05 de abril de 2020. notifications
menu desktop_windows
Internacional

Assange seguirá en prisión pese a COVID-19

La petición de los abogados se da tras el análisis de liberar reclusos por el brote

EFE
LONDRES, REINO UNIDO, jueves 26 de marzo 2020, actualizada 7:46 am

Enlace copiado

Julian Assange, reclamado por Estados Unidos por las revelaciones de su portal WikiLeaks, permanecerá en prisión preventiva en el centro de alta seguridad de Belmarsh, en el sur de Londres, pese al riesgo de contraer COVID-19, según expuso un tribunal británico.

La jueza Vanessa Baraitser de la corte de magistrados de Westminster rechazó la solicitud de su defensa, que en una audiencia preliminar pidió su puesta en libertad condicional con el argumento de que su mala salud física y mental -tras diez años de cautiverio sin haber sido condenado- le hacen "vulnerable" al coronavirus.

Baraitser aceptó la posición de la fiscal Clair Dobbin, en representación de la Justicia estadounidense, que señaló que no se han registrado casos entre presos de esa cárcel (sí hay muchos funcionarios de baja) y advirtió de que el detenido presenta "un alto riesgo de fuga".

La petición de los abogados de Assange, que se enfrentará a la segunda fase de su juicio de extradición en mayo tras una primera en febrero, se produce después de que el Gobierno británico haya indicado que se plantea liberar temporalmente a algunos reclusos para reducir la incidencia de COVID-19 en las prisiones del Reino Unido.

Al emitir su dictamen, la jueza dijo que no tiene "ninguna razón" para dudar de la eficacia de las medidas adoptadas por Belmarsh para combatir el virus y constató que el australiano, de 48 años, no es "el único preso vulnerable" a la pandemia.

"Tal como están las cosas, esta pandemia global no proporciona motivos suficientes para justificar la liberación" de Assange, cuya "conducta pasada" hace temer que, si es liberado, "no regresará para atender" este proceso judicial, declaró.

Durante la vista, que el interesado siguió brevemente por videoconferencia desde Belmarsh, la fiscal incidió en que el fundador de WikiLeaks, que afronta diecisiete cargos de espionaje y uno de intrusión informática en Estados Unidos, no se encuentra dentro del "grupo de riesgo" para contraer de la enfermedad.

Sin embargo, el abogado defensor Edward Fitzgerald afirmó que su cliente padece infecciones respiratorias, lo que fue respaldado por testimonios médicos por escrito y de su pareja, que no fue identificada.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...