01 de abril de 2020. notifications
menu desktop_windows
Columnas Finanzas

Home office contra el COVID-19, anhelo lejano

JUAN LUIS GARCÍA
lunes 23 de marzo 2020, actualizada 8:02 am


Enlace copiado

El teletrabajo o home office es aún un anhelo lejano en México. El país no se encuentra preparado para mandar a millones de trabajadores a pasar la contingencia del coronavirus en casa, explicó Carlos Brown, economista que ha trabajado para el World Resources Institute.

“El teletrabajo implica condiciones de internet adecuadas, el trabajador debe tener internet en casa, además de un equipo para poder hacer el trabajo”, ejemplificó.

En México, 18.3 millones de hogares, el equivalente a 52.9% del total nacional, disponen de conexión a internet, de acuerdo con la Encuesta Nacional sobre Disponibilidad y Uso de Tecnologías de la Información en los Hogares, del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

El pasado fin de semana la Secretaría de Salud presentó la Jornada Nacional de Sana Distancia en la que recomendó a los trabajos que permitiesen continuar sus labores desde casa. Sin embargo, serán quienes tengan ingresos medios o altos los que puedan tomar con mayor facilidad esta opción.

“¿Quién se lo puede permitir? Perfiles muy urbanos, los del sector servicios, financieros, quienes son de plataformas digitales. Un ejemplo sería alguien que trabaja en una oficina de Uber, puede hacerlo, pero no el conductor, el repartidor no lo podrá hacer”, dijo Brown.

Hasta agosto de 2019, en México había 54.9 millones de personas ocupadas, de éstas 62% se dedica al sector servicios; 25% a la manufactura o sectores industriales, y 12% al primario, relacionado con la extracción de materias primas.

Por su parte, la informalidad se presenta como un reto mayúsculo para que personas trabajen desde casa, refirió Brown.

El 56.6% de la población económicamente activa trabaja en la informalidad y salvo casos como el de freelancers, la mayoría de los trabajadores de este sector no podrá continuar sus labores con home office.

“Hay una enorme cantidad de la población mexicana que no va a tener si quiera la posibilidad de hacer trabajo desde casa porque la naturaleza propia no es desde casa, trabajar desde casa es un privilegio que se guarda para quienes viven en grandes ciudades y tienes ingresos medios-altos, altos-altos”.

ENCRUCIJADA EN LA 4T

Los empresarios mexicanos buscan sortear los impactos que se avecinan por el coronavirus y la presión crece en la puerta del presidente Andrés Manuel López Obrador. En la semana anterior, la Coparmex pidió al gobierno federal suspender el Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS), así como las revisiones de cumplimiento fiscal.

No obstante, los estímulos fiscales tienen efecto en el mediano plazo, recordó Brown, ya que no abona a la liquidez inmediata. En tanto, algunas empresas ya retrasan el pago de impuestos para atender casos de emergencias, apuntó.

Contrario a la Coparmex, el Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas ha propuesto que se robustezca la base gravable de contribuyentes. López Obrador deberá decidir entre ceder con recortes tributarios o reforzar estas medidas para atender problemas de vulnerabilidad social, expuso Brown.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...