05 de julio de 2020. notifications
menu desktop_windows
Espectáculos

El Hoyo, entre la realidad y la ficción

El actor Iván Massagué habla desde España con El Siglo del éxito de la película; dice que está enamorado de México

ALDO MAGALLANES / EL SIGLO DE TORREÓN
TORREÓN, COAH, domingo 03 de mayo 2020, actualizada 9:44 am

Enlace copiado

La película El hoyo estuvo en cartelera el año pasado en España y otras naciones. Pese haber recabado muy buenas críticas, en taquilla no le fue como se esperaba, sin embargo, en Netflix ha tenido un alcance impresionante del que México ha sido testigo.

Dirigida por Galder Gaztelu-Urrutia y protagonizada por Iván Massagué, Antonia San Juan y Zorion Eguileor, la cinta, que ha se ha vuelto de culto, disfruta de un éxito muy singular generado por la pandemia del coronavirus, ya que la trama presenta un desesperante encierro, algo que millones de personas en el mundo viven hoy en día.

Sin duda, la historia del largometraje coincide con lo generado por el COVID-19 y es el mismo actor Iván Massagué quien da detalles de esto en una entrevista telefónica exclusiva que ofreció a El Siglo de Torreón desde Gerona, ciudad ubicada en la región de Cataluña, al noreste de España, junto al río Oñar.

Massagué de igual manera habló de su amor por México, país en el que estuvo durante dos meses y medio. Andaba de ciudad en ciudad de "mochilazo". Según contó, gozó bastante su estadía, así que espera retornar en un futuro.

-¿Cómo te encuentras?

Bien, teniendo en cuenta todo lo que está pasando y lo mal que muchas personas lo están pasando, las muertes y toda la desgracia que ha caído en muchas familias. Estoy confinado en casa de unos amigos en Gerona; estoy cocinando mucho y eso es lo que me salva y me protege pues evito pensar en todo esto.

-¿De qué manera disfrutas el éxito de El hoyo cuando se vive un confinamiento mundial?

Lo estoy asimilando de una forma muy rara porque lo estamos viviendo en casa, en pantuflas, en pijama. Está siendo raro el éxito porque no se está viviendo de una manera orgánica y natural como debería ser; es decir, en las calles, en un ambiente social; es difícil dar una valoración real de este éxito, pero aún así lo estamos disfrutando. Hay un bombardeo de mensajes, de memes y eso me encanta.

-¿Imaginabas tal trascendencia?

No. Estábamos muy contentos de la película que habíamos hecho y con los medios que la habíamos rodado. Tuvo mucha repercusión en festivales como el de Toronto y Sitges, parecía que la cosa iba a despuntar hasta que se estrenó en los cines porque no logró el éxito taquillero que esperábamos, sin embargo, llega a Netflix y se vuelve todo un suceso.

-¿Podemos decir que la cuarentena que hay por el virus ha influido en que El hoyo se haya vuelto tan popular en todos los continentes?

Sí. Como tiene el argumento tanto paralelismo con la realidad que vivimos hoy en día, yo creo que la gente está viendo este tipo de películas para quitarse el miedo y ver que en las películas la gente la pasa peor de cómo uno está.

Creo que es muy fuerte el paralelismo entre estar encerrados en casa y esta cinta que habla de esta supuesta cárcel vertical, de la comida, la repartición de riquezas, la desigualdad, la avaricia, la codicia humana. Tiene muchas interpretaciones semejantes a las de ahora.

-Hay una influencia de El Quijote e incluso de El infierno de Dante, ¿No es así?

Por supuesto, hay demasiada influencia, sobre todo de El Quijote. Mi personaje se fue 'enquijotando' físicamente y conforme avanza la cinta vemos cómo va haciendo suyas muchas de las ideas plasmadas en la obra literaria de Miguel de Cervantes y las va aplicando a lo que está pasando en esa cárcel vertical.

-¿Cómo te preparaste para encarnar a tu personaje, "Goreng"?

Bueno, la verdad es que me preparé adelgazando. Mido un metro con 80 centímetros y pesaba 90 kilos y tuve que bajar 12 kilos. Esta fue la preparación física que al mismo tiempo me llevó a una preparación mental porque pasar hambre te lleva a momentos más complicados.

-Se ha dicho que El hoyo tiene un final abierto, ¿Para ti como terminó?

A la quinta semana del rodaje teníamos muchas dudas de cómo acabar el filme. Había como dos, tres finales, pero decidimos mostrar el final que ustedes han visto. Se decidió que la historia finalizara en la imaginación de cada espectador.

A mí me parece bien que se haya tomado tal decisión pues era difícil cerrar esta película y al final lo que importa son los mensajes que cuenta y la reflexión que deberíamos llevarnos todos al verla, sobretodo en estos tiempos actuales.

-Tenías la intención de ser futbolista, ¿Qué te hizo cambiar de rumbo?

Bueno, no sé. Creo que de niños queremos ser astronautas o futbolistas. Sí empecé a apuntar por ahí (el futbol), pero luego la vida me llevó a las artes escénicas. Tampoco quería estar en una oficina o frente a una computadora.

-¿Conoces México?

Obvio. Me fui a México cuando tenía 24 años. Estuve dos meses y medio. Recorrí Ciudad de México, Oaxaca, Chiapas, Quintana Roo. Celebré mi cumpleaños en Tulum. Me enamoré de México y tuve la suerte de volver para rodar El año de la plaga con Ana Serradilla. Fue una suerte volver a México por trabajo y estoy ansioso de retornar una vez más.

-¿Y qué te escriben los mexicanos en tus redes sociales por el éxito de El hoyo?

Pues me dicen "cabrón", "guey", "poca madre", "qué peliculonazo" y me dicen que les encanta la película y por cierto hablar de México me ha recordar que para todo mal hay un mezcal.

-¿Cuál crees que sea la enseñanza que dejara esta pandemia?

No lo sé. Hay días que crees que funcionará y que todo esto cambiará para bien a muchas personas, pero no sé si esto ocurra. Estoy obsesionado con la naturaleza y creo que a ésta, estos días, le han venido muy bien.

-¿Qué harás cuando todo esto termine?

Pues si de repente terminara de golpe y al momento de poner un pie en la calle, todo estuviera bien, sin peligro de contagio, pues iría a abrazar a mi gente y tomaría mi motocicleta para tomar carretera y sentir el aire en mi cara; pero como no será así porque tendremos que salir lentamente y estarnos lavando las manos a cada rato, creo que más bien dejaré la casa donde estoy ahora (en Gerona) y me iré a un lugar donde me encuentre más en contacto con la naturaleza.

-¿Qué mensaje le das a los laguneros y al pueblo mexicano en general?

Pues que amo México y que por favor actúen con cabeza, esto (el coronavirus) no es tontería, la gente en verdad está muriendo. Hay que ayudarse unos a otros y lo más importante es que se sigan quedando en sus casas para que este viaje termine y podamos salir a vivir. ¡Ah! y recuerden...para todo mal, mezcal; para todo bien, también y si no hay remedio, litro y medio. Gracias México.

¿De qué trata El hoyo?

En el futuro, los prisioneros se alojan en celdas verticales, observando cómo los presos de las celdas superiores son alimentados mientras los de abajo mueren de hambre.

Una jungla de supervivencia donde solo hay tres tipos de personas: los que están arriba, los que están abajo y los que deciden saltar, incapaces de soportar esa agonía por más tiempo.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...