02 de junio de 2020. notifications
menu desktop_windows
Nosotros

Los retos de la cocina

SAÚL RODRÍGUEZ / EL SIGLO DE TORREÓN
TORREÓN, COAH, viernes 22 de mayo 2020, actualizada 8:30 am

Enlace copiado

Para el chef Alex García, la experiencia de la pandemia dejó una hito de perseverancia.

El chef y empresario gastronómico, Alex García, encargado del restaurante Greta, comparte de viva voz a los lectores de El Siglo de Torreón, su experiencia durante la cuarentena por la pandemia de Covid-19.

Enfrentarse a lo desconocido

Cuando un emprendedor se decide a instaurar su propio negocio, analiza todos los riesgos posibles a los que se puede encontrar. En el caso del sector gastronómico, un restaurante está siempre parado sobre suelo inestable. Así que el propietario trata de blindarse en la medida de sus posibilidades.

En su caso, antes de la contingencia, su restaurante se encontraba en pleno proceso de remodelación. Una metamorfosis que fue empapada, dice, con un balde de agua fría. Pues además de los riesgos comunes como la situación económica, las temporadas bajas u otros fenómenos sociales, se agregó algo a lo que jamás se había enfrentado: la salud.

"Nos hemos tenido que adaptar mediante el día a día, mediante las noticias que se dan, mediante la gente que vemos trabajando y el conocimiento de cómo reaccionar".

Como opción, Alex tomó una alternativa practicada por la mayoría de los restauranteros: el servicio a domicilio. Pero debido al concepto de su establecimiento, la estrategia no funcionó. Aunque menciona que a algunos restaurantes puede irles mejor en estos tiempos, en su caso y el de conceptos similares, la situación ha tenido sus claroscuros.

"Es la fragilidad que tenemos porque depende de los conceptos que cada uno maneja. Nunca había tenido comida para llevar y mi concepto era uno donde tenías que venir a disfrutar la comida, sentarte y pasar horas aquí, dos mínimo, con una buena comida, un vino, la plática, el lugar. Entonces tuvimos que adaptarnos con el servicio a domicilio, pero la verdad no nos ayudó mucho. Tuvimos que cerrar un tiempo".

Fue hace tres semanas que el restaurante de Alex García cerro sus puertas. Los intentos de llevar su negocio a las redes sociales no rindió los frutos necesarios para solventar su proyecto de manera económica.

"No era factible. Está el desorden del gobierno de no tener acción sobre las pequeñas y medianas empresas, que en realidad sí es muy importante".

García relata que dentro de las opciones, queda pensar a futuro y no quedarse estático ante la situación. La frustración es un plato frío en el menú de la adversidad, pero cocinar un mejor mañana siempre dota de vida y optimismo.

"Es algo frustrante tener a tus trabajadores y no poder darles su sueldo, son familias. Como cabeza del restaurante es muy frustrante, sientes un poco de impotencia y de tristeza al saber que no puedes ayudarles. Lo bueno es que ya sabemos cómo reaccionar ante una pandemia, pero el problema es la anticipación a esta. Entonces, si no sabemos que iba a aparecer, pues no sabíamos cómo íbamos a reaccionar. Te digo, fue un balde de agua fría, una cachetada de repente y por atrás".

APRENDIZAJE

Por último, Alex manda un mensaje a los laguneros en tema de empatía. Aunque recalca que no es su intención invitar a la gente para que ayude a los restaurantes, ya que no lo considera una actividad esencial a nivel social. Pero sí reflexiona que todo es una cadena que comienza por los restaurantes, pasa por proveedores y también afecta a los propios productores.

"Si gastan en nosotros, vamos a gastar en proveedores, ellos van a conseguir tener más cosas y así va a ser una cadena sucesiva. Es un tema de empatía. No podemos exigirles que nos ayuden, sabemos lo grave de la situación económica, pero existe esta parte donde podemos ayudar, ayudando a otros".

Asimismo, el aprendizaje adquirido en el aula de la crisis también será un factor importante para planear un futuro. "No puedes apreciar las cosas buenas si no tienes una adversidad antes".

Alex confía en que la situación tomará mejor rumbo, aunque está consciente de que tardará un lapso considerable de tiempo. Su instrucción le hizo darse cuenta de la importancia sobre no bajar los brazos.

"Es mejor tratar de tener la cabeza en alto, tratar de seguir esforzándose, tratar de ver las cosas como son: una adversidad, pero toda adversidad no es eterna, tiene que pasar".

Para el lagunero, la actual situación invita a reinventarse.

Los buenos momentos tienen siempre una antesala de adversidad.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...