19 de enero de 2020. notifications
menu desktop_windows
Columnas Finanzas

Petróleo, energías renovables y desarrollo

GREGORIO VIDAL
miércoles 08 de enero 2020, actualizada 8:13 am


Enlace copiado

El incremento en la extracción de petróleo y en la capacidad de refinación para producir en el país una parte mucho mayor de las gasolinas que se consumen son dos aspectos relevantes de la política económica diseñada por el actual gobierno.

Los cambios ejecutados a la fecha en la operación de Pemex en materia de extracción de petróleo son importantes, con el objetivo de incrementar la extracción de crudo. Se focalizan recursos en áreas terrestres y en aguas someras, con el objetivo de alcanzar aumentos en plazos cortos, posponiendo las inversiones en aguas profundas.

En la misma dirección se encuentran las inversiones para reconfigurar las seis refinerías con las que cuenta la empresa productiva del Estado. El objetivo es lograr en un plazo breve un incremento en la capacidad de refinación. El proyecto principal para aumentar la producción de gasolinas en el país es la construcción de la nueva refinería de Dos Bocas, en Paraíso, en Tabasco.

El gobierno considera que la refinería podrá operar en 2022. Por lo que corresponde a la rehabilitación de las refinerías, se contempla concluir con las tareas en este año, observándose desde comienzos del mes de diciembre de 2019 un avance importante en Madero y Salina Cruz.

También se informó de un cambio en el comportamiento de la extracción de crudo, frenándose la tendencia a su disminución, con la perspectiva de incrementos importantes en los años siguientes, para concluir la actual administración federal con un incremento de 40%.

El uso del petróleo es un tema polémico. Se insiste en que es necesario avanzar en la sustitución energética y contar con generación a partir de fuentes renovables. El cambio debe avanzarse con relativa celeridad en el transporte de personas y de mercancías. Pero también es necesario contar con fuentes renovables en materia de generación de electricidad. Un proyecto de desarrollo en el país implica alcanzar un crecimiento sostenido importante del Producto Interno Bruto articulado con una política económica que tenga efectos de redistribución del ingreso, pero también que propicie el incremento del trabajo decente. En ese proyecto el petróleo y sus usos tienen un lugar relevante.

En los años siguientes, 2020 a 2022, es imprescindible contar con una mayor capacidad de refinación para la producción de gasolinas en el país. Ello genera mejores condiciones en materia de comercio exterior y disminuye las presiones para contar con montos crecientes de divisas.

Una de las limitaciones al crecimiento de la economía del país es el alto contenido importado con el que opera la economía del país, sin que existan los medios en las propias actividades productivas para financiar esas importaciones. Actualmente, la balanza petrolera es deficitaria. Por tanto, para modificar la situación debe incrementarse la extracción de petróleo y su refinación.

Hay críticas a estas decisiones. Sin duda la refinación contamina y el movimiento de personas y mercancías utilizando vehículos de combustión con base en hidrocarburos, también. Es en patrón de movilidad que debe ser modificado. Sin embargo, ello no puede realizarse de un momento a otro. En lo inmediato, contar con mayor capacidad de generación de petróleo y de su transformación es imprescindible. Una parte de los recursos obtenidos debe ser utilizada para avanzar en la industrialización de los hidrocarburos, para contar con productos de amplio uso industrial.

Incluso es necesario plantearse una modificación radical en la composición de las exportaciones en esta actividad, para en un plazo relativamente corto dejar de exportar petróleo crudo.

Un segundo componente de la política económica ejecutada en la materia es el desarrollo del transporte de personas y mercancías por medios que no dependan de los hidrocarburos. Un aspecto del problema se cubre en las áreas urbanas con transporte público con base en la electricidad.

También es imprescindible contar con transportes en las regiones y en el conjunto del país. La red de ferrocarriles eléctricos es otra necesidad que debe ser materia de una política económica para el desarrollo. Ello plantea un siguiente problema: ¿cómo desarrollar la generación de electricidad con base en fuentes renovables? Es un tema de una agenda de desarrollo que debe ser parte de la política económica ejecutada por el gobierno federal y definida a la vez desde el Poder Legislativo de la nación.

Departamento de Economía Universidad Autónoma Metropolitana, Unidad Iztapalapa [email protected]; http://gregoriovidal.izt.uam.mx; Twitter: @GregorioVidalB

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...