05 de junio de 2020. notifications
menu desktop_windows
Finanzas

Argentina entra en 'default' selectivo

Se informó que pese a la situación del país, las negociaciones de la deuda continúan

EFE
BUENOS AIRES, sábado 23 de mayo 2020, actualizada 8:44 am

Enlace copiado

Argentina ingresó ayer viernes en un cese de pagos selectivo al no abonar 503 millones de dólares de intereses de tres bonos mientras acelera las negociaciones para reestructurar su deuda externa en momentos en que la pandemia de coronavirus profundiza la recesión que sufre desde hace dos años.

El impago, que fue confirmado por fuentes oficiales, se produce un día después de que el Gobierno argentino decidiera extender hasta el 2 de junio las negociaciones con poderosos fondos de inversión para llegar a un acuerdo que permita reestructurar 66.238 millones de dólares de deuda externa.

Buenos Aires debía abonar 503 millones de dólares de intereses de los bonos Global AA21, AA26 y AA46, que integran el paquete de títulos a reestructurar, al cumplirse ayer el período de gracia de un mes que regía desde el vencimiento el pasado 22 de abril.

El Ejecutivo liderado por el peronista Alberto Fernández apuesta a llegar a un pronto acuerdo para evitar que los acreedores accionen contra Argentina por este nuevo cese de pagos.

PANORAMA COMPLICADO

El vicepresidente de la agencia calificadora de riesgo Moody's, Gabriel Torres, anticipó que "el panorama para la reestructuración de la deuda de Argentina muy probablemente se tornará más complicado".

"Este incumplimiento de pago es consistente con la opinión crediticia soberana de Moody's, que tal como refleja nuestra actual calificación de Ca, incorpora pérdidas significativas para los inversores", advirtió.

Ahora, los bonistas podrían reclamar la activación de las cláusulas de aceleración que, al extender el "default" a toda la deuda, permiten reclamar el pago adelantado de todo el capital y sus intereses, pero los analistas confían en que un pronto acuerdo en el proceso de reestructuración evite llegar a esa instancia.

"En la medida que el acuerdo con los acreedores se alcance pronto, y se activen las cláusulas de acción colectivas (CACs) para que todos los bonistas participen, este 'default' no tendría mayores consecuencias.

Caso contrario, se complicaría al acceso al crédito externo para el sector privado y las tensiones financieras, por lo cual se deterioraría la capacidad de recuperación de la economía", declaró el economista Gustavo Ber.

MEJORA DE LA OFERTA

En búsqueda de un acercamiento, el Ministerio de Economía argentino podría presentar en los próximos días una mejora de la oferta, que propone el canje de bonos emitidos entre 2005 y 2016 por otros títulos nuevos con vencimiento entre 2030 y 2047.

La propuesta presentada el 17 de abril prevé un período de gracia de tres años, una quita de 5.4 % sobre el capital adeudado (3,600 millones de dólares) y una reducción de intereses del 62 %, equivalente a 37,900 millones, pero fue rechazada en un inicio por influyentes fondos de inversión que poseen gran parte de los títulos a renegociar.

La reestructuración de bonos por 66,238 millones de dólares representa solo una parte del total de la deuda pública argentina, que asciende a 323.192,6 millones de dólares.

El Grupo Ad Hoc de Tenedores de Bonos, integrado por influyentes fondos de inversión como Ashmore y BlackRock, expresó que "si bien la falta de pago de dichos intereses por parte de Argentina resultará en 'defaults' en las distintas emisiones de bonos, entiende que Argentina ha expresado su intención de conversar con los acreedores durante la próxima semana para tratar de encontrar una solución integral".

SOLUCIÓN SUSTENTABLE

El jueves el presidente argentino intentó bajarle el tono a la decisión del Gobierno de no pagar el vencimiento de 503 millones de dólares: "Estamos en 'default' desde hace meses, desde antes de diciembre que estamos en 'default', solo que no lo escriben, solo que lo ocultan", dijo Fernández.

Por su parte, Gerry Rice, portavoz del Fondo Monetario Internacional (FMI), se mostró "animado por la voluntad" del Gobierno y los acreedores privados de llegar a un acuerdo.

Si bien matizó que no quería "especular sobre el resultado" de la negociación, el funcionario reiteró el optimismo de que Argentina y los acreedores puedan "encontrar un acuerdo para sentar las bases de una senda sostenible para que la economía argentina avance".

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...