14 de diciembre de 2019. notifications
menu desktop_windows
Columnas Finanzas

Contexto lagunero

Millonarios

JUAN MANUEL GONZÁLEZ
lunes 25 de noviembre 2019, actualizada 8:00 am


Enlace copiado

Definitivamente, el dinero no compra la felicidad, pero es probable que ayude -en parte- a mejorar ciertas cosas. El problema es que, observando a los multimillonarios se puede concluir que el dinero nunca es suficiente y mientras más tienes, más quieres.

Una investigación de la Escuela de Negocios de Harvard llegó a la conclusión de que la mayor parte de los ricos cree que con más dinero será más feliz, considerando la felicidad como un mayor nivel de satisfacción en su vida. En la investigación participaron 4 mil millonarios de varios países del mundo. La cuarta parte de los millonarios encuestados dijo que para ser “feliz”, necesitaría que su riqueza aumentara un 1, 000%. Otra cuarta parte de los encuestados respondió que necesitaría un 500% más de su fortuna para sentirse completamente bien. El estudio también arrojó que “Los que tienen un patrimonio de más de 8 millones de dólares, son significativamente más felices que los que tienen 1 millón de dólares”.

El senador Bernie Sanders, aspirante presidencial de los Estados Unidos, afirmó que “Los multimillonarios no deberían de existir”. Al respecto, Mark Zuckerberg, fundador de Facebook cuya riqueza es de casi 70 mil millones de dólares dijo: “No conozco el umbral preciso sobre la cantidad de dinero que debería tener alguien, pero a cierto nivel, nadie merece tener tanto dinero”.

Pero para muchos que ahora están en la cúspide de la riqueza, es un hecho que tener demasiado nunca es suficiente. Pero ¿Por qué es así?

Los ricos actuales tienden a trabajar más horas y dedican menos tiempo a socializar. Tim Cook, director general de Apple, cuya fortuna estimada es de cientos de millones de dólares, dice que se levanta todos los días a las 3:45 para empezar a trabajar. Elon Musk, otro multimillonario, considera una “victoria” haber bajado su ritmo de trabajo de 120 horas por semana a 90 horas. Muchos de los multimillonarios tienen décadas de estar sorteando el trabajo y la vida a máxima velocidad. Una vez que no tienen necesidad económica de trabajar, tienen muchos problemas para bajarle al ritmo de trabajo.

Uno podría pensar que los ricos, cuando ya tienen una cantidad exorbitante de dinero, al fin se sienten suficientemente ricos para bajar el ritmo y relajarse, pero no es así. Los multimillonarios se comparan con otros multimillonarios, tendemos a medir la satisfacción material según las personas que nos rodean y no en términos absolutos.

Entre los muy ricos no importa que ya se hayan satisfecho todas las necesidades materiales imaginables, su estatus social depende de su fortuna neta, como lo afirma Edward Wolff, maestro de economía de la Universidad de Nueva York.

El dinero es adictivo, cuando obtienes un millón de dólares, necesitas 10 millones de dólares para sentirte como rey. Es como cuando eres alcohólico, vas a tener que beber uno, dos, cinco o seis tragos más para sentir que se te sube. Al vivir dentro de una burbuja, los millonarios necesitan un mayor exceso para sentir euforia, dijo el psicólogo Steven Berglas. Para quienes amasan fortunas, el dinero es la única medida de éxito que tienen.

Pero algunos multimillonarios notan al resto de nosotros, el multimillonario Ray Dalio, quien se dedica a fondos de cobertura, dijo “El capitalismo no está funcionando bien para la mayoría de la gente, porque está generando espirales auto reafirmantes, hacia arriba para los ricos y hacia abajo para los pobres”.

Los ganadores del premio Nobel de Economía, Daniel Kahneman y Angus Deaton, dicen“Nuestros hallazgos sugieren que la felicidad aumenta cuando la riqueza crece, incluso entre los más ricos”, pero también concluyen que “En la medida que las personas tienen un trabajo que consideran significativo y que incrementa su riqueza y bienestar, pueden experimentar más felicidad”.

Si bien no es necesario un estudio para darnos cuenta de que hay aspectos no relacionados con el dinero, y que embellecen mucho nuestra vida (por ejemplo, el amor genuino, el reconocimiento, etc.), este tipo de estudios nos hace considerar el valor que damos a lo monetario.En el fondo, lo que nos dice es que tras resolver el problema de nuestra subsistencia física (siguiendo un poco la clásica pirámide de las necesidades de Maslow), podemos empezar a valorar otras facetas, una vez garantizado el sustento material.

[email protected]

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...