12 de diciembre de 2019. notifications
menu desktop_windows
Internacional

Inician camino para nueva Constitución en Chile; ciudadanos opinan en las calles

Ésta podría convertirse en una realidad en el año 2021

EFE
SANTIAGO DE CHILE, CHILE , viernes 15 de noviembre 2019, actualizada 2:35 pm

Enlace copiado

La ciudadanía en Chile amaneció este viernes con la noticia de que el Parlamento había llegado a un acuerdo en la madrugada para determinar el camino hacia una nueva Constitución, que en caso de ser favorable podría convertirse en una realidad en el año 2021.

La sociedad reclamaba por una nueva Carta Magna que acabará con la actual en vigencia, heredada de la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990), considerada por muchos como el principal origen de la desigualdad social existente en Chile en los últimos 30 años.

La propuesta fue fraguada entre las paredes del poder Legislativo en una maratoniana jornada que acabó con un acuerdo entre oficialismo y oposición.

El camino prevé un plebiscito ciudadano en abril de 2020 en el que se preguntará si los chilenos están a favor o no de una nueva Constitución. En caso favorable, en ese momento también tendrán que votar por el formato para su edición, una Convención Mixta Constitucional o una Convención Constitucional.

Los miembros que conformarán la opción mayoritaria serán elegidos en forma paralela a la celebración de los comicios regionales y municipales de octubre de 2020.

Las reacciones a la propuesta de los legisladores han sido diferentes y la calle se mostró en favor o en contra de la nueva realidad.

PARTICIPACIÓN CIUDADANA

Gonzalo Mesa, de unos 50 años, explicó a Efe que lo importante es que "la nueva Constitución va a ser escrita por primera vez con aporte parcial o total de los ciudadanos".

"Todos vamos a tener la posibilidad de hablar y decir qué normas queremos que nos rijan. La Constitución de los años 1980 era una Constitución tremendamente injusta basada en un sistema económico y no en un sistema social", dijo.

Andrés Ibarra, un joven abogado consultado por Efe, consideró incluso que es "el mayor triunfo desde el retorno de la democracia" a Chile y afirmó que "es lo máximo a lo que se podía aspirar".

"Ahora se genera una especie de pugna entre muchas gente de las protestas y entre la gente que quedó conforme con esto. Es lo mejor que se puede hacer, al final de cuentas la gente va a decidir el tema de la Constitución y la forma y el fondo", señaló.

NO ERA EL MOMENTO

Paulina Vázquez, sin embargo, destacó que "no correspondía" este acuerdo en la actualidad: "Estamos en una situación de violencia extrema. La mitad de nuestro Chile ha desaparecido por disturbios, por violentos, porque hoy en día la izquierda se ha tomado las manifestaciones ciudadanas".

Para Vázquez, las protestas que se desarrollan desde hace casi un mes en Chile, y que han dejado ya 22 fallecidos, "polarizaron el país" y reconoció que ella votará que no quiere una nueva Constitución.

Magali Mato, de 80 años, se mostró menos radical en su criterio y, aunque afirmó que no se opone a una nueva Carta magna, sí lo hace a la manera en que se gestó el acuerdo esta madrugada.

"A mí ya no me meten el dedo en la boca. Lo veo tan lejano, y soy partidaria del cambio en la Constitución, pero verdadera. Realmente un cambio verdadero, no un parche o algo así. Ese es el problema, es lo que nos tiene más hundido. En vez de ayudarnos nos hunden más", concretó.

MOMENTO INÉDITO EN LA POLÍTICA CHILENA

Raúl Vázquez, de 82 años, dijo a Efe que le resultó excelente el ejercicio de debate y el acuerdo mostrado por los legisladores de partidos tan diferentes para encauzar la petición más aclamada por la ciudadanía durante las protestas.

"Hoy finalmente las partes que son mayoritarias en Chile y en el mundo, derecha e izquierda, se pusieron de acuerdo. Anoche fue excelente, magnífico porque fue una situación que alegró a mucha gente", explicó Vázquez.

Sobre los parlamentarios, Carlos Olivares señaló que es trabajo de diputados y senadores volver a ganarse la confianza de la ciudadanía.

"Siento que hay mucha desconfianza y todo lo que ellos digan siempre va a ser observado con una mirada de decir 'aquí puede haber algo entre manos'. Tiene que haber un trabajo de volver a obtener la confianza, que es muy importante para cualquier acuerdo", indicó el joven.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...