08 de diciembre de 2019. notifications
menu desktop_windows
Enlace copiado

Una llamada de su hija llenó a María García de preocupación. Mientras se encontraba en una fiesta el sábado por la noche ocurrió una tragedia justo a las afueras de su casa. Ella estaba unas cuadras más adelante.

"Me preguntó mi hija más chica que si todos los niños (nietos) estaban bien, que si yo estaba bien, le dije que sí, estaba bien nerviosa, casi llorando y yo me asusté. Ya fue cuando me dijo que habían atropellado a dos niños chiquitos, casi de la edad de mis nietos afuera de mi casa… imagínese, la sangre se me fue a los pies".

María salió del festejo acompañada de sus familiares, incluyendo la mayoría de sus nietos. Al tratar de llegar a su casa observó dos pequeños cuerpos tirados en el pavimento y una gran cantidad de personas rodeando una patrulla de la Policía Municipal. Había ocurrido una tragedia y los agentes del orden eran los responsables en esta ocasión.

"Yo pregunté por qué no podíamos pasar. Ya fue cuando me dijo una vecina que habían aventado a Esaúl y a una muchachita. Ahí tenían a los policías, ya los estaban 'madreando', por eso se hizo todo el escándalo. Nos dimos cuenta luego que la niña era 'la China', Jocelin, pobrecita, ella quedó aquí afuera de mi casa".

A partir de ese momento la mujer afirma que la situación se comenzó a salir de control: gritos, reclamos, piedras cayendo y golpes se escucharon en toda la zona. Ante tal escenario optó por resguardarse en su vivienda y observar desde su ventana.

Pero el conflicto fue aumentando cada vez más hasta que las sirenas sonaban en mayor número. Su curiosidad no pudo más y tuvo que abrir la puerta para ver lo que estaba ocurriendo, ahí se pudo dar cuenta de que ya era una casi una multitud la que estaba en las calles.

"Eran muchas patrullas, yo nunca había visto tantas aquí, estaban como locos todos. En las noticias dicen que no los golpearon pero yo pude verlos, a mí nadie me cuenta. Si no llegan los otros 'polis', los linchan… mi hija aquí estaba cuando pasó el accidente, no traían la torreta prendida, ni nada. Aquí la gente les tiene coraje porque siempre andan fregando a los que menos la deben, tampoco que se hagan", reclama la señora García.

El enojo de los colonos de Zaragoza Sur fue tal que incendiaron la patrulla responsable del percance, la 35248 que según reportes oficiales se dirigía a la atención de un reporte de robo. De la misma quedaron solamente el chasis y una cantidad parcial de la carrocería, el fuego además alcanzó postes de telefonía de madera y maleza de un terreno abandonado. La "fogata" ameritó la intervención de los bomberos y de más policías municipales. Por casi tres horas todo Zaragoza Sur reclamaba a las autoridades por la "imprudencia" de los agentes preventivos.

LOS OLVIDADOS

La colonia Zaragoza Sur es un sector popular en el que a diario ocurren diversos incidentes, delitos y situaciones de violencia. El entorno no es sencillo para quienes tratan de vivir en sus calles, mismas que lucen con segmentos enteros sin pavimentar, con fugas de aguas negras de cuadras enteras y entre terrenos llenos de basura los mismos camiones de ruta urbana deben sortear algunas vialidades para evitar caer en hoyos y cumplir a tiempo con sus recorridos. Según los propios vecinos la colonia es uno de los puntos "más olvidados" desde siempre en Torreón.

"No era la primera vez que pasaban así. En la semana (anterior) igual iban volando para el bulevar, son imprudentes, ellos saben que los niños andan jugando aquí siempre", dice María García.

Quien también presenció la trifulca esa noche fue la joven Leslie Aranda. Regresaba de comprar hamburguesas para su familia cuando observó la gran concentración de patrullas, sin saber lo que ocurría con exactitud, optó por retirarse a su casa por otra ruta, pero apenas una hora antes había visto a los pequeños Esaúl y Jocelin, sus vecinos, a quienes conoce desde hace varios años.

"Acababan de cenar y andaban corriendo con los otros niños. Les tocó a ellos pero le pudo haber tocado a cualquiera… cuando los vi no andaban en la 'bici'. Sentí bien feo cuando me dijeron que habían sido ellos, mi niña se junta con Jocelin a veces, todos sabemos que la abuelita es la que siempre los ha cuidado, desde más chiquitos", afirma la joven quien apunta a la casa en la que habita la familia de los pequeños.

Precisamente dicha vivienda lucía el miércoles con puerta cerrada. En su banqueta hay llantas usadas, arena y escombro, es la calle Lago Baikal y otros vecinos de la zona afirman que el movimiento en esa finca es "esporádico" desde que ocurrió el accidente que dejó a los dos menores en cuidados intensivos.

Hasta la noche del miércoles los pequeños seguían en estado "delicado" aunque ya estables. La peor parte la tuvo Esaúl, quien salió proyectado de la bicicleta unos siete metros hacia el pavimento, quedó con traumatismo craneal, fracturas de costillas, hemorragias internas y pérdida total de un riñón; Jocelin resultó con una hemorragia interna y golpes en todo el cuerpo.

"Nos enteramos que ya lo dejaron libre (al agente responsable) y que no lo pueden meter a la cárcel. Yo lo único que pienso es que esos pobres niños nunca van a estar bien, por ejemplo Esaúl tan chiquito y sin un riñón, ni con todo el dinero del mundo va a ser igual… a toda la familia la desgraciaron, la pobre de doña Rosa (abuela de los pequeños) es la que la llevó, así es siempre cuando afectan a gente humilde, si hubieran atropellado a los hijos de alguien de dinero, yo creo que otra cosa sería", lamenta la joven madre.

2

NIÑOS

resultaron con graves lesiones luego de ser atropellados por una patrulla.

“Yo confío en mi padre Dios”, dice abuela de niños

Entrevistada esta semana por El Siglo de Torreón, la abuela de los pequeños, Rosa “N”, afirmó que a causa del accidente se ha generado un impacto en su familia sin precedentes.

“Estamos nada más mi hija y yo. En la casa están mis otros niños y los está cuidando un muchachito de 17 años que tengo. No me he movido de con mis niños”, señaló entre lágrimas la mujer de la tercera edad.

Respecto al futuro y recuperación de sus nietos, la mujer dijo no tener aún la certeza debido a la gravedad de las lesiones con las que resultaron los pequeños, aunque señaló tener fe en que sucederá lo mejor.

“Pues no sé, yo confío en mi padre Dios, estoy en sus manos”, señaló doña Rosa, quien desde que ocurrió el percance ha tomado la batuta en las gestiones médicas y trámites administrativos, tanto en el Hospital General de Torreón, como en el Hospital Ángeles, en el que actualmente se trata a “Esaúl” y “Jocelin”.

Recuento

Accidente desata la ira en la colonia Zaragoza Sur.

* Ocurrió la noche del sábado en el cruce de Lago Baikal y Lago Victoria.

* La patrulla responsable fue la 35248 de la Policía de Torreón, misma a la que se le prendió fuego como represalia.

* Un menor de 7 años de edad y otra de 10 años sufrieron lesiones graves que aún los mantienen en la zona de cuidados intensivos.

* El conductor señalado como responsable ya fue puesto en libertad por un juzgado.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...