24 de febrero de 2020. notifications
menu desktop_windows
Doctor en casa - Bienestar

Esperando el tiempo ideal

CRISTINA GARZA / EL SIGLO DE TORREÓN
TORREÓN, COAH, domingo 19 de enero 2020, actualizada 11:28 am

Enlace copiado

En un comunicado de la Universidad Autónoma de México del 2015, se informaba que la tendencia en el país a postergar la maternidad iba en aumento. En el mismo documento se mencionaba que las mujeres habían comenzado a anteponer su desarrollo profesional y económico al embarazo, lo cual para el académico de la Escuela Nacional de Enfermería y Obstetricia de la UNAM, Hugo Tapia Martínez, era una decisión válida pero que requería de la suficiente información y responsabilidad.

A partir de un artículo publicado en 1986 en la revista médica The Lancet, se abriría una nueva posibilidad, la de postergar la maternidad con ayuda de la medicina de la reproducción.

De acuerdo a la doctora Mireya Moreno Azpilcueta, ginecóloga especialista en embarazos de alto riesgo, infertilidad, reproducción asistida y cirugía reproductiva, la congelación de óvulos es un método que se orienta a la prevención; significa un ahorro económico y sobre todo, de desgaste emocional para aquellas mujeres que desean ser madres en algún momento de sus vidas.

¿EN QUÉ CONSISTE?

La congelación de óvulos es un método de reproducción asistida de alta complejidad. Consiste en obtener los óvulos de una mujer que está todavía en una etapa reproductiva, esto para poder conservar su viabilidad. Cuando nos referimos a viabilidad, hablamos de conservar los óvulos con las características que la mujer tiene a la edad que decide realizar el procedimiento.

“Lo primero en lo que se basa la reproducción es en el envejecimiento ovárico, es decir, la tasa de embarazo puede variar por enfermedades o por calidad, pero se ve mayormente trasgredida por la edad de la mujer”, explica la doctora Moreno Azpilcueta.

En este punto existe una variante, la vitrificación. El proceso de congelar óvulos es más lento de acuerdo a la especialista Moreno Azpilcueta, y puede llevar a que los óvulos queden con unas anomalías que a su vez disminuyan la tasa de embarazo.

La vitrificación de ovocitos es la técnica que en la actualidad ha presentado mejores resultados y en donde se conserva el 90 por ciento de los óvulos.

“Las células se conservan a muy bajas temperaturas -196 °C en nitrógeno líquido, sin que se vea afectada su viabilidad por un tiempo indefinido”, señala la especialista.

ES TU DECISIÓN

Todas las mujeres que deseen preservar su fertilidad pueden realizar el procedimiento, y se puede manejar desde dos perspectivas.

Como se mencionaba con anterioridad, en la actualidad las mujeres han dedicado más tiempo a su desarrollo personal y profesional. Y hoy en día, para las mujeres que buscan la maternidad, no es necesario elegir un camino sobre el otro.

“Te puedo decir que todavía no lo ha solicitado nadie que no sea familiar de un médico, son procedimientos con éxito pero poco conocidos y que solo se han hecho en pacientes recomendados”, recalca la especialista.

Asimismo, se trata de un tema cultural. España registró más de 3500 procedimientos en 2017, “realmente aquí nadie ha llegado por tema social, cuando estuve estudiando en España, todas las pacientes llegaban por tema social(…) aquí en México es ‘mejor ya cásate porque te vas a quedar’; las mujeres deben saber que existe esta opción para que no se vean forzadas a no tomar oportunidades”, comenta la doctora Moreno Azpilcueta.

La otra perspectiva a considerar es la médica, en la que pacientes oncológicas o que van a utilizar medicamentos gonadotóxicos (tóxicos para los ovarios), encuentran su oportunidad para ser madres. Aquí también se consideran enfermedades como endometriosis, quistes, lesiones en los ovarios, genéticas, o cualquiera que pueda poner en riesgo la fertilidad.

¿CUÁL ES EL PROCESO?

De acuerdo a la doctora Moreno Azpilcueta, la paciente puede estar libre del proceso en un promedio de 16 días. Cuando la paciente llega al consultorio, se le realiza una ecografía para analizar la cantidad de folículos que tiene en sus ovarios, a partir de ello, se le realiza una analítica de la hormona antimülleriana (AMH); en la actualidad es la hormona que mejor diagnóstica la reserva ovárica.

Aquí comenzará un proceso de estimulación ovárica que dura de 8-12 días, “se tiene que dar ese tiempo porque tiene que venir con nosotros cada 2 o 3 días para estar observando el crecimiento de los folículos”, precisa Moreno Azpilcueta.

A lo largo del proceso de estimulación se pueden presentar síntomas transitorios debido a las hormonas aplicadas. Estos serían náuseas, vómito, dolor abdominal, entumecimiento mamario y calambres en piernas.

Finalmente, estará preparada para la pulsión ovárica, una cirugía sencilla, ecoguiada para la extracción de los óvulos. Este procedimiento tiene los mismos riesgos que otras cirugías.

Una vez realizada, la paciente se podrá levantar y seguir con su vida normal.

MÁS QUE PREVENCIÓN

Pacientes llegan a la consulta de la doctora Mireya Moreno Azpilcueta, con un paquete de estudios y con limitadas esperanzas de ser madres.

“Son pacientes que llevan hasta 13 años buscando un bebé, cuando llegan son una roca de emociones, ninguna positiva. Entonces imagínate, si tu vitrificas y el día de mañana tu tratamiento sale bien, te ahorraste un largo camino”.

La especialista pone este tema por encima del hecho que la vitrificación tiene un costo mínimo de 80 mil pesos más las anualidades del laboratorio; que en comparación con otros tratamientos de reproducción, se posiciona como una alternativa económica.

Existe un metaanálisis (el de más precisión en medicina) que señala que la vitrificación es ideal antes de los 35 y nunca después de los 45 años.

La tasa de embarazo se dividirá en la edad de la vitrificación y la del útero, esta última no influye en el embarazo, pero hay factores que determinan que tan receptivo será.

Queramos o no, el reloj biológico sigue su marcha. Y sea cual sea la razón por la que se busca retrasar la maternidad, la vitrificación es una alternativa a la cual se puede recurrir.

¿QUÉ CONSIDERAR?

• Conserva los óvulos de la mujer en la edad cuando estamos haciendo el procedimiento, de esa forma prevalece su tasa de embarazo.

• No implica riesgo a la salud.

• Es falso que te quedas estéril o que tienes más probabilidades de tener cáncer u otro padecimiento.

• Si quieres tener hijos de forma natural o espontánea, aún es posible.

• Es un tratamiento de reproducción con un costo único y económico en comparación a otros tratamientos.

• Es un proceso sencillo.

•Se debe realizar antes de los 35 y nunca después de los 45 años. Después de los 37, la tasa disminuye un 30 por ciento.

• No se puede realizar con un sistema de seguridad social o de gastos médicos mayores.

• Los riesgos en el embarazo son los mismos que en un embarazo común.

• La desvitrificación toma 3 horas.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...