22 de enero de 2020. notifications
menu desktop_windows
Torreón

Panadería 'La Cipreses' forma parte de las familias laguneras

Todos los días y durante más de tres décadas, los laguneros acuden a este negocio para endulzar su vida

BEATRIZ A. SILVA MONDRAGÓN / EL SIGLO DE TORREÓN
TORREÓN, COAH, domingo 12 de enero 2020, actualizada 8:51 am

Enlace copiado

Desde 1985 la panificadora "La Cipreses", antes la Ideal, ha sido parte de las familias torreonenses, sobre todo de las que viven en las cercanías de la calle Cipreses y Tulipanes en la colonia Torreón Jardín, lugar donde se ubica este negocio.

Más de 20 especialidades de panes, tanto dulces como salados, entre rollos de coco y nuez, empanadas de piña y fresa, donas, conchas, piedras, glaseados, negritos, panques, galletería fina, tostados, tricolor, pan integral, marranitos y, por supuesto, el pan francés, son parte del gran surtido con el que cuenta este negocio, luciendo cada uno de sus panes en las charolas que se observan por la vitrina desde el exterior de este local.

Aquí se generan más de 3 mil piezas diarias de tan exquisito pan, lo cual requiere de la mano de obra de al menos 20 personas, entre eficientes panaderos, al igual que la cajera, de quienes acomodan el pan y quienes entregan los pedidos.

Las señoras Laura Simental y Julia Ramírez, quienes realizan diversas tareas dentro de la panificadora "La Cipreses", platicaron con El Siglo de Torreón sobre la historia de vida que encierra este lugar, del cual ellas han sido parte desde su fundación.

Don Antonio Ávila fue el fundador hace 35 años de esta tradición de crear pan, la cual heredó a sus hijos, quienes ahora continúan con el legado de fabricación de estos manjares para muchos paladares laguneros.

Laura y Julia comentaron que a través de la señora Mayela Ávila es como la panificadora ha continuado elaborando panes de gran sabor y calidad. Señalan que muchas personas que van de paso o se encuentran de visita en la ciudad, se llevan varias piezas de pan francés y pan dulces a otros destinos de la República Mexicana e incluso de Estados Unidos.

"El trabajar en esta panadería es una gran labor, es algo que me gusta porque sobre todo tenemos una patrona que nos trata muy bien, lo cual nos ha hecho arraigarnos a este oficio, el cual es noble, es de mucho trabajo, pero también de grandes enseñanzas y de laborar con mucha higiene, con un buen trato a los clientes. Siempre se está innovando en cuanto a los panes que se van sacando a la venta", describió la señora Julia Ramírez, quien cuenta con 60 años de edad y desde los 25 trabaja en la panificadora.

LA CLIENTELA

Por su parte, la señora Laura, de 55 años de edad, indicó que desde los 20 trabaja en esta panadería. Comenta que al principio, como en todo negocio, la afluencia de personas era muy poca, sin embargo con el paso del tiempo el local se fue a dando a conocer debido a la gran variedad de pan y el buen sabor con el que fabricaba sus productos.

"Al principio, como en cualquier negocio, la afluencia de clientes era poca. Ahora pues ya es bastante la gente que viene y busca su pan, se llevan de todo: desde el francés hasta su pan dulce de preferencia. También surtimos a misceláneas y a algunas loncherías", manifestó.

Con gran pasión por su trabajo, también señaló que se ha quedado en este lugar por el buen ambiente laboral. También, al ser un oficio en donde crea vínculos de amistad con sus compañeros, ve pasar a generaciones de clientes. Los papás que ahora son abuelos acuden a llevar a sus nietos."Desde que yo estoy aquí he visto pasar generaciones de clientes, en donde acudían los papás con sus hijos y ahora vienen siendo abuelitos con sus nietos", comentó la señora Laura.

EL ARTE DE HACER PAN

La fabricación de diferentes piezas de pan es todo un arte. Al entrar al área de producción de esta panificadora se puede observar la habilidad con la que los panaderos elaboran las donas, conchas, orejas, pan francés y los distintos bizcochos que se realizan en "La Cipreses".

Al moldear la masa, se crean esas figuras del pan que, con la debida sazón, dan un toque único de sabor en los diferentes panes, cremas y coberturas. Todo ello, aplicando las técnicas adecuadas para su obtención y las normas higiénico-sanitarias de seguridad laboral y manipulación de alimentos que previenen riesgos laborales, ambientales y alimentarios.

También resaltan la capacidad para preparar masas de pastelería dulce y salada, confituras, jarabes, y por supuesto, habilidades para determinar y aplicar técnicas correctas de montaje en las charolas que van a las vitrinas, junto con las bases para atender al cliente de forma eficiente y eficaz.

LA CIPRESES POR MÁS AÑOS

Sin duda, esta panificadora ha sabido evolucionar con el tiempo en el lanzamiento de diversas formas y sabores de pan que son del gusto de su clientela. La perseverancia que requiere un negocio, que comienza actividades desde las 5 de la mañana y termina hasta las 11 de la noche, ha llevado a esta panadería a ser una de las favoritas de los laguneros.

Entre sus clientes asiduos por supuesto están los que habitan los alrededores de Torreón Jardín, la Ferrocarrilera y la Jardines de California, colonias que están en las cercanías de esta panificadora.

Todos y cada uno de sus clientes son importantes para quienes laboran en este espacio de fabricación de pan. Dentro de esos comensales está el actor y cantante lagunero Pablo Montero, quien cada que visita Torreón acude a esta panadería.

Es así como los colores, sabores, tradición, perseverancia, el buen trato a sus colaboradores y clientes, pero sobre todo, la calidad de sus productos ha llevado a la Central Panificadora "La Cipreses" a llegar a 35 años de vida, y se piensa quedar por muchos años más en el gusto de los laguneros.

35

AÑOS

tiene el negocio, el cual se ha convertido en uno de los favoritos de los laguneros.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...