un “regaderazo” de gratitud. A una hora adecuada, reúna al personal para un pequeño resumen de actividades y agradezca a quienes han concluido una tarea o que han avanzado de manera sobresaliente en un trabajo, agradézcales su empeño y particularmente la dedicación por ayudar también a los hijos en cada.

Personalizar el agradecimiento. La gratitud también fortalece las relaciones personales, cuando se aprecia públicamente lo que hace una persona. Debemos agradecer a quienes proponen ideas para afrontar mejor la crisis en el trabajo, a quienes se preocupan por aportar en las reuniones virtuales, a quienes mantienen serenidad, tranquilidad y ¿Por qué no? buen sentido del humor y les ponen sabor a las reuniones. Envíe correos electrónicos de agradecimiento por tareas cumplidas y objetivos logrados.

Durante esta pandemia, todo el mundo va más allá. Algunos días se requieren esfuerzos extraordinarios para realizar incluso, la actividad mas ordinaria. Aun más en lo que consideramos “trabajo invisible”, tareas que damos por sentado o que subestimamos la cantidad de esfuerzo que implica. Por que no agradecer con frecuencia los esfuerzos de alguien que rara vez toma el protagonismo.

Podemos agradecer a los coordinadores de juntas virtuales por su entusiasmo en la creación de salas virtuales, colores específicos en las presentaciones de trabajos, asegurarse de la continuidad de las reuniones y el buen desempeño del sonido y la conectividad. El destacar los logros generalmente no vistos aumenta el entusiasmo y la productividad, aumenta la empatía y la comprensión acerca de la carga de trabajo que podríamos desatar involuntariamente a los demás.

Popularice la gratitud. Anime a los demás a que sean agradecidos y que expresen su reconocimiento, quienes reciben agradecimiento son más generosos y útiles a los demás, amplíe la visibilidad de las personas para que reconozcan un trabajo encomiable.

La gratitud es el plato mejor servido para satisfacer a su destinatario, pero viene también con beneficios para el chef, para quien agradece. Dar gracias es contagioso, podemos contagiar a los demás, optemos por fomentar que las expresiones sinceras de agradecimiento se pongan en marcha. Cuando las personas se sienten vistas y reconocidas, devuelven el favor, invierten más en sus esfuerzos y forman conexiones sociales más fuertes, ingredientes esenciales para compensar los efectos negativos de una crisis.

Fuente: Sabina Nawaz. Harvard Business Review

Juan Manuel González C. www.degerencia.com/jmgc Celular: 871 221 4557

TAGS
RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...