06 de diciembre de 2019. notifications
menu desktop_windows
Internacional

Influiría Irán en Gobierno iraquí, afirma reportaje

Éste se basa en 'informes y cables escritos principalmente en 2014 y 2015'

EFE
NUEVA YORK, ESTADOS UNIDOS , martes 19 de noviembre 2019, actualizada 8:06 am

Enlace copiado

Un reportaje publicado este lunes por los medios estadounidenses The New York Times y The Intercept expone la "amplia influencia" de Irán en el Gobierno de Irak, resultado de años de espionaje para "controlar" a sus líderes e infiltrarse en "todos los aspectos de su vida política, económica y religiosa".

El reportaje se basa en "cientos de informes y cables escritos principalmente en 2014 y 2015 por funcionarios del ministerio de Inteligencia y Seguridad iraní que trabajaban sobre el terreno en Irak", un archivo que fue enviado de forma anónima al medio The Intercept, que a su vez lo compartió con The New York Times.

Se trata de unas 700 páginas que fueron traducidas del persa al inglés y cuya autenticidad fue verificada por los dos medios aunque no se conoce la identidad de quien los filtró, que se comunicó con The Intercept por canales encriptados y afirmó querer "que el mundo sepa lo que Irán está haciendo en mi país, Irak".

En el reportaje se detalla que los funcionarios de inteligencia y de la Guardia Revolucionaria iraníes trabajaron en paralelo en Irak, así como el "papel único" del general Qassim Suleimani, jefe de los Quds, la fuerza de élite de esta última entidad establecida en 2009 por el líder supremo del país, el ayatolá Ali Khamenei.

"De acuerdo a los documentos, muchos de los altos funcionarios políticos, militares y de seguridad iraquíes han tenido relaciones secretas con Teherán", y un cable menciona que el primer ministro iraquí, Adel Abdul-Mahdi, tuvo una "relación especial con la República Islámica de Irán" cuando fue ministro de Petróleo en 2014.

También se señala que el ex primer ministro iraquí Ibrahim al-Jafari, que en 2014 ocupaba la cartera de Asuntos Exteriores, tuvo una "relación especial" con Irán, que "contó también con la lealtad de muchos miembros inferiores del gabinete".

Funcionarios iraníes reconocieron en entrevistas con el NYT que Irán consideró "crucial" para su supervivencia y seguridad vigilar las actividades estadounidenses en Irak y, tras la caída de Saddam Hussein, la república islámica trasladó ahí a algunos de sus "mejores" activos de inteligencia y de la Guardia Revolucionaria.

Después de que la Casa Blanca retirara sus tropas de Irak en 2011, Irán reclutó una red de exinformantes de la CIA, y en ese sentido los dos medios destacan cómo la república islámica "ha superado tácticamente a EUA en la competición por la influencia, en casi cada giro".

Según describe un cable, Teherán ofreció a un potencial espía del Departamento de Estado estadounidense incentivos financieros, como un salario y monedas de oro, a cambio de que proveyera datos sobre las operaciones encubiertas de Washington, entre ellas las dirigidas contra el Estado Islámico.

Muchos de los agentes que trabajaban para el servicio secreto de EUA se habían quedado sin trabajo y, temerosos por sus vidas debido a sus vínculos con Washington, comenzaron a revelar a cambio de protección "todo lo que sabían sobre las operaciones de la CIA en Irak".

Las filtraciones reflejan operativos cuyas tareas eran evitar que Irak se derrumbara; alimentar militantes suníes en la frontera; escalar guerras sectarias que podrían convertir a los chiítas en objetivos de la violencia y desligarse de un Kurdistán independiente que amenazara la estabilidad regional e integridad regional de Irán.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...