15 de noviembre de 2019. notifications
menu desktop_windows
Torreón

'Cuando quieres pasar a la historia, tienes prisa siempre', dice Alfonso Romo

Entrevista exclusiva con Alfonso Romo Garza, Jefe de la Oficina de la Presidencia de la República

PATRICIO DE LA FUENTE / EL SIGLO DE TORREÓN
TORREÓN, COAH, domingo 03 de noviembre 2019, actualizada 9:08 am

Enlace copiado

Como parte de los contenidos previos al centenario de El Siglo de Torreón, el ingeniero Alfonso Romo Garza, Jefe de la Oficina de la Presidencia de la República, nos ofreció una entrevista exclusiva desde el Palacio Nacional. Además de compartir anécdotas, Romo dialogó sobre su desempeño dentro del gabinete del presidente Andrés Manuel López Obrador y la polémica Cuarta Transformación.

-Ingeniero Romo, gracias por recibirnos. ¡Qué vista tan imponente!

Imponente e inspiracional. Las dos.

-¿A qué lo inspira ver la plancha del Zócalo?

Me inspira a ser más responsable. En esta oficina siente uno el peso que es el Gobierno de la República, dando su máxima entrega para tener un país mejor.

-Pesa el escenario, pesa el Palacio Nacional. ¿Qué sintió al asumir la titularidad de la Jefatura de la Oficina de la Presidencia, cuando se sienta en el escritorio?

No me he sentado en el escritorio y nunca sentí nada especial. Cuando me dijeron: vas a ser el Jefe de la Oficina de la Presidencia, no creas que sentí algo extraordinario. ¿Por qué? Porque platicando con el presidente nace una nueva definición de la Oficina de la Presidencia, diferente y muy sui géneris.

En la época de campaña nos tocó visitar al General Kelly. En ese momento él era el Chief of Staff del presidente Trump. Cuando llegué a su oficina, lo primero que me dijo es "Bienvenido, Poncho, llegaste a una oficina que es todo y nada". Así me recibió. La segunda, ya avanzada la plática, me dijo: "Poncho, en esta oficina vas a tener todas las críticas y no te van a dar crédito de nada". La tercera, me dice, "¿oye, ya sabes cuánto tiempo duran los jefes de la oficina de la Presidencia, en promedio?". No, le dije. Sí sabía cuánto pero dije no. "Dieciocho meses". Ah, caray, le dije, entonces ya me faltan ocho meses ahorita. Pero la última fue la mejor de todas. Ya que me vio me dijo "¿tomas whisky o bourbon?" No, le dije, un poco de vino. "Pues empieza a beber porque esta chamba está de locos". Si tú analizas, el Banco de México tiene un mandato muy claro, que es el control de la inflación y la política monetaria. Hacienda es el control del gasto, el orden, pero realmente el crecimiento nunca ha estado en la agenda nacional. De hecho se ha deliberado mucho, entonces me dio la responsabilidad a mí, del crecimiento. Posteriormente me dio la responsabilidad de la agenda 20/30, que debo de reconocer de gran valía, porque me conecta no nada más con los gobiernos de los estados y los municipios. Entonces, es un diseño muy diferente a lo que se ha hecho en otros años. Por eso es que me gusta. Me gusta porque en esencia es realmente ser el puente con el sector privado. Si nos concentramos en motivar, a aclarar, a dar certeza al sector privado, este país puede florecer más rápido de lo que ha florecido en otros años.

-Certeza y confianza. Hay por lo menos, a nivel discurso, dos visiones y yo intuyo que Alfonso Romo está en medio de ambas. Una totalmente apocalíptica, que dice que la Cuarta Transformación implica que Alfonso Romo vende un boleto en la tercera clase del Titanic. Existe otra demasiado esperanzadora respecto a lo que hace este gobierno. Dos lecturas totalmente viscerales, encontradas a nivel discurso. ¿En la justa medianía está realmente la lectura del país?

Las lecturas que se dan son libres de hacerlas. Nunca había yo oído lo del boleto de tercera, al contrario. La realidad es que vamos a ver qué estamos haciendo de relevante de la oficina para contestar con cosas concretas. Hoy, para lo que acabo de mencionar que funcione, ¿qué hemos hecho? Primero conformamos, dentro de este consejo, consejos estatales que representen la expresión económica de cada estado. No hablo nada más de los empresarios grandes, sino de todos los perfiles, tanto de tamaños de empresarios como expresiones de diferentes sectores.

Tenemos 40 consejeros por estado. Ya tenemos una red de aproximadamente 1,300 empresarios en toda la República. Estos se juntan con nosotros, hacen un análisis de cuál es la vocación del Estado, de cuáles son las prioridades desde el punto de vista del sector privado, qué tenemos que hacer para que el Estado se fortalezca y esté creando más riqueza y combatiendo la pobreza y la desigualdad.

Para que esto sea más efectivo, el presidente está recibiendo a dos estados por mes, sin ningún secretario y sin ningún funcionario público. Él interactúa por dos horas con ellos. Se está sensibilizando en qué es lo que está pensando el sector productivo. Además estamos formando mesas de trabajo sectoriales con todos los organismos empresariales.

Tenemos más de 50 mesas sectoriales que se reúnen una o dos veces cada mes con el presidente para que tenga una sensibilidad directa de cada sector.

-¿El gobierno no puede solo?

Imposible.

-¿Cuál es la labor del empresario?

Hacer los planes. Por primera vez nos estamos sentando de una forma muy dinámica, que ellos nos digan qué tiene que hacer el Gobierno para que ellos puedan fortalecer sus industrias. Estuve en la Asamblea Nacional de la Industria Química. En el mundo, la industria química es el 8 por ciento del PIB. En México es 1.8. ¿Por qué? Entonces tienen que decir porqué y qué tiene que hacer el gobierno, -de perdida- en este sexenio, para que del 1.8 se encamine hasta el 8, por poner un ejemplo pragmático. Dentro de los grandes objetivos también está negociar más fuerte con muchos países. Hemos firmado muchos tratados comerciales y tratados de libre comercio pero fíjate que de los 40 países solamente tenemos superávit con uno: Estados Unidos. Con el resto tenemos déficit. Por ejemplo, con Estados Unidos tenemos un superávit de 70 billones de dólares, con China tenemos menos 70, con Japón menos 25. La pregunta que nos hicimos es: ¿por qué no menos 70 y no menos 50? Tenemos que atraer más inversión, para que sean la inversión nacional y extranjera las que fortalezcan el valor. Eso lo hacen ellos, no nosotros.

-¿No se precisaría, en algún momento, que el presidente se placeara más en foros internacionales, que saliera? Él ha dicho que quiere avocarse al país, que la mejor política exterior es la política interior.

Mira, no hay que juzgarlo por los primeros ocho meses.

-No, no es un juicio. Es simplemente un diagnóstico.

Lo que ha compensado mucho es que constantemente está recibiendo a personajes internacionales, tanto de la vida pública como de la privada. Siento que a las personas a las que ha mandado a esos foros lo han representado bien. Yo sí considero que en los próximos años, por la importancia que tiene el país, por la relevancia de su liderazgo, no va a poder escaparse de tener una participación mayor. Es una decisión muy de estilo personal de gobernar.

Voy a hacer un paralelismo, no para justificarlo, sino para entenderlo. Yo como empresario que tuve empresas en todo el mundo, nunca fui a ningún foro internacional, mandaba a gente mía, ¿por qué? Y conocí a todos e interactuaba con todos. Porque no me gusta perder el tiempo en foros que nos sentamos, comemos, desayunamos. Cuando me invitan a los estados, he estado ahí en Torreón, en tu ciudad, he estado en muchos pero pierdo un día para una reunión de hora y media. Entonces, ¿sabes qué les digo? Vengan ustedes aquí, aquí recibo a todos, todo el tiempo, veinticuatro horas.

"Mover a un gobierno es angustiante, es frustrante, porque aún queriendo, su propio diseño y normativa te paraliza"— Alfonso Romo

-Hablando del tiempo, justamente, se trata de un recurso no renovable. El presidente expresó hace poco un sentido -lo percibí apurado- angustiado de tener que hacer muchas cosas. Dijo algo así como: "nos quedan menos de cinco años y pico". ¿Usted comparte esa angustia también? Porque para el empresario, "time is money". ¿Qué pasa cuando se está en la política?

Mira, hay una expresión que me encanta: 'el gobierno es un elefante reumático, echado, enfermo y su prisa es arrear al elefante, que no se quede echado. Mover a un gobierno es angustiante, es frustrante porque en su diseño, es tal la normativa que aún queriendo te paraliza. Lo estoy empezando a vivir, es frustrante. Al mismo tiempo, retador.

Te voy a platicar una anécdota. Cuando ganó el presidente Fox la candidatura, siendo presidente electo, el presidente Zedillo le mandó un recado conmigo. Me dijo: "Poncho, dígale al presidente dos cosas: que en esta silla hay calambres cada minuto pero que no se preocupe, que en seis meses se va a acostumbrar". Estuvo buenísimo. Pero, la segunda, fue, me dijo: "dígale al presidente que el primer nivel me hizo caso todo el tiempo. El segundo nivel, regular y el tercer nivel me paró todo".

Todo el andamiaje que se ha hecho es para no caminar. Un presidente con la fuerza de Andrés Manuel López Obrador, con el deseo de combatir la corrupción, de atender a los más olvidados, de combatir la pobreza, los días los vas contando, porque te angustia decir: ya se me va acabar mi tanque de gasolina . Estoy apenas en la primera sexta parte, me quedan cinco partes y esto no camina a la velocidad que quiero. Cuando quieres pasar a la historia, tienes prisa siempre.

Tú decías hace rato, los empresarios tienen prisa siempre. Aquí aún queriendo, yo te lo digo como empresario, convencer, persuadir a secretarios, subsecretarios, gobernadores, es mucho más complicado.

"Estamos bajo presión de dar resultados. Los empresarios estamos entrenados para buscar oportunidades"— Alfonso Romo

/media/top5/otros23531588jpg.jpg -¿Una familia disfuncional? ¿Diversa?

Muy diversa, con idiosincrasias diferentes, con orígenes diferentes, con experiencias diferentes y ese es el arte de gobernar: alinear los intereses de todos.

-¿Dónde quedan los ciudadanos? Porque de lo que nos habla la historia de México, es que hemos tenido virreyes, emperadores, presidentes del priato, la transición, hoy un mandatario que es muy poderoso pero el ciudadano, desde hace mucho, viene tomando conciencia de la participación. A veces se ha dicho que el ciudadano es apático y también hay otra visión que dice que este gobierno no toma en cuenta a las expresiones ciudadanas y que ha descafeinado a ciertos organismos. ¿Qué se está haciendo bien o mal? Siento, por un lado, que la expectativa del ciudadano es enorme, por otro lado tiene responsabilidades que cumplir. ¿Qué le falta hacer?

Es muy buena pregunta, compleja de contestar porque tiene muchas aristas. Me preguntas de la expresión ciudadana. Hay muchas expresiones y muchas manifestaciones porque cada quién expresa o su vocación o sus angustias. La expresión empresarial te la puedo decir con números: nunca ha habido tanta interacción de este sector con un presidente. Suma a Fox, Calderón, Peña, todos juntos. No se han reunido tantas veces con un presidente como éste. Para mí, es mi obligación y responsabilidad acercar al sector empresarial con este Gobierno y que lo acompañe en el crecimiento de riqueza, en mi opinión, son expresiones que el presidente escucha todos los días.

Pero también en estas reuniones, le expresan las necesidades y las carencias sociales. Nunca hablamos de política. Procuramos que sean puristas, orientadas al crecimiento.

"Al presidente le pedí que me diera responsabilidades concretas, porque hacer todo y nada, eso no me gusta”— Alfonso Romo

-Decía una novia que tuve, priista por cierto, "los priistas estamos entrenados para seducir". En todos lados sirve eso. Usted, ya lo estoy viendo, es un seductor nato. ¿Dónde agarró esa maña, ingeniero? ¿desde que era empresario? Porque transmite calma. Ahorita, desde aquí, todo se ve bien en apariencia.

Mira, no todo está bien pero soy de los optimistas. Mi esposa me dice: lo que pasa es que tú siempre estás pensando bien. Fíjate que el otro día en una conferencia de Concamín, me mandó el presidente a su representante, y yo les estaba hablando a los empresarios y les decía, a ver: ¿cuál es la función de un empresario? ¿Por qué los empresarios somos diferentes? Hablo de empresarios, hablo de emprendedores, hablo de innovadores, no hablo, y lo respeto mucho, de la Administración Pública. ¿Qué nos hace diferentes como a otras gentes los hace diferentes en otros campos? Ver la luz. Donde hay obscuridad ver la luz. ¿Dónde encontramos un hueco para hacer negocio? Estamos entrenados para buscar oportunidades. Entonces, no es que yo no esté viendo que hay nubarrones, porque sí hay nubarrones, pero hay una obligación de ver cuáles son los huecos que aprovechar para que, dentro de este nubarrón, ver la luz y contagiar la luz. Sin dañarla, sin tratar de verla, mi obligación o mi función es contagiar el entusiasmo.

"No todo está bien pero soy de los optimistas (...) Mi obligación es contagiar el entusiasmo"— Alfonso Romo

-Usted es disruptivo, siempre lo ha sido. Su trayectoria es atípica. La política le viene por el lado de su abuela Madero.

Mi bisabuelo Gustavo A. Madero. Pero nunca pensé en estar en la política, la verdad. Siempre he sido inquieto como ciudadano, participando en cambiar al país. Fui muy activo cuando sacamos al PRI de Nuevo León con Fernando Canales, porque dije: ya del PRI "estamos hasta acá". Después me tocó ayudar al presidente Fox, me tocó hacer la parte económica del plan de nación…

-¿Está decepcionado de Vicente Fox?

Yo creo que él tuvo la gran oportunidad, como hoy la tiene el presidente López Obrador, de haber hecho un cambio por el país y no lo hizo. Y la verdad es que todos los mexicanos esperábamos mucho más de Fox y del PAN. Desperdiciaron una oportunidad extraordinaria y perdimos 20 años. Y perder 20 años en un mundo tan cambiante pues, me parece que cuando te dan la oportunidad de cambiar al país y no hacerlo se me hace irresponsable.

-Las políticas públicas tienen que ser de largo aliento. Usted coincidirá conmigo en que un problema que tiene este país es que cada seis años las cosas se reinventan, se cambian. ¿Cómo apuntalar, no obstante el presidente, el color y el partido? ¿Cómo dejar los cimientos pero cómo también capitalizar, ingeniero, algunas de las cosas que había antes? Porque hay también otra lectura, porque parece que todo lo que se implementó en el pasado fue malo. ¿Qué hacer?

Mira, yo no coincido que todo pasado fue malo. Creo que hay cosas muy buenas que se hicieron, hay que aprovecharlas y hay cosas que se hicieron, quizá no tan buenas, pero que dejaron una base para apalancar. Te voy a poner un ejemplo. No tengo duda que el Tratado de Libre Comercio fue buena decisión, pero tampoco tengo duda de que abrimos indiscriminadamente al país y lo hicimos un país mucho más importador que productor. Y no tengo ninguna duda que el tratado nos hizo muy dependientes de un solo país. No tengo nada contra los Estados Unidos, al contrario, pero no me gusta depender de un solo país, no me gusta no tener poder de negociación, no me gusta depender de un país que nos surte el 70 porciento del maíz, 95 porciento de la soya, 70 porciento del gas, 70 porciento de gasolinas, no me gusta que hayamos perdido la mexicanización del sistema financiero. No me gusta. No me preocupa importar el 50 porciento del maíz, pero no el 80.

El tratado fue muy bueno con una base exportadora muy buena, aunque no me gustó esa dependencia, pero sí nos dejó una base positiva, hay que verlo positivo. Nos dejó una plataforma de exportación de 470 billones donde si aumentamos el contenido nacional, vamos a ser una economía interna mucho más poderosa.

Yo no soy fatalista, no me gusta. No me gusta la corrupción, me parece que la herencia de la corrupción, de la irresponsabilidad en el gasto, me parece que fue tremenda, fue lo peor que nos han dejado. Corregirlo no va a ser fácil.

"No me gusta que hayamos perdido la mexicanización del sistema financiero"— Alfonso Romo

/media/top5/otros23531597jpg.jpg -Es complicado no solamente a nivel Gobierno sino a nivel social, el sistema…

Tú lo dijiste, no todo está mal. En los últimos diez años, el gasto total -desde el presidente Calderón al presidente Peña- se fue del 18 porciento del PIB al 28. Diez puntos de aumento de gasto, 85, 90 por ciento fue gasto corriente. Esos diez puntos por año acumulados son miles de millones de dólares del PIB y no hicimos nada para combatirlo. Nada para voltear a ver a los olvidados, a las regiones abandonadas. Fue totalmente una dádiva, nunca se generó riqueza.

-¿Se puede reactivar el Sureste?

Tenemos planes concretos. Tenemos la visión empresarial y estamos trabajando con organizaciones sociales, con organizaciones campesinas, productores empresarios importantes, con compradores y compañías de tecnología; estamos yendo en paquete a ver qué tenemos que hacer para que esta zona suba de productividad tres o cuatro veces en los próximos cinco años. Lo vamos a hacer, concretamente en varios cultivos, mientras llega el gas y toda esa infraestructura que se está armando porque hoy, la comunidad rural es el 70 porciento en el Sureste, entonces hay que ayudar a la comunidad rural mientras la industria llega.

-Los jóvenes, ingeniero, sé que han sido una de sus preocupaciones, también la mía, y el entusiasmo de que esta entrevista llegue a muchos de ellos, porque nuestra apuesta es también generar contenido para los medios digitales. Yo tengo 41 años pero a la generación que sigue le toca muy complicada. Antes, tener un título era más fácil en la generación de mis padres tener acceso a un trabajo. No solamente en México, el mundo es muy difícil hoy para los jóvenes.

Muy buena reflexión y aquí sí puedo diferir de muchas cosas. Tocaste un tema toral. Creo que en oportunidades, tenemos mejores oportunidades que en España, donde la tasa de desempleo de profesionales jóvenes es de las más altas de Europa. Porque en la industria, en las nuevas tecnologías, no necesitamos ingenieros, necesitamos técnicos especialistas. Cuando estuve haciendo el plan del presidente Fox, hubo un capítulo que se llamaba E-México, ese lo hicimos nosotros, lo plasmamos ahí. Lo pongo de ejemplo y hoy es válido. Hay un déficit de 250 mil especialistas de software en Estados Unidos por año. México tiene que voltear su educación hacia lo que se va a demandar en el futuro, tenemos que cambiar el perfil de la educación. No necesito ingenieros, necesitamos especialistas en software. Hay que ganarle a la India. Estamos aquí cerquita, no lo hicimos, hoy para los puestos que se van a demandar, todo va a ser mucho más en base a programación. El mundo digital llámale cualquier tecnología, todo, es una fusión entre programación y ciencias básicas. Este perfil de estudiante lo tenemos que producir y van a conseguir trabajo, todo lo que quieran. Hay déficit, lo están absorbiendo otros países, hay que replantear esto en este mundo cambiante.

Voy a dar otra consideración porque lo he hecho en mi vida personal. Hoy yo puedo preparar a un muchacho de prepa, en seis meses, especialista en software, para que pueda entrar a una compañía y el sueldo es siete veces más de lo que le pagan en cualquier trabajo. Y después que se vaya preparando solo. Este cambio que te platico se dice fácil. Me frustra, yo siento que el país ya cambió y aquí ya estamos tratando de poner estos retos en la mesa y cuando las carencias son tan grandes es difícil vender el futuro. Pero a los jóvenes sí les digo que sean muy inteligentes, que sean agresivos intelectualmente, disciplinados y que estudien lo que tengan de vocación para que no se pierdan de lo que viene en el futuro.

"A los jóvenes les digo que sean intelectualmente agresivos e inteligentes. Que se preparen"— Alfonso Romo

-Y las otras generaciones, los grandes. Estamos viviendo más, eso no se previó, los sistemas de salud a nivel mundial están colapsando.

Qué bueno que lo sacas. Platicando de salud, acaba de venir un banco muy grande y me estuvo enseñando modelos ya no solamente de telemedicina, robot medicina, cómo están robotizando todo el sistema de salud en China sin necesidad de estructura, a una velocidad de rayo. Ese tipo de cosas en que se puede adelantar un país como China y que México no lo tenga en la agenda me parece que lo debemos de tener, y yo siento que por lo menos las inquietudes, esta oficina tiene esa obligación, de sembrar esas inquietudes. ¿Cuáles son las tecnologías que van a hacer la diferencia en los próximos veinte años en México? Entonces vamos a tratar de ser más provocadores que reaccionarios.

-Y al final, estas son entrevistas rumbo al Centenario pero también para la historia, para la memoria no solamente de la Comarca Lagunera, de Coahuila, de Durango, sino la memoria histórica nacional e internacional de El Siglo de Torreón y de sus protagonistas. ¿Cómo le gustaría ser recordado en la posteridad? Es una pregunta muy de cajón pero a mí me dice mucho del personaje.

Me gustaría que mis hijos fueran muy responsables en la vida.

-¿Lo son?

Son. Así me gustaría.

Nomás una cosa: muchas felicidades por los cien años. Se dice fácil. Y les deseo otros cien años teniendo mucho éxito, siendo tan responsables, que nos provoquen, que nos critiquen, que nos ayuden a reflexionar.

Twitter: @patoloquasto

Facebook: Patricio de la Fuente GK

Instagram: @patoloquasto

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...